El Gobierno eleva al 80% su aportación a la nueva depuradora: Santiago ahorra 11 millones

La inversión asciende a 60 millones, se financiará con fondos Next Generation y la previsión es que las obras finalicen a mediados de 2026

Sanmartín: “É un proxecto imprescindible”

Pedro Blanco, Goretti Sanmartín, Rosa Cobo y Ángeles Vázquez, en el centro, junto a miembros de la Corporación municipales y técnicos de Acuaes, ayer, durante la visita a las obras de la nueva EDAR de Santiago

Pedro Blanco, Goretti Sanmartín, Rosa Cobo y Ángeles Vázquez, en el centro, junto a miembros de la Corporación municipales y técnicos de Acuaes, ayer, durante la visita a las obras de la nueva EDAR de Santiago / Antonio Hernández

“É unha obra imprescindible para Santiago”. Así se refirió ayer la alcaldesa de la capital gallega a los trabajos ya en marcha para la ejecución de la nueva estación depuradora de aguas residuales de A Silvouta, después de que este miércoles la sociedad mercantil estatal Aguas de las Cuencas de España (Acuaes), adscrita al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico; Augas de Galicia y el Concello de Santiago firmasen la adenda al convenio suscrito el 5 de febrero de 2021 para la ejecución, financiación y explotación de la futura EDAR de Compostela. El documento actualiza la cuantía de la inversión prevista, que se sitúa en 60 millones de euros, y el cambio en las condiciones del financiamiento, ya que el Estado, a través de los fondos Next Generation, aumentará su aportación del 65% al 80%. Con este incremento, el Concello ahorrará 11,4 millones de euros. Por su parte, la Xunta mantiene su aportación en 10,8 millones.

“A nova depuradora é un proxecto imprescindible para devolver á vida o río Sar, tan importante na nosa identidade cultural colectiva e tan necesitado dun tratamento adecuado, que merece o acordo unánime de todas as forzas políticas e a colaboración man a man de todas as administracións”, subrayó Sanmartín tras la firma de la adenda, en el marco de un acto celebrado en el Pazo de Raxoi en el que también participaron Pedro Blanco, delegado del Gobierno en Galicia; Ángeles Vázquez, conselleira de Medio Ambiente e Cambio Climático, como presidenta de Augas de Galicia; y Rosa Cobo, presidenta ejecutiva de Acuaes. “Esta actuación achegará Compostela aos estándares que corresponden ao século XXI, cando xa non se pode adiar máis unha acción decidida de rexeneración dos nosos ecosistemas”, indicó la regidora de la capital gallega, quien se comprometió a “impulsar decididamente as novas redes no ámbito rural e a renovación das existentes na zona urbana”. Asimismo, subrayó que “é imprescindible avanzar na renovación do servizo ao completo, atopando o mellor modelo para xestionar o ciclo da auga”.

Gobierno, Xunta y Concello firmaron este miércoles en el Pazo de Raxoi la adenda al convenio suscrito el 5 de febrero de 2021 para la ejecución, financiación y explotación de la futura EDAR de Santiago

Gobierno, Xunta y Concello firmaron este miércoles en el Pazo de Raxoi la adenda al convenio suscrito el 5 de febrero de 2021 para la ejecución, financiación y explotación de la futura EDAR de Santiago / Antonio Hernández

En cuanto al plan de financiación para el desarrollo del proyecto, Sanmartín señaló que Raxoi “xa realizou unha achega de 300.000 euros durante a fase de redacción e tramitación do proxecto construtivo da EDAR e do proxecto da acometida eléctrica” y añadió que “o resto do importe do investimento que lle corresponde ao Concello sitúase en 874.000 euros”. Eso sí, incidió en que las arcas municipales también tendrán que afrontar “os custos de explotación da depuradora durante a obra”.

Por su parte, el delegado del Gobierno en Galicia destacó “o compromiso e a acción do Goberno para mellorar a xestión das augas residuais en Galicia, onde destinou un total de 130 millóns de euros” y valoró la acción del Ejecutivo en Santiago, “onde está a satisfacer necesidades históricas con investimentos históricos”, subrayó. En la misma línea, la presidenta ejecutiva de Acuaes subrayó que elevar la aportación del Estado al 80 % era un “compromiso del Gobierno”. Mientras, la conselleira de Medio Ambiente e Cambio Climático puso en valor “a colaboración e o esforzo realizado polas tres administracións implicadas pensando sempre no beneficio do conxunto da cidadanía santiaguesa”. 

Las obras de la nueva EDAR comenzaron el pasado 14 de febrero y la previsión es que finalicen a mediados de 2026. Tras los trabajos, la nueva depuradora permitirá aumentar la capacidad de tratamiento actual hasta 52.000 metros cúbicos al día y reducir la carga contaminante de nitrógeno y fósforo. “Se construirá en terrenos colindantes y sin que deje de funcionar la actual, incorporará nuevas tecnologías, entre ellas un sistema de tratamiento con membranas, a la vez que aprovechará los residuos para generar biogás para autoconsumo de la planta y podrá disponer de los fangos para fines agrícolas”, indicó el ingeniero de Acuaes Julio Somoza. Además, la nueva EDAR tendrá una capacidad de tratamiento de 205.000 habitantes actuales (277.000 habitantes futuros). 

Visita a las obras

Tras la firma de la adenda, la comitiva que participó en el acto en Raxoi visitó las obras de la nueva depuradora. En la actualidad, los trabajos se centran en la ejecución del pozo de gruesos, el bombeo de agua bruta en el pretratamiento y en la galería de servicio situada entre la decantación primaria y el reactor biológico. Posteriormente, se procederá a ejecutar la parte de la línea de fangos correspondiente al proceso de espesamiento y el edificio de control de las nuevas instalaciones. En el desarrollo de diseño de las nuevas instalaciones se ha optimizado la implantación inicial, reubicando algunos de los elementos de forma que se mejora la disposición y los espacios, incluyéndose más elementos en la parte exterior de la planta actual y garantizando así el plazo de ejecución. Las obras de la acometida eléctrica, que permitirá asegurar el funcionamiento de la nueva EDAR, fueron licitadas el 28 de mayo, estando previsto que se adjudiquen el próximo mes de septiembre. Estas obras consisten en la ejecución de una línea eléctrica de media tensión de 2,5 kilómetros y trazado soterrado que proporcionará la máxima seguridad de funcionamiento y minimizará el impacto visual y las molestias al entorno.

Suscríbete para seguir leyendo