Diez retos para Santiago: ¿En qué se ha avanzado en el primer año de Sanmartín como alcaldesa?

Raxoi ha dado pasos para desbloquear el aparcamiento del Clínico o lograr vivienda protegida en la parcela de Peleteiro, pero pocas promesas se han materializado ya 

La alcaldesa de Santiago, Goretti Sanmartín, el 17 de junio de 2023 en la toma de posesión

La alcaldesa de Santiago, Goretti Sanmartín, el 17 de junio de 2023 en la toma de posesión / Antonio Hernández

Hace justo un año, Goretti Sanmartín, levantaba el bastón de mando como nueva alcaldesa de Santiago. La capital gallega tenía ya numerosos asuntos pendientes por resolver, como una solución para los problemas de aparcamiento del Hospital Clínico, la reurbanización de la parcela del Peleteiro, la mejora del transporte público o la vivienda, entre otros. ¿En qué se ha avanzado en los primeros doce meses de gestión del BNG y Compostela Aberta?

Parcela de peleteiro

El inmueble es actualmente propiedad del fondo Arqura, perteneciente a la Sareb (el conocido como banco malo que se quedó con los activos de las entidades financieras). Sanmartín prometió en campaña exigir al Gobierno que cediese la parcela al Ayuntamiento para construir vivienda pública. Pero no lo consiguió. En mayo del año pasado, la Sareb pedía licencia para construir un apartahotel, más de 10.000 metros cuadrados de superficie comercial y vivienda libre. La licencia no incluía los pisos protegidos que recogía el anterior plan, negociado por la corporación socialista y que no salió adelante por falta de acuerdo en el pleno. Pese la negativa de la Sareb, la alcaldesa insistió y tras lograr reunirse con el ministro de Economía, Carlos Cuerpo, ha arrancado el compromiso para que se reformule el proyecto. Se incluirá un porcentaje aún por determinar de vivienda protegida. Pero la reurbanización de la zona tardará. Habrá que modificar los usos de la parcela en el plan urbanístico, un proceso que podría demorarse como mínimo unos ocho meses y después conceder la licencia.

Vivienda

Durante la campaña, el BNG prometió crear un plan de dinamización de vivienda vacía para destinarla a alquiler para jóvenes. El objetivo era movilizar hasta 9.500 casas desocupadas. En este primer año tan sólo se ha empezado a perfilar la creación de una empresa pública de vivienda. A finales de abril, se creó una comisión especial con integrantes de todas las formaciones políticas y técnicos de distintas áreas municipales para empezar a trabajar en la definición del objeto de esa sociedad. En los presupuestos de este año apenas hay recogida una partida de medio millón de euros para rehabilitar vivienda, que por el momento no se ha usado.

Viviendas de uso turístico

Prevista para antes de que acabase el año 2023, el Ejecutivo local presentó finalmente el pasado 3 de junio el borrador de ordenanza para culminar la regulación de los pisos turísticos, pendiente tras la reforma del plan urbanístico aprobada en el mandato de Sánchez Bugallo. Para sorpresa de los propietarios, que aseguran que Sanmartín les había prometido una solución, no se permitirá operar a aquellos que estaban anotados en el registro de la Xunta, pero que carecían de licencia municipal. La alcaldesa aseveró que los informes jurídicos no permiten regularizarlos. El nuevo planeamiento urbanístico trajo reglas de juego diferenmtes. Por ejemplo, que las VUT sólo puedan instalarse en bajos o primeras plantas. Los propietarios esperaban que aquellas viviendas que funcionaban antes del cambio del PXOM pudiesen operar legalmente gracias a una ordenanza que regularía este proceso. El borrador, que todavía tiene que ser aprobada definitivamente, tan solo regula cómo funcionar durante un máximo de 60 días al año.

Tasa Turística

Sanmartín prometió que en los primeros días de su mandato se pondría en contacto con la Xunta para pedirle que diese el visto bueno a la implantación de la tasa turística en Santiago. En su primer encuentro con Alfonso Rueda, celebrado en octubre, se abordó la reclamación. La alcaldesa logró que el presidente autonómico accediese a estudiar la tasa para Santiago. Pero Rueda reclamó un estudio detallado sobre el tema, que ocho meses después no ha sido presentado. 

Casa da Xuventude

El PSOE había aprobado poco antes de las elecciones municipales su cesión a la Deputación de A Coruña para que la rehabilitase y crease un espacio de coworking especializado en el metaverso. El inmueble también contaría con un auditorio, espacio para los vecinos del casco histórico y una oficina de cobro de tributos del ente provincial para toda la comarca. Sanmartín anuló este acuerdo poco después de tomar las riendas del Pazo de Raxoi. Aunque la alcaldesa apuesta por demoler el inmueble, sus socios de Gobierno, Compostela Aberta, insisten en que debe mantenerse. Durante el primer año de mandato no se ha tomado ninguna decisión, ni se han reservado partidas en los presupuestos, ni para tirarla, ni para rehabilitarla. 

Contrato de buses

Tras varios incendios, averías habituales y un servicio claramente insuficiente para rutas como la del aeropuerto, Santiago espera desde hace años un nuevo contrato del transporte público urbano. Bugallo lo licitó a finales del mandato, pero fue paralizado de manera cautelar tras el recurso de varias empresas. Raxoi optó finalmente por anular este proceso y reiniciarlo desde cero. En marzo se dieron a conocer los nuevos pliegos, pero ya entonces se advirtió que la nueva licitación no podrá materializarse durante este año.

Párking clínico

El caos circulatorio en el entorno del hospital santigués también espera solución. Tras meses de tira y afloja entre la Xunta y el Concello finalmente a principios de mayo se llegó a un principio de acuerdo. La administración gallega pagará el 80% de la obra y acometerá inversiones en saneamiento en Santiago por valor de 3,5 millones de euros y Raxoi pondrá el 20% restante. Pero se desconoce cuándo se cerrará el acuerdo y cuándo podrán empezar las obras.

Contrato del agua

La renovación de la red de tuberías de saneamiento y abastecimiento del ayuntamiento es otra de las asignaturas pendientes del mandato. La red está obsoleta y son habituales las averías. Por el momento el único paso que se ha dado es la creación de una comisión, que echó a andar hace apenas unos días. Deberá estudiar si es mejor remunicipalizar el servicio o sacar a licitación un nuevo contrato para que lo gestione una empresa privada. 

Comedores escolares

Desde hace años, las Anpas de Santiago reclaman al Concello que los colegios públicos cuenten con cocina propia que ofrezca a los alumnos comida de calidad en vez de recurrir a los menús realizados por una empresa de cátering. Sanmartín prometió que en su primer año de mandato se avanzaría hacia un nuevo modelo de comedores escolares. “De manera inmediata, pondremos en marcha un plan piloto en dos centros y ofertaremos actividades extraescolares”, afirmó en campaña. Los presupuestos de este año recogen una partida de 448.000 euros para hacerlo. Pero no se ha materializado.

Restollal

El PSOE había presentado también un ambicioso proyecto para reurbanizar la zona de O Restollal, humanizar el barrio y convertirlo en una zona de bajas emisiones con limitación de entrada a los vehículos más contaminantes. Pero el Ejecutivo recibió a finales de abril de 2023 la noticia de que no podría contar con los 4,5 millones de euros que había pedido de financiación de fondos europeos Next Generation. El nuevo gobierno bipartito prometió buscar recursos para llevar a cabo una reforma del entorno. De momento no se ha presentado ningún nuevo proyecto.