Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 25 enero 2021
02:25
h

Toque de queda a las 22.00 h y grupos de hasta cuatro personas en locales y casas

Se reforzará la vigilancia en los centros comerciales con 7.000 agentes y las tiendas cerrarán a las 21.30 horas // Un total de 63 municipios, donde reside el 64 % de la población, quedarán aislados

    Cierre de la hostelería a las 18.00 horas en toda Galicia, adelanto del toque de queda a las 22.00 h, reuniones de un máximo de cuatro personas tanto en locales de restauración como en domicilios privados y 63 concellos cerrados perimetralmente, junto a la extensión indefinida del cierre de la comunidad gallega.

    Ese es el resumen de las nuevas restricciones que comenzarán a aplicarse a partir de este viernes y se extenderán, previsiblemente, hasta mediados del mes de febrero, tras ser anunciadas en la jornada de ayer por el propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

    El máximo mandatario autonómico trasladó así las decisiones adoptadas en el comité clínico, reunido el pasado martes, incidiendo en que, “si no hacemos nada, el pico de la tercera ola llegaría a finales de febrero y la situación hospitalaria podría ser similar a la del mes de abril”. Sin embargo, adoptando estas drásticas medidas, “el pico se adelantaría a finales de enero y seríamos capaces de no llegar a los niveles hospitalarios de abril”.

    Con todo, Feijóo advirtió reiteradamente de que, “pese a que en estos momentos estamos mejor que en noviembre (en el inicio de la segunda ola), la progresión es peor”. Por ello, y con carácter general, señaló que “el nivel medio-alto de riesgo se aplica a toda la comunidad”, de manera que “no hay ningún municipio con una situación epidemiológica razonable o incluso buena (como puede ser Lugo) que no quede sometido a este nivel”.

    VUELTA AL HOGAR UNA HORA ANTES Y CIERRE MÁS TEMPRANO EN Las tiendaS. Además, otra de las contundentes medidas anunciadas en el día de ayer por Feijóo fue el adelanto del toque de queda, hasta ahora fijado a las 23.00 horas, a las 22.00 h, al igual que está marcado en otras comunidades, como Cataluña o Castilla y León.

    En consecuencia, el cierre de los comercios deberá ser efectuado, como máximo, a las 21.30 h. Y, pese a que los aforos de las tiendas siguen establecidos al 50 %, el presidente gallego resaltó que “se reforzará la vigilancia en los centros comerciales, para que las zonas comunes no se usen más que como lugar de tránsito, nunca de reunión”. Para garantizarlo, habrá un total de 7.000 agentes vigilantes por toda Galicia.

    De este modo, solo se recomienda realizar desplazamientos para “acudir al médico, al colegio, atender a personas mayores, realizar la compra o acudir con normalidad al trabajo, aunque pidiendo que se recupere al nivel máximo el teletrabajo, cuando sea posible”, incidió.

    HOSTELERÍA HASTA media tarde con distintos aforos según el área. Asimismo, a partir de este viernes, toda la hostelería de Galicia tendrá que cerrar sus puertas a las 18.00 horas, si bien cada municipio tendrá que adaptar sus aforos al nivel de restricción en el que se encuentre (medio-alto o máximo). De este modo, aquellos que se sitúen en nivel medio-alto tendrán capacidad interior al 30 % y exterior al 50 %; y, los que estén en localidades en riesgo máximo, solo dispondrán de terrazas, al 50 %. La entrega a domicilio se permite sin límite.

    Ante esta limitación, Feijóo aseguró comprender la gravedad de la situación para el sector, por lo que prometió que “no estará solo” y la Xunta “seguirá a su lado con ayudas directas”. “Hasta el momento ya se han desembolsado 21,5 millones de euros que ya están en las cuentas corrientes de los solicitantes”, afirmó.

    “NO TRASLADAR LOS BARES A LOS DOMICILIOS”. Con todo, Feijóo hizo especial hincapié en que el cierre a las 18.00 h no significa que “luego las reuniones de no convivientes se trasladen a los domicilios”, ya que “la recomendación de no tener reuniones con no convivientes se extiende a todo el día”. “En el domicilio solo está la unidad familiar”, sentenció el presidente de la Xunta, que insistió en que “no se pueden trasladar los bares al domicilio a partir de las 18.00 horas”.

    “Dado que la hostelería cierra a las 18.00 h es impropio hacer visitas a los domicilios, y la movilidad debe quedar circunscrita a razones laborales, educativas y de comercio”, sentenció Feijóo que, aunque admitió que es un cierre “injusto”, lo ve “inevitable”. “Si tenemos que elegir entre ucis colapsadas y bares cerrados, nuestra obligación ética, moral y política es que las ucis no se colapsen”, aseveró.

    CUATRO NO CONVIVIENTES TANTO EN PÚBLICO COMO EN PRIVADO. Por lo que respecta a las reuniones privadas y en centros públicos, pasan de un máximo permitido hasta el momento de seis personas a solo cuatro. Lo que significa que el número máximo de personas permitidas por mesa en los restaurantes será, a partir de mañana, de cuatro. Y lo mismo sucederá también en otros establecimientos.

    Así, las actividades deportivas y los centros recreativos verán su aforo reducido al 50 % y también a un máximo de cuatro personas. Cines, teatros y auditorios seguirán, asimismo, esta pauta, con un límite máximo de hasta 250 personas, independientemente de su capacidad total.

    Y las visitas a los hospitales quedarán limitadas de ahora en adelante, hasta nueva orden, a una persona por paciente, en todos los hospitales del Servizo Galego de Saúde.

