Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 03 diciembre 2021
22:08
h
Antonio Garamendi

Reforma laboral: una madre nunca te deja sin blanca; una ‘vice’, puede

Presidente de la patronal española

Una persona como Antonio Garamendi, que si fue capaz de alcanzar la presidencia de la CEOE se supone que tiene que estar curtida en mil y una batallas empresariales, no debería mostrar extrañeza o desconcierto fácilmente y, sin embargo, este Gobierno es capaz de dejar espantado a cualquiera. Lo que menos se podría esperar este hombre cuando acude a negociar con el Ejecutivo la reforma de la reforma laboral que fue aprobada por Rajoy, es encontrarse con la pregunta ¿a quién quieres más, a papá o a mamá? Así lo reconoció él, absolutamente asombrado, al verse en la tesitura de tener que manifestar su preferencia por Nadia Calviño, de la que dicen que es más afín a sus tesis, o por Yolanda Díaz, de quien aseguran que no le despierta tantas simpatías, pero con quien firmó un buen número de pactos. En este caso, dos madres, dos vicepresidentas, entre las que Garamendi se niega elegir. “La decisión de quien lleva la interlocución del Gobierno, que es un órgano colegiado, no es mía y yo no voy a entrar en ese juego”, se disculpa con esas maneras educadas de caballero andante en las que los sindicatos solamente ven los modos de un caballero mandante. Está contento, no obstante, porque el presidente Sánchez dio orden a sus dos vicepresidentas implicadas en esta reforma nacida de las promesas electorales que no habrá modificación de esta ley sin el consenso con la patronal. No es que le otorgue el derecho de veto por escrito, como Rajoy tampoco se lo concedió a las centrales sindicales cuando su ministra de Empleo, Fátima Báñez, enmendó las normas laborales de Zapatero, pero se le acerca bastante. Él disimula diciendo “que no tenemos derecho de veto ya se demostró con la subida del salario mínimo”, pero sabe que esta vez no será igual. Los empresarios no se quedarán fuera como los sindicatos en la reforma anterior, aunque debe comprender que también es legítimo que, a quienes eligieron los ciudadanos para gobernar, ejerzan ese poder. Que negocie con esa premisa.

xosé ramón r. iglesias

28 oct 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito