Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 04 julio 2020
19:54
h

Confirman la existencia de metales de las minas de San Finx en la ría

Lo constató la Universidad de Vigo // Siguió contaminando incluso tras cesar su actividad

La prestigiosa revista científica Quaternary International acaba de publicar los resultados de una investigación realizada por científicos de la Universidad de Vigo sobre los impactos de la actividad humana sobre la ría de Muros-Noia. Con el estudio, que analizó muestras de sedimento de la parte media de la ría, se encontraron evidencias que demuestran que la contaminación de la ría por metales pesados está directamente vinculada a la actividad minera en San Finx (Lousame).

A finales del siglo XIX se produce un primer pico histórico de concentraciones de cobre, zinc y plomo, debido al inicio de la actividad, mientras que a lo largo del siglo XX los aumentos significativos de contaminación por estos metales están vinculados con los momentos de máxima producción en estas minas, situadas a 7 kilómetros de la ría.

La contaminación no desapareció en el tiempo a pesar de que la mina estuvo sin actividad económica desde 1990 hasta 2009, dado que las galerías de desaugüe continuaron virtiendo unos 50.000 litros de agua contaminada por metales pesados cada hora, las 24 horas del días, los 365 días del año, a lo que se suma la contaminación derivada de las escombreras y presas de residuos mineros abandonadas.

Este estudio confirma otro publicado anteriormente en 2013 en la revista Scientia Marina por un equipo del Instituto de Investigaciones Marinas del CSIC, liderado por el profesor Ricardo Prego, y que ya había evidenciado los altos niveles de cobre presentes en la zona de la desembocadura del río Traba, contaminado por los drenajes de las minas.

Por su parte, la Plataforma en Defensa da Ría de Muros-Noia (Plademar) se pronunció exigiendo más investigación y medidas cautelares.

“Alertamos que las muestras de estos estudios fueron tomadas antes del reinicio de la actividad minera en 2009 de modo que aún hoy se desconocen los impactos causados durante la última década, particularmente en las zonas más próximas a la desembocadura del Traba”, señala al respecto dicho colectivo.

“Técnicas para parar vertidos”

··· Plademar recuerda que “existen técnicas comprobadas y utilizadas en otras partes del mundo que impedirían de forma inmediata la continuidad de los vertidos de aguas residuales de mina, incluyendo el relleno de labores subterráneas (backfilling), el sellado de galerías de desagüe mediante bulkheads y el taponado de pozos y chimeneas de ventilación, permitiendo la reinundación de las plantas vaciadas desde 2009 y creando condiciones anaeróbicas que minimicen los procesos de generación de drenajes ácidos de mina”.

30 jun 2020 / 01:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito