Santiago

Claves para entender qué regulará la ordenanza de pisos turísticos de Santiago

Raxoi convoca esta tarde a los dueños para darles a conocer el borrador por el que esperan desde hace meses

Los propietarios acuden a la cita sin esperanza de que se dé una solución para las 600 familias afectadas

Turistas en los soportales del Pazo de Raxoi, en Santiago

Turistas en los soportales del Pazo de Raxoi, en Santiago / Antonio Hernández

Tras meses de espera, los propietarios de pisos turísticos de Santiago se sentarán hoy a las 19.00 horas en el Pazo de Raxoi con el concelleiro de Urbanismo, Iago Lestegás. En la cita se les dará a conocer el borrador de ordenanza que debería poner fin a la regulación de este sector en la capital gallega. El Concello de Santiago empezó ya en el año 2019 a intentar poner orden ante la proliferación de Viviendas de Uso Turístico (VUT) en la ciudad, pero todavía no ha culminado el proceso. Los propietarios acuden a la cita sin mucha esperanza de que vaya a “solucionar la situación de 600 familias” afectadas.

Los primeros pasos

El 27 de diciembre de 2019, el Ejecutivo de Sánchez Bugallo aprobó la suspensión cautelar de nuevas licencias para las VUT. El objetivo era analizar la situación urbanística de la ciudad y proponer una regulación para que este tipo de actividad no siguiese proliferando de forma descontrolada. El problema era que la mayor parte de pisos turísticos de Santiago operaban sin esa licencia otorgada por el Ayuntamiento y siguen haciéndolo. Muchos propietarios pensaban que con estar anotados en el Rexistro de Empresas y Actividades Turísticas (REAT) de la Xunta era suficiente para estar actuando legalmente. Numerosas sentencias judiciales han ido dando a lo largo de los últimos meses la razón al Ayuntamiento.

Cambio en el PXOM

Para regular los pisos turísticos, Raxoi promovió una modificación del Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), que fue aprobada en febrero de 2023. El documento veta las VUT en toda la zona histórica y sus barrios aledaños, regulados por el plan especial, que, según el Concello, siempre prohibió esta actividad. En total son 276 calles del centro de Compostela. Los pisos situados en estas zonas podrán seguir funcionando para el mercado turístico, pero sólo dos meses al año.

Nuevas licencias

Para el resto de la ciudad también se dispusieron nuevas normas en el PXOM. Por ejemplo, solo se dan licencias para VUTs que se sitúen en bajos (siempre que se permita el uso residencial en la zona en la que se encuentren) o en primeras plantas. En las consideradas zonas sensibles, además, los edificios en los que se instalen tienen que contar con seis plantas destinadas a viviendas. La idea es garantizar que una de cada seis viviendas como máximo pueda ser destinada a ser VUT y evitar que los pisos turísticos proliferasen en ese tipo de zonas. Para determinar cuáles eran sensibles y cuáles no el Concello siguió diferentes criterios, como la presión existente ya de pisos turísticos o su cercanía al casco histórico y la necesidad de preservar en estos puntos el uso residencial.

Dos meses al año

La idea inicial en el mandato del PSOE era que la ordenanza que hoy se presenta a los propietarios de VUT regulase dos cuestiones. La primera es la posibilidad de que los pisos turísticos operen un máximo de dos meses al año. Podría servir para propietarios de viviendas situadas en el casco histórico y varias calles próximas, en las que está prohibida esta actividad. Les permitiría, por ejemplo, alquilar a estudiantes durante el curso y en el verano a turistas. Pero hasta que se publique esta nueva regulación los propietarios que quieren acogerse a esta opción no tienen manera de hacerlo con todas las garantías legales. No saben ni dónde ni cómo habrá que registrarse, ni cómo se controlará el uso de estas viviendas, por ejemplo.

Usos preexistentes

El segundo aspecto que debería regular la ordenanza son los conocidos como usos preexistentes. Esta parte va destinada a los propietarios afectados por el cambio del planeamiento urbanístico, que, por ejemplo, regula que en la mayor parte de la ciudad sólo se podrán instalar pisos turísticos en las primeras plantas. La previsión del Ejecutivo socialista era que las VUT que funcionaban en otros pisos pudiesen regularizarse. El anterior gobierno local planteaba que a través de esta vía pudiesen funcionar también algunas de las VUT que operaban sin título habilitante (la antigua licencia) concedido por el Concello. En Santiago, hay unos 800 pisos turísticos anotados en el registro creado por la Xunta, pero son muy pocos los que tienen la licencia. Se pretendía ofrecer una especie de indulto a aquellos propietarios que antes de la prohibición de la actividad, decretada en diciembre de 2019, si hubiesen pedido la licencia la habrían conseguido.

¿Qué hará el bipartito?

Hasta el momento, el Ejecutivo del BNG y Compostela Aberta no ha dado pistas para determinar si mantiene estas intenciones del PSOE. La concejala popular, María Baleato, preguntó por el tema en el último pleno municipal del año 2023 celebrado el pasado 21 de diciembre. El concelleiro de Urbanismo, Iago Lestegás, comenzó su respuesta asegurando que las VUT ya habían sido reguladas a través del cambio en el PXOM. Aunque posteriormente sí reconoció que faltaba la ordenanza, no desveló cuál sería su contenido.

Cese de la actividad

A lo largo de 2024, los propietarios de pisos turísticos de Santiago han estado recibiendo notificaciones del Ayuntamiento que instan al cese de la actividad por operar ilegalmente. La medida cogió por sorpresa a los dueños de los inmuebles que llevan tiempo esperando a que Raxoi publique la ordenanza con la esperanza de que algunos de ellos pudiesen regularizarse o al menos acogerse a la opción de operar como VUT dos meses al año. Las notificaciones van dirigidas a los propietarios que no contaban con la licencia municipal para funcionar. Muchos dueños también han recibido comunicaciones con amenazas de multas de entre 10.000 y 15.000 euros, pero por el momento el Ayuntamiento de Santiago ha dejado este tema paralizado y no se han impuesto las sanciones.

La tardanza

Tras acceder al cargo, la alcaldesa de Santiago, Goretti Sanmartín, prometió el borrador de la ordenanza hacia finales del año pasado. Pero los plazos posteriores ofrecidos por el Concello se han ido incumpliendo. Finalmente hoy se darán a conocer las intenciones del Gobierno para culminar la regulación de las VUT, pero para la aprobación definitiva aún habrá que esperar a que se cumplan las fases del proceso como el periodo de exposición pública. Los propietarios temen que otro verano más sigan sin unas reglas del juego claras para poder funcionar.

Suscríbete para seguir leyendo