Santiago

La USC no encuentra daños graves en los edificios ocupados por la protesta propalestina

La universidad está revisando desde el miércoles el estado del rectorado y de la Facultad de Historia

Los manifestantes aseguraron que continuarán con sus reivindicaciones, pero aún no han anunciando nuevas acciones

Protesta de los estudiantes en la Praza do Obradoiro de Santiago tras ser desalojados de los edificios de la USC

Protesta de los estudiantes en la Praza do Obradoiro de Santiago tras ser desalojados de los edificios de la USC / Jesús Prieto

Varios días después del desalojo de los manifestantes que ocuparon el rectorado y acamparon en la Facultad de Historia para reclamar a la USC un posicionamiento más contundente que el adoptado contra la ofensiva israelí en Gaza, la universidad se encuentra en fase de evaluación del estado de estos inmuebles, en los que por el momento no ha encontrado “daños ni desperfectos graves”. Mientras, ambos espacios permanecen bajo vigilancia policial.

Medidas disciplinarias

El rector Antonio López señaló el pasado miércoles que no descartaba medidas disciplinarias contra los miembros de la asamblea pro Palestina, una vez identificados y en función del estado en que hubieran quedado los edificios ocupados.

Al margen de estas posibles acciones a nivel interno, fuentes de la USC señalan que “la actuación de la Policía va por otra vía, que es ajena a nosotros y tomará la dirección que ellos estimen oportuna”, en referencia a una eventual apertura de diligencias si se hubiera detectado alguna conducta susceptible de ser denunciada.

Continuidad de la protesta

Los manifestantes iniciaron su protesta contra la masacre de civiles en Gaza a mediados de mayo con una acampada en Historia, que convivió con la actividad ordinaria del centro. Ante la negativa de la USC de asumir sus postulados, esta semana se encerraron en el rectorado, impidiendo el acceso del personal y del equipo de gobierno.

El miércoles fueron desalojados de ambos lugares y aseguraron que continuarían con sus reivindicaciones, aunque por el momento no han anunciado nuevas acciones.