Rueda mantiene su “compromiso” de tramitar la tasa turística cuando disponga de la documentación

Sanmartín instó al presidente autonómico a impulsar la medida al considerar que es un “clamor social” entre los santiagueses

Turistas hacen cola para acceder a la Catedral a pesar del mal tiempo / antonio hernández

Turistas hacen cola para acceder a la Catedral a pesar del mal tiempo / antonio hernández

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, indicó ayer que mantiene su “compromiso” de tramitar una ley que permita establecer una tasa turística en Santiago cuando reciba del Concello la documentación que justifique la necesidad de la medida. El mandatario señaló que “quedaramos en que o Concello ía trasladarnos unha documentación sobre a taxa turística, sobre a base de que o recadado se revertera en aspectos de mellora turística. Eu sigo agardando que se me remita esa documentación”.

El jefe del Ejecutivo gallego expresó también que “eu teño a miña opinión sobre as taxas turísticas”, en referencia a que no es partidario de implantarlas, pero “é un dereito do concello impoñela e tamén asumir as consecuencias da súa aplicación, sexan boas ou malas”.

Así, concluyó que “se a documentación se presenta cos condicionantes que a alcaldesa aceptou, manteño o meu compromiso de tramitala para que finalmente se convirta nunha lei”. El presidente destacó que “non hai ningún cambio” en su postura y “o máis operativo sería dispoñer desa documentación”.

“Clamor social”

Las declaraciones del presidente se produjeron después de que la alcaldesa Goretti Sanmartín le instara a comprometerse con con la tasa turística al considerar que es un “clamor social” entre los santiagueses. La regidora aseguró que pretendía entregarle los informes en persona, pero aseguró que si no le convoca, tal y como ella misma le pidió por carta, el gobierno local le remitirá igualmente esta documentación.

Las declaraciones de ambos dirigentes se producen después de que Rueda alertara sobre la implantación de este tipo de medidas porque podrían ser percibidas como “turismofobia”. Sanmartín rechazó esta posibilidad y apeló a la importancia de que los visitantes contribuyan al mantenimiento de la ciudad. También lo hizo la tenienta de alcaldesa María Rozas, que advirtió de los ejemplos de ciudades como Venecia, donde “non tomaron medidas a tempo” y a las que “non queremos parecernos”.