MOVILIDAD EN EL CENTRO DE COMPOSTELA

¿Cómo reordenar la movilidad en Virxe da Cerca? Esta es la respuesta de tres arquitectos de Santiago

Preguntamos a Ángel Cid, Óscar Andrés y Manuel Carbajo su opinión acerca de la situación de esta calle, mientras Raxoi redacta el comprometido concurso de ideas con el que pretende avanzar en su humanización

En Virxe da Cerca se vive a diario una situación caótica, con una gran cantidad de autobuses, vehículos privados y peatones conviviendo en un espacio limitado

En Virxe da Cerca se vive a diario una situación caótica, con una gran cantidad de autobuses, vehículos privados y peatones conviviendo en un espacio limitado / Jesús Prieto

Uno de los debates recurrentes en Santiago ha vuelto a cobrar protagonismo. La reordenación del tráfico en Virxe da Cerca continúa pendiente de solución. Entre tanto, en esta calle la escena que se vive a diario es un baile de autobuses en un espacio insuficiente para el peatón, con una multitud de niños y niñas en hora punta que se dirigen a sus clases, gente que acude a la plaza, turistas… La situación caótica que a menudo se produce subraya la urgencia de tomar medidas. Para “repensar” el eje que conecta A Senra con la plaza de Galicia y Virxe da Cerca, Raxoi tiene previsto lanzar próximamente un concurso de ideas. Su objetivo es transformar esta vía, no solo desde el punto de vista de la "movilidad", sino también en lo referente al diseño del espacio público.

EL CORREO GALLEGO ha conversado con tres destacados arquitectos de Santiago para conocer cuáles son sus perspectivas y propuestas para resolver esta problemática. Los tres, sin excepción, coinciden en señalar que la reordenación de la movilidad en Virxe da Cerca no se puede postergar más. También, que exige un enfoque integral, para equilibrar las demandas de peatones, vehículos y transporte público con el fin de transformar esta calle en un espacio más seguro, cómodo y eficiente para la ciudadanía. Pero ¿cómo abordarlo? 

¿Hay que reorganizar la movilidad en Virxe da Cerca?

El arquitecto compostelano Manuel Carbajo, de Carbajo y Barrios Arquitectura

El arquitecto compostelano Manuel Carbajo, de Carbajo y Barrios Arquitectura / Jesús Prieto

El arquitecto compostelano Manuel Carbajo, de Carbajo Barrios Arquitectura, considera que resolver la movilidad en el eje Virxe da Cerca, Plaza de Galicia, Rúa da Senra es una oportunidad para mejorar aspectos clave de la ciudad de Santiago. “Es evidente que en Virxe da Cerca existe una crisis de compatibilidad entre los usos. El peatón no tiene prioridad y es un espacio de gran movilidad y de usos además muy sensibles: usos comerciales, docentes, turísticos…”.

“La movilidad peatonal en Virxe da Cerca debe replantearse sin olvidar que forma parte de un conjunto, de una trama de vías que dependen de su buen uso para que la ciudad funcione”

Manuel Carbajo Capeáns / Carbajo y Barrios Arquitectura

Para Carbajo, la movilidad peatonal en esa zona debe replantearse pero, subraya, “sin olvidar que Virxe da Cerca forma parte de un conjunto, de una trama de vías que dependen de su buen uso para que la ciudad funcione”. No obstante, insiste en que “algo hay que hacer, los problemas no se resuelven solos, las densidades de tráfico son cada vez mayores y las necesidades van cambiando”. 

El arquitecto Ángel Cid, de 2C Arquitectos

El arquitecto Ángel Cid, de 2C Arquitectos / ECG

En el mismo sentido se pronuncia Ángel Cid, de 2C Arquitectos, para quien resolver la movilidad en Virxe da Cerca “no solo es un paso necesario, sino que es una oportunidad”. El arquitecto afirma que "hay que asumir que el espacio público es limitado y que hay que repartirlo de manera equilibrada”. En la actualidad, “está planteado para dar toda la prioridad al vehículo, y aun así es insuficiente”. Ángel Cid señala que esta situación no responde a una necesidad, sino a una elección que se ha tomado, “aunque sea de manera inconsciente".

“Es necesario darse cuenta de todo lo que podríamos ganar si encontramos un modelo en el que el tráfico rodado se vea reducido y se ceda al uso peatonal”

Ángel Cid Carballo / 2C Arquitectos

Por ello, considera fundamental reconocer los beneficios potenciales de encontrar un modelo en el que se reduzca el tráfico rodado y se destine ese espacio al uso peatonal. “Entre la Capilla del Pilar y el Museo do Pobo Galego hay un recorrido peatonal de poco más de mil metros, prácticamente llano, que conecta la Alameda y el Parque de Bonaval, y los barrios del Ensanche, el casco histórico y el barrio de San Pedro, y que además está flanqueado en todo su recorrido por edificios monumentales de gran interés patrimonial. Es como tener un tesoro oculto”. 

“Ya toca, yo creo que se ha demorado muchísimo, es una asignatura pendiente y me parece hasta un tema grave desde el punto de vista de la movilidad y la seguridad. Es una calle donde el peatón es el más débil del eslabón”, atestigua Óscar Andrés Quintela, de Arrokabe Arquitectos, cuyo estudio está en San Pedro. Comparte una experiencia personal que ilustra la peligrosidad de la calle: “He visto coches saliéndose de la carretera y cargándose un bolardo, en una acera de apenas un metro de ancho”.