    MOVILIDAD PERMITIDA ENTRE 250 MUNICIPIOS. Finalmente, en lo que respecta a las limitaciones de movilidad, los ayuntamientos en nivel de restricciones medio-alto, tal y como afirmó el presidente de la Xunta, “no se cierran”, por lo que sus habitantes podrán desplazarse entre ellos, aunque “no es recomendable”. En esta situación se quedan 250 ayuntamientos.

    Las tres grandes ciudades que mantienen este nivel y en las que sí se permite la apertura de la hostelería con restricciones más flexibles –Lugo, Pontevedra y Vigo– “por su elevado volumen de tránsito y poblacional”, sí verán cerrado su perímetro municipal y restringidas así las entradas y salidas.

    SE ROMPEN LAS ‘ALMENDRAS’. Otra de las novedades anunciadas ayer fue la ruptura de las ‘almendras’ –grupos poblacionales que por estar en el mismo nivel de riesgo tenían permitida la movilidad entre sí–. Por tanto, en los municipios con tendencia al alza e incidencias superiores a 250 casos por cada 100.000 habitantes, “se decretó el nivel máximo de restricciones” individualizado. En concreto, “habrá máxima vigilancia en 33 ayuntamientos de más de 10.000 habitantes y otros 27 de menos de 10.000”.

    Cierre perimetral en las 7 ciudades

    ··· Santiago, A Coruña y Ourense fueron las primeras ciudades, tras la reunión del subcomité clínico la pasada semana, en adoptar el cierre perimetral y entrar en nivel de riesgo máximo.

    ··· Sin embargo, tras la reunión de este martes, también Pontevedra, Vigo y Lugo, pese a mantenerse en restricciones medio-altas, no máximas, permanecerán cerradas perimetralmente.

    ··· En el caso tanto de Pontevedra como de Vigo, la Xunta contactó con los respectivos alcaldes para “comentar con ellos la posibilidad de meterlos en restricciones máximas, cosa que no se descarta que suceda en los próximos días por la tendencia” que siguen, según informó Núñez Feijóo.

    ··· Pese a todo, los alcaldes de estas dos ciudades solicitaron mantener sus ciudades en el nivel de restricciones medio-alto, para así flexibilizar la hostelería y el comercio, pero “en los próximos días puede haber tensiones y vernos en la obligación de restringir al máximo”, indicó el presidente gallego.

    ··· Lugo “es la mejor ciudad de Galicia” y en ella “no se corre el riesgo, al menos en los próximos días, de pasar a restricciones máximas”. Los siete ayuntamientos representan el 47 % de la población.

    26 municipios dejarán de tener limitación de movilidad

    ··· Tras su positiva evolución a lo largo de las últimas jornadas, este viernes habrá 26 municipios, hasta ahora en nivel de riesgo máximo, que bajen a un riesgo medio-alto, por lo que recuperarán su movilidad en zonas con la misma incidencia. En concreto, serán 10 en la provincia de A Coruña: Carral, Santa Comba, Zas, Dumbría, Fisterra, Mazaricos, Negreira, Muros, Lousame y Teo; 12 en la de Pontevedra: Cambados, O Grove, Sanxenxo, Meaño, Barro, Marín, Cangas, Soutomaior, Mos, Porriño, Gondomar y Nigrán; y cuatro en la provincia de Ourense: Sarreaus, Cualedro, Castrelo do Val y A Rúa.

    “La progresión es ahora más preocupante que en noviembre”
    Los centros gallegos tienen 511 pacientes: 438 en planta y 73 en unidades de críticos

    Santiago. La presión hospitalaria es “mejor” en estos momentos que cuando se adoptaron, al inicio de la segunda ola en el mes de noviembre, restricciones similares a las que entrarán en vigor este viernes. Sin embargo, “la tendencia es peor” que entonces. Así lo comunicó en el día de ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que insistió en que, “de no hacer nada”, Galicia se vería a mediados de febrero en un pico de la pandemia similar al de abril, con un límite máximo de ocupación en las uci.

    Precisamente, este miércoles, el impacto de la pandemia sobre los hospitales gallegos continuó aumentando y llegaron a sumarse otros 20 ingresados. Así, el Sergas contabilizó hasta la jornada de ayer 511 pacientes repartidos entre las unidades convencionales (438) y las uci, que acogieron a dos personas más, lo que dejó el cómputo global en 73.

    Y, pese a que la comunidad cuenta con “un 20% de ocupación en planta y un 10% en uci”, muy por debajo de la media de España, “no hay que autoengañarse por la foto fija actual”, de forma que no por eso “se deben tomar medidas más tarde”. “La progresión es más preocupante ahora que en noviembre”, reiteró.

    Por áreas, todas empeoraron sus datos, salvo la de Santiago-Barbanza, en la que se produjo un descenso de 13 hospitalizados, hasta los 99, con 6 de ellos en uci (uno menos). Por contra, en la de A Coruña-Cee se dio la evolución contraria, sumando otros 13 pacientes ingresados, contando este miércoles con 130 hospitalizados, 22 de ellos en uci (sin cambios).

    Ferrol también mantuvo su mala evolución y el número de hospitalizados creció en el distrito una jornada más, con 13 nuevos pacientes que situaron el global en 79, cinco en cuidados intensivos (sin cambios). En Vigo aumentaron a 66 (uno más) los ingresados, también con 22 en críticos (dos más); mientras que en Pontevedra-Salnés subieron a 57 (dos más), 10 en UCI (sin cambios).

    Por último, el área de Ourense-Verín-O Barco se mantuvo con 48 hospitalizados (sin cambios), de los que 4 estaban en UCI (también sin cambios); y en la de Lugo-A Mariña-Monforte había 32 (cinco más), con un repunte en los críticos, que llegaron a cuatro (dos más). Á.P.

    13 ene 2021 / 23:56
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito