La comarca del Sar llora a Lydia Angueira, mujer coraje y fundadora de Pulpería Rial

La capilla ardiente con los restos mortales de la polifacética hostelera ha quedado abierta este domingo en el tanatorio Iria Flavia de Padrón

Su cuerpo será conducido este lunes a las 16.30 horas desde el tanatorio de Iria Flavia hasta la iglesia parroquial de San Xulián de Laíño

La comarca del Sar llora a Lidia Angueira, mujer coraje y fundadora de Pulpería Rial

La comarca del Sar llora a Lidia Angueira, mujer coraje y fundadora de Pulpería Rial / Cedida

La comarca del Sar se despertó este domingo con la triste noticia del fallecimiento de Lydia Angueira Viturro, a los 70 años, después de una larga y valiente lucha contra la enfermedad. Natural de la parroquia de San Xulián de Laíño, Dodro, fue fundadora junto con su marido, José Manuel Rial, de la emblemática Pulpería Rial, en Padrón, donde la pareja se estableció hace más de 40 años.

Además de por todo el trabajo y esfuerzo para conseguir que el negocio familiar saliese adelante y se consolidase como un restaurante de éxito, Lydia Angueira destacó sobre todo por su incondicional participación en la vida social de la villa. Fue una mujer comprometida con la igualdad y defendió siempre por los derechos de las mujeres, lo que le repercutió con varios reconocimientos de instituciones públicas. Jugó al fútbol en la liga femenina de la comarca en los años setenta, fue pregonera de las Grandes Festas de Pascua, colaboró en numerosas asociaciones e iniciativas populares, en campañas de concienciación y lucha contra el cáncer y la violencia de género; apoyó siempre la defensa de la lingua, la recuperación y puesta en valor de tradiciones, los avances de la ciencia y cualquier idea emprendedora que sirviese para “avanzar cara adiante”, una frase que siempre estaba en sus labios. 

Pasión por su familia

Su gran debilidad siempre fue su familia, a la que amó y protegió hasta el último suspiro: su marido, José Manuel; sus hijos, Jose y Begoña; y sus seis nietos, Úrsula, Simón, Manuela, Victoria, Xoel y Antía, por los que se desvivía y a quienes siempre quería tener a su lado. Era hermana de Anxo Angueira, presidente de la Fundación Rosalía de Castro y académico de la Real Academia Galega, a cuyo discurso de ingreso asistió la finada con gran emoción hace apenas dos meses. 

La capilla ardiente con los restos mortales de Lidia Angueira ha quedado abierta este domingo en el tanatorio Iria Flavia de Padrón, donde permanecerán hasta mañana, lunes 17 de junio, a las 16.30 horas, cuando serán trasladados a la iglesia parroquial de Laíño, donde tendrá lugar el funeral. A continuación, recibirá sepultura en el cementerio parroquial. La noticia de su muerte ha causado un profundo dolor en la villa de Padrón, donde era una persona muy conocida, querida y respetada. DEP