Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 20 mayo 2022
02:02
h
Moncho Fernández

El alquimista que sigue trocando el plomo en oro una temporada más

Entrenador del Obradoiro CAB

Cuando un equipo se sitúa ante el abismo del descenso y sus aficionados cierran los ojos para evitar mirarle a la cara a la tragedia que supondría bajar de categoría, tal vez se valore un poco más el haber estado once temporadas consecutivas en la élite del baloncesto. Por fortuna para el Obradoiro, como mínimo, habrá una más. Por fortuna –que en el deporte siempre es fundamental–, pero sobre todo por el enorme trabajo y el alma entregada de la plantilla de este equipo que representa lo mejor del orgullo compostelano. Y en ese cuadro humano que lleva ya más de una década haciendo milagros por todas las pistas del baloncesto español, sería muy injusto no destacar el talento, el acierto, la preparación y la determinación de su técnico titular, Moncho Fernández, un hombre de la casa que creció soñando las canastas más imposibles desde los partidos que contempló como un niño emocionado en el pabellón de Sar. El miércoles hizo realidad otro de sus sueños casi inverosímiles, volver a salvar un año más al club de su amores, el mismo que todos los santiagueses –y no pocos gallegos y españoles– llevan en lo más profundo de su corazón, de las garras de un descenso que pondría en serias dificultades la continuidad del Obra tal como lo vemos hoy. No era sencilla la tarea, siempre organizada desde el principio con el hándicap de ser uno de los conjuntos de la ACB con menor presupuesto. Afortunadamente, Moncho Fernández nos enseña cada temporada que en este mundo todavía hay cosas que no dependen exclusivamente del dinero. Cada partido en la caldeira de Sar es una demostración táctica que sería impagable en cualquier escuela de baloncesto. Y qué decir del contagioso y singular ambiente festivo que se vive en cada encuentro en las gradas, un ejemplo para todos los aficionados del extraordinario mundo que conforma el planeta básquet. Hasta a los equipos que pierden en Sar, la derrota se les hace más dulce por la experiencia aprehendida. Por todo ello, gracias, Moncho.

xosé ramón r. iglesias

13 may 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito