Plan Especial do Camiño: la inversión en varios servicios esenciales para Lavacolla

Raxoi atiende una de las principales demandas de estos vecinos de Santiago, que están a la espera de una reunión con Patrimonio para poder votar en asamblea si dan el visto bueno al texto

La alcaldesa y los ediles de Urbanismo y Relacións Veciñais, en la última reunión con afectados de Lavacolla

La alcaldesa y los ediles de Urbanismo y Relacións Veciñais, en la última reunión con afectados de Lavacolla

El Plan Especial do Camiño incluirá un capítulo de inversiones en varios servicios esenciales para Lavacolla, tal y como venían reclamando desde un primer momento los vecinos del barrio. Al menos ese es el compromiso manifestado por el Concello de Santiago en la última reunión mantenida con representantes del colectivo de afectados.

Una reunión en la que Raxoi “comprometeuse nas tres principais inversións que necesitabamos, que eran saneamento, abastecemento e alumeado”, explica en conversación con EL CORREO GALLEGO José Manuel Neira, quien recalca que “nós desde o principio dixemos que había que empezar polas inversións, posto que o plan non incluía directamente dotacións económicas para empezar executalo”.

Miembro de la comisión de afectados, Neira señala que una vez alcanzado ese compromiso por parte del actual gobierno municipal, que espera pueda presentar a los vecinos en persona la alcaldesa de Santiago, Goretti Sanmartín, ahora están a la espera de poder reunirse con responsables de Patrimonio de la Xunta para aclarar sus dudas en torno a la medida en la que les afecta el hecho de que sus propiedades se encuentren en el Camino Francés, declarado Patrimonio de la Humanidad.  

Sin fecha aún para ese encuentro y conscientes de que el relevo en la Consellería de Cultura ha podido retrasarlo de alguna manera, subraya que una vez haya tenido lugar, se convocará a los vecinos para explicarles las mejoras que se han incorporado al Plan Especial do Camiño con respecto al primer texto presentado por el equipo de Xosé Sánchez Bugallo cuando éste estaba al frente de la Alcaldía, y que será entonces cuando se votará si están de acuerdo con las modificaciones aportadas al documento o lo siguen considerando lesivo para sus intereses y optan por rechazarlo.

Numerosas alegaciones vecinales

Y es que, tal y como recuerda José Manuel Neira, “dentro das alegacións, nós baseabámolas nunha moi xenérica que presentamos maioritariamente, pero logo hai alegacións individuais, e hai que ver se desde o Concello se atenden esas alegacións e podemos darlle saída a isto”, en referencia al Plan Especial do Camiño.

Insiste en que la postura del colectivo de afectados es la de “se hai unha vía de poder achegar posturas para que saia adiante e non botar todo abaixo, pois o tentaremos porque levamos xa moito tempo pendentes deste tema”, pero también aclara que “todo dependerá do que decida a veciñanza”.

Reconoce que hay muchas situaciones que tienen una difícil solución dentro del plan, y aunque señala que “sobre todo houbo melloras no tema dos elementos descontextualizados, que intentaron reducir ao total”, incide en que quedan todavía flecos pendientes de aclarar, como las vías alternativas de las que es necesario dotar a los vecinos para que puedan circular en el entorno de sus viviendas sin tener que atravesar el Camino.

José Manuel Neira resalta que “non só vale co tema dos investimentos, quedan cousas pendentes como o de buscar vías alternativas que se nos teñen que conceder para os veciños afectados, xa que moitos destes viais propios do Camiño teñen que ser modificados, sinalizados, e hai que buscar unha solución de forma que os propios peregrinos teñan un itinerario polo que pasar”. Vías alternativas que consideran especialmente necesarias en los meses de mayor afluencia de caminantes en la Ruta Francesa, que sigue siendo la elegida mayoritariamente por quienes se embarcan en la experiencia jacobea.

Acercamiento de posturas

También desde el actual gobierno municipal se hacía pública esta semana pasada el acercamiento de posturas entre ambas partes tras el encuentro entre la alcaldesa de Santiago, Goretti Sanmartín, y los concejales de Urbanismo, Iago Lestegás, y de Relacións Veciñais e Rural, Pilar Lueiro, con representantes de los afectados, y se hablaba de “un acordo coa veciñanza para introducir melloras no Plan especial director de ordenación e rehabilitación do Camiño Francés Pe-3, na zona de Lavacolla” durante el último encuentro mantenido en Raxoi. 

El Concello incidía en que se habían acercado posiciones para incorporar las demandas de los vecinos en dicho documento, después de haber mantenido varias reuniones previas de carácter técnico con miembros de la comisión de afectados a lo largo del último año, una vez que tomaron posesión al frente de Raxoi.

Ejecución en colaboración con el Gobierno autonómico

Aludía asimismo a una serie de inversiones a realizar en materia de reurbanización, saneamiento y abastecimiento en la parroquia de Lavacolla, que tiene intención de ejecutar en colaboración con otras administraciones.

Esa colaboración podría enmarcarse dentro del principio de acuerdo alcanzado hace unos días entre el gobierno municipal y la Xunta de Galicia para la construcción de un nuevo aparcamiento en las inmediaciones del Hospital Clínico de Santiago, en base al cual Raxoi debería pagar el 20 por ciento de las actuaciones necesarias para acometer dicha obra, mientras el Ejecutivo autonómico se encargaría del 80% restante y, además, pondría sobre la mesa 3,5 millones de euros para cofinanciar la mejora del saneamiento y abastecimiento de aguas en diferentes zonas del rural de la capital gallega.

Interrogado sobre si en la última reunión en el Concello se les adelantaron cifras respecto a la inversión prevista a realizar en Lavacolla para la mejora de esos servicios esenciales, José Manuel Neira señala que “falouse por enriba, non me gustaría dar cantidades porque non as recordo, e tampouco quero adelantalas, creo que deberían trasladarllas direcamente á veciñanza na asamblea” en la que se analicen las modificaciones del plan acordadas.

En lo que sí insiste es en que “o que vemos é que si hai un compromiso por parte do Concello, sobre todo en materia de saneamento e abastecemento”.

Restricciones a las viviendas

Entre los aspectos que más rechazo provoca entre los vecinos de Lavacolla el Plan Especial do Camiño se encuentran las restricciones que impone a las viviendas integradas en esa área de protección especial. Entiende José Manuel Neira que no se puede pensar en derribar sin más todo aquello que no gusta o no se ajusta al plan, puesto que “estamos falando de núcleos rurais e de construcións en moitos casos moi antigas, de alpendres ou pendellos” que, como señala, existen en toda Galicia. Recuerda que se trata de una extensión de más de 450 hectáreas la sometida a la protección del plan, y que si se quiere poner en práctica esa protección debería activarse una línea de ayudas para que los afectados puedan llevarla a cabo. Y pone asimismo el acento en la incertidumbre ante la que se encuentran los afectados por este documento en la parroquia de Lavacolla, ya que si quieren acometer alguna obra nueva o de rehabilitación, no saben si tienen que ceñirse al contenido de un plan especial que todavía no ha sido aprobado y que puede que incluso no salga adelante, o avanzar con lo establecido hasta ese plan, a riesgo de que luego no resulte válido.

Suscríbete para seguir leyendo