Nace Agadea Lab, un nuevo centro de apoyo frente al deterioro cognitivo en estados iniciales

Pretende convertirse en un lugar acogedor que evite "el rechazo de diagnosticados muy jóvenes a los que la palabra alzhéimer les echa para atrás y ya ni contactan con nosotros", según su gerente

Isabel Gey con Antón Acevedo y Faustino Rodríguez en las nuevas instalaciones

Isabel Gey con Antón Acevedo y Faustino Rodríguez en las nuevas instalaciones / Cedida

Koro Martínez

Especialmente pensado para prestar apoyo a aquellas personas que deben hacer frente a problemas de deterioro cognitivo en estados iniciales, así como a sus familias, la Asociación Galega de Axuda aos Enfermos con Demencia Tipo Alzhéimer (Agadea) acaba de inaugurar unas nuevas instalaciones en la rúa Rosalía de Castro. Se trata, según explica en conversación con este periódico el gerente de la entidad, Faustino Rodríguez, de “poder ofrecer un centro neutro, amable, que no suponga un rechazo inicial por parte de algunas familias cuando tienen el primer contacto con nosotros porque nos estamos encontrando con personas diagnosticadas muy jóvenes, que son muy conscientes y tienen mucha información sobre la enfermedad y, al llegar a la oficina de acogida de Salgueiriños, al lado del centro de día, sienten rechazo y literalmente se dan media vuelta sin siquiera poder hacerles la valoración inicial”. 

Agadea Lab pretende convertirse en “esa oficina de acogida amable en la que hacer el primer contacto con la persona afectada y con su familia”, en una fase inicial en la que, subraya, “la forma de trabajar es distinta que con quienes tienen un grado de deterioro mayor”.

En estas primeras fases se interviene desde la prevención con programas de envejecimiento activo -dos ya en marcha para estas nuevas instalaciones- y con el denominado Activa-T, “para quienes tienen algún deterioro aunque no estén diagnosticados y que empiezan ahí un itinerario y acompañamiento que seguirá a lo largo de los años”, explica.

Se trata de grupos de un máximo de doce personas, con los que trabaja un psicólogo y una terapeuta ocupacional, además de una pedagoga, un perfil que asegura “está encajando muy bien en los grupos de deterioro muy leve porque es un perfil técnico que sabe pedagógicamente dónde hay que actuar”.

Gracias al 0,7% del IRPF.

Faustino Rodríguez pone énfasis en que este proyecto ha sido posible gracias a las ayudas recibidas a través del 0,7% del IRPF destinado a entidades sociales, ya que “la rehabilitación del local fue financiada por la Consellería de Política Social a través de esta partida, que a la hora de elegir en la declaración de la renta no es incompatible con destinar una parte a la Iglesia, simplemente es contar también con nosotros para que este tipo de proyectos se puedan sufragar mediante ese mecanismo”.

Iniciadas a principios de año y con los retrasos que prácticamente cualquier obra conlleva, destaca asimismo la gran implicación por parte de las familias, “que participaron como en pequeñas comisiones de supervisión, revisando la evolución de la obra y siendo al final todo el mundo partícipe de un proyecto que es de todos, de Agadea en su conjunto”.

En la inauguración oficial de estas nuevas instalaciones, que contó con la presencia de la presidenta de Agadea, Isabel Gey, el director xeral de Maiores e Atención Sociosanitaria de la Xunta, Antón Acevedo, destacó que Galicia es la única comunidad que pone al servicio de las familias una red pública de centros de día especializados en atención a personas con alzhéimer.  

Agadea Lab pretende convertirse también en una incubadora de proyectos de nuevas tecnologías con impacto social y en la salud de los pacientes de alzhéimer.

Concebido como un espacio de inclusión y envejecimiento activo, presta apoyo a las familias a través de la Escuela de Familias y mediante grupos de apoyo mutuo.