Concluyen las obras del nuevo edificio de la Policía Nacional: estará operativo a finales de este mes

Situado enfrente de la actual Comisaría, tras las obras de reforma realizadas en el edificio contará con tecnología de última generación y albergará dos brigadas

Agentes de países europeos y unidades externas reforzarán el operativo especial para las Festas do Apóstolo 

El nuevo edificio de la Policía Nacional en Santiago está situado en el número 3 de la avenida Rodrigo de Padrón, enfrente a la actual Comisaría

El nuevo edificio de la Policía Nacional en Santiago está situado en el número 3 de la avenida Rodrigo de Padrón, enfrente a la actual Comisaría / Antonio Hernández

Las obras de reforma del nuevo edificio de la Policía Nacional en Santiago, situado el número 3 de la avenida de Rodrigo de Padrón, justo enfrente de la actual Comisaría, ya han finalizado y la previsión es que las dependencias “estén totalmente operativas a finales de este mes”. Con un presupuesto de casi un millón de euros (888.080,23 €), durante los trabajos, que comenzaron hace un año, se proyectaron obras de reforma interior en el inmueble, dotándolo de itinerarios más accesibles con la implementación de ascensor y rampas en la planta baja

Asimismo, se redistribuyó su interior atendiendo al nuevo programa funcional y se llevó a cabo una mejora sustancial de la eficiencia energética de la edificación, tanto de la envolvente en la que se actuó con aislamiento de cámaras y sustitución de carpinterías exteriores, como en la adaptación de las instalaciones de climatización, ventilación y ACS, que permitirán un mayor confort con menor gasto energético, tal y como recoge el proyecto de ejecución.  

Todo ello con la intención de que el edificio acoja, entre otro servicios, dos brigadas de la Policía Nacional, un espacio de trabajo para las unidades desplazadas, salas sindicales y el Archivo General de la Comisaría

El edificio, cuya edificación originaria data de 1930, está ubicado sobre una parcela de planta poligonal irregular con una superficie de 293,10 metros cuadrados y posee una superficie total edificada de 968,49 m2, distribuidos en planta baja y tres plantas piso. Tal y como explican fuentes del Cuerpo Nacional de Policía en Santiago, durante la reforma se adaptó el edificio a las necesidades actuales que demanda una instalación que albergará dos brigadas policiales. “Contará con aulas de formación, salas para realizar videoconferencias y tecnología de última generación”, indican en la Comisaría compostelana, donde trabajan más de 250 agentes.

Vieja Comisaría

La reapertura de este edificio, sede de la vieja Comisaría hasta que se inauguraron las nuevas instalaciones situadas también en la avenida de Rodrigo Padrón, coincidirá con el inicio de los meses de mayor actividad turística, un periodo en el que se dispara la afluencia de visitantes, lo cual provoca que se intensificará la presencia policial en la capital gallega. En este sentido, a lo largo de las próximas semanas, con el foco puesto ya en las Festas do Apóstolo 2024, “llegarán refuerzos de unidades externas”, indican en la Comisaría. Y es que al igual que en años anteriores, el despliegue policial irá ganando intensidad a medida que se acerque el 25 de julio, Día de Galicia, cuando desembarcarán en la ciudad agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y Unidades de Prevención y Reacción (UPR), así como unidades caninas, de subsuelo, Tedax y helicópteros policiales. 

Además, al igual que el pasado verano, también llegarán agentes policiales de distintos países europeos. Entre las funciones que tienen asignadas durante su estancia se incluye la de patrullar en zonas de alta densidad turística para intentar conseguir mayor visibilidad para el visitante de su nacionalidad, así como prestar asistencia en las denuncias ciudadanas y ayudar en labores de traducción.

Proyecto europeo

La colaboración de agentes extranjeros en el plan de seguridad del Apóstol está ligada al proyecto Comisarías Europeas, que se desarrolla amparado en la cooperación Prüm de la Unión Europea y tiene como objetivo ofrecer al turista una “atención integral” en el área de seguridad ciudadana, con policías que hablan su lengua y que, a su vez, conocen los procedimientos legales propios del país en el que se encuentran, en este caso, los de España.

Suscríbete para seguir leyendo