“Se ha demorado muchísimo, es una asignatura pendiente y me parece un tema grave desde el punto de vista de la movilidad y la seguridad”

Óscar Andrés Quintela / Arrokabe Arquitectos

También apunta a que la configuración actual de Virxe da Cerca no permite apreciar su carácter monumental, ya que "no deja de ser una carretera, con una intensidad de tráfico muy elevada”, así como la hostilidad de la calle en condiciones meteorológicas adversas, comunes en Santiago, y cómo afectan a los peatones. "Tal como llueve aquí, que sabemos que llueve de lado, generalmente del suroeste, te pega de lleno... cuando vas constreñido en un espacio pequeño, entre bolardos, es un contexto muy agresivo para el peatón", explica Óscar Andrés Quintela.

Óscar Andrés Quintela (izq.) junto a su hermano Iván Andrés Quintela, socios en Arrokabe Arquitectos

Óscar Andrés Quintela (izq.) junto a su hermano Iván Andrés Quintela, socios en Arrokabe Arquitectos / cedida

¿Cuál sería la solución para mejorar la movilidad?

Cuenta Ángel Cid, que cuando presentaron su propuesta para el congreso de A Cidade Intuida, en 2011, llegaron a la conclusión de que “la única solución para dar al peatón el espacio que convendría, era la dirección única con circulación en sentido norte”. Esta medida incluye al transporte público, que usa esta vía de manera intensiva, porque “de nada serviría retirar vehículos privados, si autobuses de gran tamaño siguen pasando en ambas direcciones”. La solución tiene una ventaja evidente, como señala Cid, ya que “reduciría a la mitad el espacio público destinado al tráfico rodado e incrementaría enormemente el destinado al peatón”. Pero también esconde un problema: “No evitaría el flujo prácticamente constante de vehículos en esa dirección”.

Hoy, 13 años después de aquel congreso, Cid se plantea intentar ir más allá, “analizando la posibilidad de que los vehículos privados no puedan cruzar de sur a norte por esta vía”. También apunta a que sería necesario modificar el esquema de movilidad radial del transporte público, que “hace que casi todas las líneas pasen por esta calle”. Pero estas cuestiones no se pueden abordar, dice Cid, introduciéndolas puntualmente sobre el esquema actual de movilidad porque “Implican resolver y asumir cambios profundos en nuestra manera de movernos en el casco urbano”. 

Para Ángel Cid hay que replantear el sistema de transporte público radial de Santiago, que hace que la mayoría de las líneas de autobús pasen por Virxe da Cerca

Para Ángel Cid hay que replantear el sistema de transporte público radial de Santiago, que hace que la mayoría de las líneas de autobús pasen por Virxe da Cerca / ECG

Comparte esta opinión Óscar Andrés, para quien “es necesario un planteamiento general de movilidad que vaya más allá de la propia calle Virxe da Cerca”. Sin embargo, el arquitecto considera que este argumento se ha utilizado como excusa para no hacer nada. Por eso, aunque entiende que es fundamental tener una visión global, se aventura a exponer que también es importante ser operativo y probar soluciones sin necesidad de grandes inversiones. “Uno puede decidir cortar el tráfico y ver qué pasa, o dejar un único carril. Esta sería la solución ideal, más allá de plantear un concurso de ideas”, afirma. Señala que tales pruebas no cuestan dinero y son siempre reversibles. 

Aunque reconoce que es evidente que se necesita hacer algo, Manuel Carbajo se muestra más conservador en relación con cuál debería ser la manera de abordarlo. “No tengo criterio para decir si debe ser un único carril o dos, en un sentido u otro, ya que no dispongo de los datos técnicos necesarios para respaldar esa posición. No me atrevo a sugerir la eliminación del autobús, su reducción de tamaño o de paradas", comenta. Para Manuel Carbajo estas cuestiones deben ser “una decisión técnica y en cierta manera política. A nosotros nos corresponde plasmarla formalmente, pero no establecer cuál debe ser la línea de trabajo”. Sobre el posible concurso de ideas, señala que “cualquier concurso debe partir de un trabajo previo que clarifique las intenciones del Ayuntamiento. Una vez que un estudio serio determine la solución genérica y se establezca una posición política clara, entonces los arquitectos pueden intervenir. 

"Santiago debe encontrar su propio modelo"

Santiago debe encontrar su propia solución, su modelo”, responde Ángel Cid cuando se le pregunta por modelos exitosos de humanización. “Nada es trasladable literalmente”, dice para apuntar que “las referencias que hay en nuestro entorno cercano nos permiten entender la importancia que pueden tener los cambios que se plantean y las oportunidades que se abren si se asume el reto y se enfoca correctamente”.

Los tres arquitectos consultados descartan el soterramiento como opción viable para Virxe da Cerca, como propone el PP

Los tres arquitectos consultados descartan el soterramiento como opción viable para Virxe da Cerca, como propone el PP / ECG

Ninguno de los tres cree que estos cambios pasen por un soterramiento del tráfico, como propuso en campaña el candidato popular Borja Verea. “Enterrar los problemas es una solución muy viejuna”, opina Óscar Andrés que afirma que “no puedes meter en el centro más densidad de tráfico, todas las políticas urbanísticas van en sentido contrario”. Por su parte, Manuel Carbajo reconoce que “es cierto que soterrar el tráfico en Virxe da Cerca permitiría tener una plataforma peatonal, pero hay que saber a qué coste económico, histórico y medioambiental. “Ese es el motivo por el que a mí me resulta difícil a priori apostar por ese proyecto”.