Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 25 mayo 2020
04:11
h
acuerdo in extremis. Una negociación de última hora entre PSOE y BNG, y el rechazo de dos ediles socialistas impide que prospere // Xoán Castaño afirma no querer ser un obstáculo para un posible gobierno de coalición TEXTO S. E./Agencias

Dimite el alcalde de Catoira y aborta la moción de censura

La dimisión presentada por el alcalde de Catoira (Pontevedra), el nacionalista Xoán Castaño, cinco minutos antes de las 12.00 del mediodía, la hora prevista para el inicio del pleno, abortó ayer la moción de censura que presentaron contra él el PSOE y el PP. Castaño dimitió tras una negociación in extremis entre socialistas y nacionalista y afirmando que no quería ser un obstáculo para la posible formación de un gobierno de coalición entre el PSdeG y el BNG.

Estaba previsto que el Concello debatiese ayer en pleno la moción de censura impulsada por PSOE y PP contra Castaño, prevista inicialmente para el próximo día 17 de marzo y que se aplazó tras la declaración del estado de alarma.

Sin embargo, dos concejales del PSOE, Daniel Touriño y Roberto Bouzas, retiraron su apoyo a la moción y, como no se cumplían los requisitos para su debate, no se celebró el pleno, ya que Iván Caamaño (PP) y Alberto García, firmantes de la misma, no acudieron y sólo había cinco ediles presentes. Ambos abandonaron el lugar enfadados y cuestionando el momento elegido por Castaño para anunciar su dimisión.

Por su parte, el ya exalcalde, Xoán Castaño, explicó que su renuncia se debe a un acto de coherencia “no fruto de una presión, sino voluntario, razonado y razonable”. Según explicó, aún en el salón de sesiones, su decisión estuvo motivada porque se entendía que él podía ser un obstáculo para la formación de un gobierno de izquierdas. “Es por ello que he preferido presentar mi dimisión y posibilitar que Catoira tenga un gobierno nacionalista, progresista y fuerte”.

Castaño también afirmó que, si así se lo piden sus compañeros del Bloque, estará a su disposición para participar en las negociaciones y facilitar, en la medida de lo posible, la consecución del nuevo gobierno para la localidad. “Pero no quiero ser ahora el que guíe esas negociaciones ni el patrón de nada. Si me lo piden estaré ahí y, si no lo hacen, apoyaré al nuevo equipo negociador”, apuntó. El acuerdo entre los populares y el PSOE había sido desautorizado por la dirección provincial del Partido Popular de Pontevedra, mientras que el PSdeG anunció la apertura de un expediente a su grupo municipal.

Hay que recordar que, tras las pasadas elecciones municipales, el BNG se hizo con la alcaldía y el gobierno de Catoira pese a tener sólo tres ediles de los 11 de la Corporación, y gracias al apoyo de los tres del PP en la sesión de investidura. Se ponía así fin a la etapa de mayoría absoluta de un PSOE encabezado por quien había sido su alcalde hasta el momento, Alberto García.

REPARTO. Menos de un año después, los grupos municipales del PSOE y el PP, con el rechazo de las direcciones de sus partidos, presentaban una moción de censura contra el regidor nacionalista Xoán Castaño y con un acuerdo para repartirse el bastón de mando del Concello. En la primera etapa estaba previsto que García fuera el regidor y en la última asumiría la alcaldía el popular Iván Caamaño,

Sin embargo, la dimisión de Castaño antes del pleno ha reventado los mencionados planes.

el protagonista
“No se dieron las condiciones legales”
Image
Alberto García Firmante de la moción por parte del PSOE

Los dos firmantes de la moción de censura, Iván Caamaño, del PP, y Alberto García, del PSOE, no acudieron al salón de plenos, pero sí estuvieron en los alrededores de la casa consistorial, de donde salieron visiblemente molestos y pidiendo explicaciones. En concreto, García, que fue increpado por algunos vecinos y se refirió al alcalde nacionalista como “el Stalin que tenemos en Catoira”, señaló que no estaban en la sala porque “no se dieron las condiciones legales. El pleno tenía que celebrarse a las 12.00 horas y el alcalde presentó su renuncia fuera de hora”.

Caamaño, por su parte, argumentó que “ahora habrá que convocar otro pleno y a ver si nos dejan tener al concejal del PP que nos sacaron”.

Ahora le toca a los partidos analizar la situación, aunque las cuentas para una alianza entre PSdeG y BNG salen. El problema, según algunas fuentes, vendría de la mano del socialista García, que gobernó Catoira durante treinta años. Los nacionalistas aseguran que jamás pactarán con el veterano político socialista, cuya permanencia en el pleno podría conducir definitivamente a la división del PSOE.

En el caso de que los líderes se echen a un lado, como pasó en la formación nacionalista, los socialistas podrían retomar el bastón de mando. Aunque todo parece indicar que García será el gran problema.

{ cortina de humo)
Maniobra vikinga
Sol Elvira

LA POLÍTICA no deja de sorprender, y lo de Catoira es digno de estudio. El PP, que en su día colocó al exalcalde nacionalista para que no gobernaran los socialistas, se alía después con estos últimos para presentar una moción de censura en marzo, paralizada por el estado de alarma hasta ayer y que ha pasado a mejor vida debido al desembarco de varios protagonistas. El primero Xoán Castaño, que en una maniobra vikinga sin precedentes decide dejar el puesto de mando (que no el de edil), con la cabeza bien alta y sin pasar por una censura tan poco legitimada como su investidura. Al conocerlo se bajan del barco dos de los ediles socialistas que apoyaban la moción, imagino que en un intento de evitar expedientes. Y al final, aquí nadie se reinventa.

22 may 2020 / 11:19
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito