Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 19 octubre 2021
02:00
h
Alberto Núñez Feijóo

Galicia, entre el país de las maravillas y a illa dos afogados

Presidente de la Xunta de Galicia

En del debate sobre el estado de la autonomía celebrado ayer, a Feijóo se le quebró la voz al comienzo de su discurso, cuando recordó al tristemente fenecido Valeriano Martínez, y así le quedó ya hasta el final de su intervención. Porque después de aludir al temprano óbito y a los muchos méritos del conselleiro de Facenda, no había otra que hablar de Galicia, una labor oratoria en la que cada día se parece más a Fraga y en la que cada vez le resulta más imposible no emocionarse. Y más ahora que esta comunidad también se encuentra en peligro de extinción, como reconoció el propio presidente de la Xunta al abordar el tema demográfico: para qué valdrán las mejores condiciones de vida que consigamos ahora con nuestro esfuerzo si en el futuro ya no habrá gallegos que puedan disfrutarlas, vino a decir. Pero dejó claro que es un problema que también afecta a España y a Europa. Vamos, que Galicia en esto no es una illa y, aunque lo fuese, le miraría de frente a la despoblación para tratar de esquivarla y no escaparía como ese otro Illa, el primer sanitario del Gobierno de Sánchez, al que Feijóo acusó de fugarse a Cataluña en el peor momento de la pandemia. Con este reproche inauguró el príncipe de Os Peares su largo apartado crítico con el Ejecutivo central, al que repetidamente afeó su “centralismo” sin que el BNG le aplaudiese y al que denunció por persistir en dejar a Galicia aillada de sus proyectos y Presupuestos. Luego apareció el Feijóo más estadista y propuso a Sánchez que el conjunto del Estado siguiese la senda gallega de más inversiones, menos deuda y menos impuestos, su ruta política infalible que transcurre en paralelo al Camino de Santiago, cuya rentabilidad también ensalzó el Feijóo peregrino. Vimos, además, al Feijóo bíblico desmontando la parábola del hijo pródigo que Sánchez aplica a Cataluña, pues aquí “el hijo no quiere volver a casa”. Y si Herodes mató a los bebés, Feijóo les pone escuelas infantiles gratis. Para que aprendan. xosé ramón r. iglesias

14 oct 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito