Los estudiantes propalestinos en la Casa da Balconada vuelven a impedir la entrada a un directivo de la USC

Continúan las protestas ante la ofensiva israelí en Gaza tras ser desalojados del rectorado y de la Facultad de Historia la semana pasada

Los alumnos afirman que permanecerán en la gerencia en "una jornada de puertas abiertas" y que no están impidiendo la entrada

La asamblea de estudiantes propalestinos entra en la Casa da Balconada de la USC

El Correo Gallego

Tras ser desalojados del rectorado la semana pasada, la asamblea de estudiantes propalestinos retoma sus acciones de protesta contra el ataque israelí a Gaza. Esta manaña, según explican fuentes de la Universidade de Santiago, un grupo de alumnos ha entrado en la Casa da Balconada y ha impedido al gerente, Javier Ferreira, entrar en su despacho. Según ellos mismos explican a través de sus redes sociales, permitieron que accediesen a sus puestos de trabajo a “todos los empleados” menos al gerente de la USC, al considerar que es “el responsable de firmar los convenios con las empresas sionistas”.

Los miembros de la asamblea están repartiendo folletos informativos sobre la ofensiva de Israel en Gaza en respuesta a los ataques del 7-0, que supera ya los 37.000 palestinos muertos. Los estudiantes aseguran que su intención es permanecer en el edificio "nunha xornada de portas abertas" y que no están impidiendo el funcionamiento de la gerencia.

Los estudiantes tienen intención de permanecer en este edificio "todo el día" y han convocado una concentración delante del mismo a las 20:30 horas.

"O noso obxectivo, lonxe de ser acadado na ocupación da reitoría a semana pasada e ante a inacción dos órganos democráticos da USC segue a ser o mesmo: deter a vergoñenta colaboración da USC co xenocidio perpetrado por Israel", aseguran en una nota remitida a la prensa desde la asamblea.

La Policía desaloja a los estudiantes que permanecían encerrados en el Colexio de San Xerome

Javier Rosende Novo

El pasado 10 de junio un grupo de unas 20 personas encapuchadas irrumpió en el Colexio de San Xerome, sede del rectorado de la USC. La asamblea de estudiantes justificó la acción dado que en su opinión, no se habían aprobado sus exigencias. En la reunión del órgano de gobierno sí se dio el visto bueno a un manifiesto en relación a la situación en el territorio palestino, pero los manifestantes consideran insuficiente este posicionamiento y se muestran dispuestos a mantener el encierro hasta que se asuman sus demandas. Entre otras cuestiones demandan que la USC rompa relaciones con empresas "vinculadas ao sionismo". Dos días después efectivos policiales desalojaron a los estudiantes tanto del rectorado, como de la Facultad de Historia en la que habían acampado para denunciar el "genocidio" contra el pueblo palestino. Desde la USC se mantiene que el desalojo se produjo de manera pacífica, pero los estudiantes aseguran que recibieron golpes por parte de la Policía.

Reivindicaciones

Con el encierro, los estudiantes buscaban que el rector de la USC asumiese sus reivindicaciones -recogidas en un documento de 16 puntos- en relación a la ofensiva de Israel en Gaza como respuesta a los ataques del 7-0 y que ha provocado la muerte de más de 37.000 palestinos desde octubre, según el Ministerio de Salud de la Franja, gobernada por Hamás. Aseguran que lo principal es que la USC "poña fin á financiación e a complicidade con institucións e empresas que están relacionadas directamente co xenocidio que está habendo en Palestina. Por exemplo, agora o Banco Santander, así como proxectos de investigación ou colaboracións do tipo máis académico".

Tras ser desalojados del rectorado y de la Facultad de Historia los estudiantes aseguraron que continuarían con las protestas. El pasado domingo, a través de un comunicado, cuestionaron la utilidad de la comisión creada por la USC para el desarrollo de actividades a favor de la población palestina y consideraron que se trata de un "falso compromiso" de la institución académica.