Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 03 febrero 2023
01:00
h

Santiago recibe un tercio de la ayuda de la Diputación para la hostelería y comercio urbano

Compostela suma así otro millón de euros a su plan de reactivación, que llega hasta los 3,5

Los convenios por los que la Diputación de A Coruña aporta 3 millones de euros a los planes de ayudas a hostelería y comercio local de las urbes de Santiago, A Coruña y Ferrol, aprobado en el pleno ordinario del pasado viernes 26 de febrero, fueron ratificados ayer.

En un sencillo acto, el presidente de la institución provincial, Valentín González Formoso los firmó con los respectivos regidores Xosé Sánchez Bugallo, Inés Rey y Ángel Mato. Esa inversión se suma a los 12,5 millones del plan provincial PEL-Reactiva, que destina ayudas de 1.500 a 3.000 euros a miles de autónomos y micropymes de concellos de menos de 50.000 habitantes.

Tras la firma, tanto el presidente provincial como la alcaldesa y alcaldes exigieron un mayor compromiso de la Xunta en este tipo de ayudas, ya que solo aporta el 0,56% de su presupuesto contra el 10% que aporta la Diputación, según dijo González Formoso.

A través de los acuerdos suscritos este jueves, la ciudad de Santiago suma un millón a su Plan municipal de Reactivación, que alcanza los 3,5 millones de euros; el municipio de A Coruña recibirá 1,2 millones de euros para reforzar el Presco (similar al compostelano), que con la aportación provincial pasa de 13,2 a 14,4 millones, y Ferrol añade a su Pame (iniciativa en idéntico sentido a las citadas) con 800.000 euros de fondos provinciales, llegando a 1,8 millones en esta edición.

González Formoso destacó el “firme compromiso” que demostraron en el último año los concellos para hacer frente a los devastadores efectos de la pandemia. “Durante esta crisis, Diputación y ayuntamientos estamos centrando todos los recursos en el ámbito social y del empleo para apoyar a los que más nos necesitan”, afirmó el presidente.

“La respuesta de las tres grandes ciudades de la provincia para paliar el impacto que está teniendo la crisis sanitaria de manera directa en un sector como es lo de la hostelería fue inmediata y desde la Diputación, a través de estos convenios, lo que quisimos fue a reforzar esa apuesta que ellos hicieron”, añadió.

El titular de la institución provincial expresó que el compromiso con “la hostelería y el comercio es claro pero nunca es suficiente y por eso vamos a seguir dando este apoyo siempre de forma coordinada con las entidades locales, que son las que reciben el impacto, las quejas y las necesidades de este sector nos sus ayuntamientos”.

Por su parte el vicepresidente de la Diputación coruñesa, Xosé Regueira, manifestó que “los motores del sector hostelero en la provincia están en las tres grandes ciudades y toda la ayuda que les podamos prestar es poca”.

En su intervención, Sánchez Bugallo, regidor de Santiago de Compostela, afirmó que los “concellos, sea nuestra competencia o no, nos volcamos con los sectores afectados y es de agradecer el apoyo y el cobijo de la Diputación” y advirtió que “tenemos que ir pensando en planes para la adaptación del comercio y hostelería para despegar en un escenario en el que están carentes de recursos”.

Y mientras, Rey apuntó que el convenio es “una buena nueva para el sector”, pero “tenemos que seguir trabajando porque esta crisis aun no finalizó”, Mato incidió en que “el esfuerzo que estamos haciendo desde los ayuntamientos es enorme”.

Se aplaza una semana la obligatoriedad de los carteles y códigos QR
El sector considera que representa una medida discriminatoria con otros colectivos

Santiago. Como había adelantado este miércoles el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, la Xunta decidió extender una semana más la moratoria para hacer obligatorio que los hosteleros exhiban en sus locales los carteles con límite de capacidad y los códigos QR para el rastreo de posibles contagios.

La medida, incluida en el Plan de hostelería segura para la reapertura de estos establecimientos debía entrar en vigor en la medianoche de este jueves al viernes. Sin embargo, dados los problemas de descarga registrados por la plataforma y teniendo en cuenta su grado de obtención, se ha aplazado su entrada en vigor hasta las 00.00 horas del próximo 12 de marzo.

Sin embargo, la Xunta recuerda que las demás medidas decretadas para la reapertura segura de la hostelería son de obligado cumplimiento desde que entraron en vigor, el pasado 26 de febrero. Así, deberá respetarse el límite de capacidad permitida, sobre todo en las terrazas, en las que no podrá superar el 50% del total, además de los horarios de apertura y cierre, la distancia de seguridad o el uso de mascarilla.

La Xunta reconoció en un comunicado que “las visitas masivas a la web para la descarga de las herramientas, para la obtención del código QR o para hacer consultas, provocaron en las últimas horas algunos problemas técnicos que ya están resueltos”.

El sector de la hostelería, que vivió con “nerviosismo” estos últimos días, recibió positivamente la moratoria en la puesta en marcha de estas medidas, una cuestión confiaban que se produjese ante la imposibilidad de hacer las descargas. Así, desde distintas asociaciones han señalado a Europa Press que sus asociados han experimentado en los últimos días problemas a la hora de descargar los carteles y los códigos QR, así como para darse de alta o hacer consultas. A esta circunstancia se suma que algunos hosteleros no tienen destreza en la utilización de nuevas tecnologías, apuntan.

En este sentido, Daniel Lorenzo, presidente de Hoempo, ha indicado algunos de los problemas que han sido comunicados por sus asociados: “Al poner los datos, la página se colgaba, intentaban llamar al teléfono de información y estaba colapsado...”, dijo..

En la misma línea, Sara Santos, presidenta de Hostelería Compostela, calculó que mas del 50% de los establecimientos de la capital compostelana no han sido capaces de tener aún su cartel y código correspondiente.

MEDIDA “DISCRIMINATORIA”. A mayores, la responsable de Hostelería Compostela indicó el malestar que esta medida ha generado en buena parte del sector, que “no entiende por qué tiene que hacer esto obligatoriamente, pero luego su uso es voluntario por parte de los clientes”.

Por su parte, los hosteleros pontevedreses también ven esta herramienta “discriminatoria”, dado que se exige para la hostelería “pero no para otros sectores”. “Lo ven como una herramienta positiva si con ella se pueden controlar los contagios, pero sería más positiva si estuviera implementada en otros sectores”, dijo Daniel Lorenzo, que ha lamentado que, nuevamente, se les “criminalice”.

Del mismo modo, explicó, los hosteleros “no entienden que tengan que hacer de policías, de personal de seguridad, además de hacer su trabajo”. “Controlando que un cliente que tiene la mano debajo de la mesa no tenga un cigarrillo encendido, que se baje la mascarilla cuando le damos la espalda... cuando es una responsabilidad individual”, ha zanjado. “Nosotros podemos informar, pero no entrar en guerras”, sentenció. r.m.a.

05 mar 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.