El DOG publica la suspensión de licencias de locales vinculados al turismo en Santiago

La norma está orientada a frenar la proliferación de locales de carácter turístico como son las oficinas de cambio de moneda, las agencias de viaje, visitas guiadas, free-tours, consignas y similares

Un dispositivo de control de acceso al casco histórico de Santiago desarrollado con Smartiago, ubicado en Porta Faxeira

Un dispositivo de control de acceso al casco histórico de Santiago desarrollado con Smartiago, ubicado en Porta Faxeira / Antonio Hernández

EFE

El Diario Oficial de Galicia (DOG) publica este miércoles la resolución por la que se procede, en Santiago de Compostela, a la suspensión cautelar de licencias y comunicación previas de determinados establecimientos vinculados al turismo, así como suspende el relevo de usos comerciales por residenciales en los bajos, todo ello con el objetivo de proteger el comercio local.

La publicación corresponde al acuerdo de la junta de gobierno local del pasado lunes 17 de junio y entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de Galicia y en un periódico de los de mayor difusión en la provincia. La suspensión afecta, durante un plazo máximo de un año, a la implantación de nuevos usos residenciales en la planta baja en locales donde se desarrollasen hasta la fecha otros usos comerciales y donde no hubo previamente un uso residencial.

Principalmente, la norma está orientada a frenar la proliferación de locales de carácter turístico como son las oficinas de cambio de moneda, las agencias de viaje, visitas guiadas, free-tours, consignas y similares. Tampoco se podrán abrir locales de nuevos usos y actividades de carácter terciario en planta baja, pero sí que se podrán implantar actividades dotacionales como, por ejemplo, una escuela infantil. Las actividades dotacionales que sí se permitirán incluyen los ámbitos docente, sanitario, asistencial, sociocultural, institucional-administrativo y deportivo.

De la suspensión, también quedan exentos los establecimientos dedicados a la venta de los distintos productos alimentarios y de otros productos básicos que conforman lo que se denomina “la cesta de la compra”. En este epígrafe se incluyen los supermercados y mercados, las tiendas de ultramarinos y similares. También se permitirá la apertura de comercio de proximidad "siempre que los productos y servicios comercializados sean de uso frecuente por las personas residentes, y no estén mayoritariamente orientados al turismo”, como por ejemplo, una zapatería.

Otro apartado específico en las exenciones afecta a “aquellos establecimientos comerciales que contribuyen al enriquecimiento y cohesión del tejido cultural, social o económico de la ciudad”. Respecto a este punto, “las personas interesadas deberán aportar a la solicitud de licencia o a la comunicación previa una documentación que avale su petición y que conste de “una memoria explicativa del tipo de productos o servicios que se van a comercializar en el local, con indicación de su correspondencia con alguno de los tipos señalados por la norma y una declaración responsable de que solo se van a exponer y ofertar en el local los productos y servicios que se describieron en la memoria”.

En todo caso, no se verán afectados por la suspensión los casos en los que la comunicación previa de inicio de actividad ya contase con la preceptiva licencia de obras para desarrollar la actividad. Tampoco afecta esta suspensión en el caso de las comunicaciones previas de primera ocupación de viviendas, cuando ya obtuviesen licencia urbanística de ejecución de las obras precisas para el uso residencial.