Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 20 mayo 2022
08:23
h
Inés Arrimadas

Cuando la reformilla laboral se convierte en un buen salvavidas

Lideresa de Ciudadanos

El acuerdo para la reforma laboral firmado entre el Gobierno, los sindicatos y la patronal puede acabar siendo para la líder de Ciudadanos un buen salvavidas al que agarrarse para salir a flote y recuperar, al menos momentáneamente, parte del protagonismo perdido en la escena política española. Hace tiempo que Ciudadanos dejó de saborear las mieles del éxito electoral. Arrimadas cogió el relevo de Albert Rivera con el partido hecho ya unos zorros, con solo diez escaños en el Congreso y debilitado por deserciones, deslealtades y cristos internos. No lo tenía fácil, pero el camino de la recuperación naranja se le hizo más empinado ­–y por ahora insalvable– tras la primera gran derrota con la que tuvo que lidiar ya como líderesa.

En las últimas elecciones catalanas, Ciudadanos perdió 30 escaños y dilapidó la victoria cosechada en la misma plaza tres años antes, cuando la propia Arrimadas había brindado a su partido su mayor éxito electoral, hacer frente al nacionalismo y colocarse como primera fuerza en el Parlamento catalán. Tras la humillación electoral del Día de los Enamorados, Ciudadanos sobrevive desde hace un año sin grandes protagonismos y con su cuota de pantalla nacional muy limitada a los problemas surgidos en aquellos gobiernos autonómicos de los que forma parte, o formaba, como socio de coalición. Véase como claro ejemplo, por reciente, lo ocurrido en Castilla y León.

Por eso la posición adoptada respecto a la reforma laboral puede resultar beneficiosa para una formación que, con el paso del tiempo, ha perdido raudales de personalidad y no acaba de encontrar su sitio. La lideresa se ha sentado con la patronal y ha brindado su apoyo incondicional al texto pactado tal y como está, sin que se cambie una coma ni se someta a las exigencias de los independentistas, que siempre han sido los que más le han robado el sueño. Arrimadas saca la cabeza porque sus votos pueden ser decisivos y , de paso, abre otra brecha entre los socios de Gobierno. ¿Es o no una jugada maestra? Veremos. sabela arias

26 ene 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito