EN LA TORRE DEL RELOJ

La Catedral de Santiago sin su icono sonoro: este es el motivo del silencio de la Berenguela

Según fuentes de la Catedral, la campana mayor de la torre del Reloj continuará en silencio durante, por lo menos, las próximas semanas

La Torre del Reloj de la Catedral de Santiago, conocida popularmente como la Berenguela, ha dejado de sonar estos días

La Torre del Reloj de la Catedral de Santiago, conocida popularmente como la Berenguela, ha dejado de sonar estos días / Antonio Hernández

En los últimos días, el casco histórico de Santiago ha experimentado un inusual silencio: la campana de la Berenguela, que marca las horas desde la Torre del Reloj de la Catedral de Santiago, ha dejado de sonar. Esta campana, una réplica realizada en 1989 a partir de la original de 1729 fundida por Pedro de Güemes, es conocida por su imponente tamaño y su resonante tañido que marca el paso del tiempo en la capital gallega.

Mantenimiento y restauración del reloj

Con un peso de seis toneladas y un diámetro de dos metros y medio, la Berenguela es una de las campanas más grandes de España. Su ausencia sonora ha suscitado la curiosidad y también la preocupación por su estado. El motivo, según fuentes de la Catedral es el mantenimiento del mecanismo del reloj, construido en 1831, que está siendo sometido a una revisión técnica para garantizar su correcto funcionamiento y evitar futuros daños. Como explican, dado que la campana forma parte del reloj, tanto la Berenguela (que marca las horas) como la que marca los cuartos, y a la espera de poner en marcha un proyecto de restauración amplio, desde la Catedral confirman que seguirán en silencio durante, por lo menos, las próximas semanas aunque reconocen que "aún es pronto para hablar de plazos".

La Berenguela se encuentra en la Torre del Reloj, una estructura de más de setenta metros de altura cuyo primer cubo fue construido en 1316 como torre de defensa por el obispo Diego de Padrón y terminada por Berenguer de Landoira, de quien toma su nombre la campana mayor. El mecanismo del reloj, encargado por el arzobispo Rafael Vélez, posee cuatro esferas, una en cada cara de la torre, y se completa con dos las campanas: la Berenguela, que marca las horas, y otra más pequeña que marca los cuartos.

Ambas campanas actuales son réplicas de las originales, que sufrieron daños irreparables y están expuestas en el claustro de la Catedral. La Berenguela original, con un peso aproximado de 9600 kilos y un diámetro de 255 cm, se rompió debido a un agrietamiento causado por la humedad.

La historia de la Berenguela

Según la creencia popular, tras el saqueo del templo compostelano, Almanzor obligó a los cristianos capturados a descolgar las enormes campanas de su torre y llevarlas a hombros durante casi 800 kilómetros hasta la antigua capital de Al-Ándalus. Sin embargo, ¿es realmente cierto este episodio?

La Berenguela original se conserva en el Museo de la Catedral de Santiago

La Berenguela original se conserva en el claustro de la Catedral de Santiago / ECG

José Sánchez, experto en historia medieval, aseguraba a EL CORREO GALLEGO que "no se puede afirmar con certeza". "No contamos con esa información, ni en fuentes primarias ni en las primeras crónicas cristianas o musulmanas que relatan el ataque de Almanzor a Santiago de Compostela. Tampoco aparece en las crónicas de los siglos XII y XIII".

Para llenar el vacío tras el supuesto saqueo del año 997 d.C., tuvieron que pasar más de siete siglos. Fue entonces cuando se fundió en los Países Bajos la campana conocida como Berenguela. Dicha campana fue reemplazada el 27 de septiembre de 1989 por una réplica exacta congregando a cientos de personas en la Praza de Platerías.

Cientos de personas se dieron cita en la plaza de Platerías el 27 de septiembre de 1989 para contemplar la sustitución de la campana de la Berenguela

Cientos de personas se dieron cita en la plaza de Platerías el 27 de septiembre de 1989 para contemplar la sustitución de la campana de la Berenguela / ECG

Mientras los técnicos trabajan en la revisión del mecanismo, Santiago aguarda el regreso del tañido de la Berenguela, una campana que no solo marca el tiempo, sino que es un símbolo de la rica historia de la ciudad. La Catedral de Santiago de Compostela confía en que pronto la Berenguela vuelva a sonar, llenando el aire con su poderoso sonido y recordando a todos la fuerte conexión de la ciudad con su pasado y su patrimonio.