En cualquier barrio de la capital gallega se permitirán VUTs durante dos meses al año

Habrá que notificar al Consistorio en qué fechas se destinará la vivienda a esta actividad

Vivienda de uso turístico.

Vivienda de uso turístico. / ECG

La posibilidad de destinar al alquiler turístico sólo durante 60 días al año las viviendas está también pendiente de una regulación específica. El Concello permite esta opción dentro de las 276 calles en las que ha vetado las VUT. Entre las zonas prohibidas se encuentran el casco histórico y los barrios de San Lorenzo, Galeras, Vista Alegre, Sar y Castrón Douro, Basquiños, San Pedro, incluyendo zonas como la rúa de Betanzos o la de Batalla Clavijo, la zona de Lasalle o el Carmen de Abaixo. También afecta a las zonas de Pelamios, el entorno próximo a Xoán XXII y el Pexigo o Belvís. Incluso algunas partes del Ensanche, como la plaza de Galicia o la calle del Hórreo están afectadas. En todas ellas la única opción es limitar el alquiler turístico a 60 días por año.

El documento que el Concello ha colgado en el Portal de Transparencia aclara que “lo determinante a fin de que el uso de hospedaje se admita como un uso asimilado al de vivenda es que esta no pierda su uso característico de vivienda habitual”. Esta opción permitiría, por ejemplo, que un propietario de una VUT la alquilase durante el curso a los estudiantes y después durante 60 días de verano la destinase a los turistas. El Concello plantea dos opciones. Una ofrecería a un propietario empadronado en la casa ponerla en alquiler vacacional durante ese tiempo al año si se ausenta de su domicilio. En el segundo caso “deberá acreditarse la residencia habitual de otras personas que residan en la vivenda en régimen de alquiler”. Por el momento, el texto no especifica cómo tendrá que realizarse esta acreditación. Sí precisa que habrá que informar al Concello de qué días se usa como VUT.

Además, el documento también regula el alquiler de habitaciones dentro de un inmueble. Raxoi plantea que no podrá destinarse a este uso más de la mitad de la superficie útil de la casa.