El Concello de Santiago ofrecerá a la Xunta dos parcelas para construir vivienda protegida

La administración gallega pretende expropiar suelo en 16 áreas urbanizables para que a partir de 2028 salgan al mercado 2.000 pisos a precio tasado

Contempla una inversión de algo más de cinco millones de euros

Construcción de un edificio de viviendas en Santiago de Compostela

Construcción de un edificio de viviendas en Santiago de Compostela / Antonio Hernández

En Santiago 1.183 personas quieren comprar o alquilar pisos protegidos y no pueden hacerlo. Con los precios del metro cuadrado de la vivienda libre rozando los niveles de la burbuja inmobiliaria y los arrendamientos disparados, la Xunta anunció esta semana un plan para impulsar la construcción de viviendas a precio tasado en toda la comunidad. La intención es desembolsar algo más de cinco millones de euros para comprar suelo. Desde hace meses, la Xunta negocia también con el Ayuntamiento para que le ceda alguna parcela. Raxoi indica que va a ofrecerle dos suelos de titularidad municipal para que la administración autonómica ejecute vivienda de protección. 

“La conselleira de Vivenda, María Martínez Allegue, anunció el pasado lunes que el Instituto Galego de Vivenda e Solo tenía intención de reunirse con todos los ayuntamientos, reunión a la que el gobierno de Goretti Sanmartín irá con los deberes hechos”, indican a EL CORREO GALLEGO desde la Alcaldía. Raxoi “ya tiene analizada la situación y está en condiciones de hacer la cesión de dos parcelas de titularidad municipal, como podrá trasladar próximamente el concelleiro de Urbanismo e Vivenda, Iago Lestegás”, añaden. Desde el Concello no aclaran si la cesión será totalmente gratuita o si pedirán algún tipo de contraprestación a la Xunta por el suelo. Tampoco desvelan, por el momento, la ubicación de las fincas en las que se podrían construir viviendas protegidas. 

Expropiaciones

El pasado lunes el Consello de la Xunta aprobó un plan para construir hasta 20.000 viviendas protegidas (VPO) en toda la comunidad. Tras analizar los datos del registro de demandantes, en los que se han anotado 1.183 personas en la capital gallega, la estrategia contempla la creación de 2.000 pisos en Santiago. Por el momento, el primer paso será el de conseguir el suelo necesario y llegar a acuerdos con los ayuntamientos. El IGVS ha reservado 5.05 millones de euros para adquirir unos 385.000 metros cuadrados, aunque esta cantidad está todavía pendiente de cerrarse definitivamente cuando se concreten algo más los proyectos. Para conseguir los terrenos se recurrirá a la figura de la expropiación. Además de los 2.000 pisos protegidos en este espacio se promoverán otras 500 viviendas libres. 

Plano de Santiago con los polígonos urbanizables en los que la Xunta pretende construir vivienda protegida

Plano de Santiago con los polígonos urbanizables en los que la Xunta pretende construir vivienda protegida / Cedida

¿Dónde se ubicarán los pisos protegidos? En Santiago, la Xunta pretende materializar su promesa en los 16 polígonos urbanizables que figuran en el plan general. Además se incluye un amplio terreno a recalificar en la zona norte de la ciudad (en rosa en el mapa que ilustra esta información). Los suelos urbanizables se disponen en diferentes barrios como San Lázaro; Vista Alegre-Vite; Aríns o Choupana, entre otros. 

Habrá que esperar hasta el año 2028

Las viviendas aún tardarán en estar disponibles. La compra de suelo es el último paso de la primera fase de la estrategia. Primero habrá que realizar la planificación y determinar exactamente los ámbitos en los que se actuará, negociar con los concellos y promover la tramitación de la construcción de los inmuebles como proyectos de interés autonómico para poder agilizar los trámites. En la segunda fase se acometerá la urbanización de las parcelas seleccionadas y finalmente se procederá a la construcción de los edificios.

 Los cálculos del ejecutivo gallego pasan porque las viviendas se pongan en el mercado entre el año 2028 y el 2029. Según explicaron el lunes tras la rueda de prensa del Consello, el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y la conselleira de Vivenda, María Martínez Allegue, la administración gallega sólo promoverá públicamente el 20% del parque residencial previsto. El 80% se venderá a precios tasados, pero será de iniciativa privada.

Crecimiento

De materializarse, la construcción de 2.000 nuevas viviendas protegidas en Santiago supondrá casi multiplicar por dos la edificación con respecto a los últimos 15 años. Desde 2009, en la capital gallega, la Xunta ha promovido directamente 270 casas y mediante la iniciativa privada se han construido otras 915 más. Por el momento el único plan firme de la Xunta para construir vivienda protegida pasa por los tres edificios del barrio de O Castiñeiriño, con 60 pisos que se pondrán en alquiler social. Los planes de la Consellería de Vivenda son que las obras puedan iniciarse en el mes de julio “siempre que se consiga la licencia municipal”. La previsión es que estén finalizadas en el año 2026. Vivenda todavía no ha adjudicado los trabajos, pero los concursos, a los que se presentaron un total de ocho empresas, se encuentran ya muy cerca de la fase final.

Desde el Concello de Santiago también se empiezan a dar pasos para intentar facilitar el acceso a la vivienda. “El gobierno de Santiago de Compostela que lidera Goretti Sanmartín impulsó en este primer año de gobierno una política pública que incluye distintas iniciativas a favor del derecho a una vivienda digna y adecuada para todos los vecinos”, apuntan desde la Alcaldía. El Ejecutivo local recuerda que en el marco de esta estrategia, se está impulsando la creación de una empresa pública de vivienda “que priorice la rehabilitación del patrimonio inmobiliario para proporcionar soluciones habitacionales de calidad”. Con el mismo objetivo de promover la recuperación del parque residencial existente, Raxoi destaca que se “activó el Rexistro de Soares, que promoverá la rehabilitación de edificios abandonados para uso como vivienda en el centro da ciudad”.

Suscríbete para seguir leyendo