Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 20 septiembre 2021
02:00
h
Ana Pontón

Nadar y guardar la ropa entre votantes, militantes y zelotes

Portavoz nacional y parlamentaria del BNG

Casi tres semanas después del tiempo muerto anunciado por la comandante en jefa del BNG para repensar su futuro, poco o nada se sabe de este íntimo proceso intelectual que, la verdad, poca conmoción provocó en el frente nacionalista, donde muy pocos dudan de que Ana Pontón continuará al mando de las tropas. Aunque a estas alturas es más que evidente que el inesperado cuestionamiento que hizo de su papel en la formación que lidera constituyó un mensaje en clave interna, la trascendencia de la reflexión pontónica excede los marcos político-espaciales del Bloque. Era inevitable que así fuese, después del nuevo despegue electoral logrado bajo su tutela, pero no es ahí donde se juega este partido. De puertas afuera, donde preocupa algo más que Pontón se replantee sus funciones venideras, por el temor a que el mito de Sísifo empiece a ser endémico en el BNG, la noticia de su posible abandono de la primera línea no hizo sino que todos los focos se centraran en su figura e incluso la ensalzaran. Por ahí, todas las consecuencias que surjan de su amago de espantada serán positivos para ella. Es la misma táctica, pretendida o no, que utiliza su máximo rival, el presidente Feijóo, para concitar y garantizarse adhesiones inquebrantables. Pero, a diferencia del presidente del PPdeG, que de puertas adentro no tiene de qué preocuparse, a Ana Pontón no le queda más remedio estas semanas que aguardar a que las personas que custodian las siglas más poderosas del Bloque, a quienes dirigió realmente su anuncio, sepan metabolizarlo en la dirección que ella cree más correcta. Y esta no es otra que apostar por compartir el tarro de las esencias nacionalistas con un proyecto más amplio e ilusionante. La tesitura en la que se encuentra hoy la comandante en jefa del BNG no es nueva, pues otros compañeros suyos ya se vieron antes en ella. Lo que extraña, de puertas afuera, es que la situación se repita. El soberanismo, por sí solo, no da para tomar San Caetano. Es de cajón. x. r. r. i.

14 sep 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito