Hablan los vecinos sobre las obras en el Pombal: "Lo importante es que se haga bien una vez y no mal veinte veces"

“Si se arreglan los problemas, bienvenidos sean los ocho meses de trabajos”, asegura el presidente de la Asociación Río Sarela 

Obras en la Rúa do Pombal: esto es lo que opinan los vecinos

Javier Rosende Novo

El cierre total a la circulación del Pombal desde el próximo martes y durante el período de ocho meses en los que se calcula que se llevará a cabo la reurbanización de esta zona de Santiago, supondrá sin duda problemas añadidos para el tráfico rodado de la ciudad, además de generar las molestias que toda obra conlleva. Inconvenientes que, sin embargo, los vecinos y usuarios habituales del barrio parecen acoger con satisfacción y con la esperanza de que esta intervención resulte definitiva para poner fin a las inundaciones que sufren algunos locales cuando llueve y para humanizar un área con mucho movimiento y por la que a diario entran a la ciudad muchos vehículos.

“Lo importante es que se haga bien de una vez y no mal veinte veces porque los vecinos ya han tenido que aguantar meses y meses de obras, están curtidos, y lo que quieren es que se solucione el problema real que existe con las aguas de escorrentía”, asegura el presidente de la Asociación Veciñal Río Sarela, Jon Brokenbrow, quien reconoce que “es una zona peliaguda, que tiene sus particularidades porque se ve que llegaban las entradas de agua desde el monte Pedroso hacia la ciudad”.

Las obras en el Pombal provocarán el corte del tráfico en la zona al menos durante ocho meses

Las obras en el Pombal provocarán el corte del tráfico en la zona al menos durante ocho meses / Antonio Hernández

"Hacerlo bien de una vez por todas"

En conversación con EL CORREO GALLEGO, indica que sobre el papel “todo parece de maravilla, por lo que vimos el otro día en el Concello, parece ser que la intención es dejarse de tonterías y hacerlo bien de una vez por todas”. 

Insiste en que “en formato pdf todo tiene muy buena pinta”, y recalca que “lo que estamos viendo es que se quiere dar un paso definitivo para dejar una de las zonas más antiguas y más bonitas de la ciudad en condiciones, con lo que los vecinos lo ven con alegría”.

Tras asegurar que, al menos por ahora, no se le ha trasladado ninguna queja de los residentes sobre esta intervención en una zona en la que recuerda que también tuvieron “muchos problemas con las aceras, que eran muy estrechas y sobre ellas caían piedras”, afirma con cierta ironía que “lo que vamos a hacer es sentarnos en círculo y sacar las banderas por las ventanas porque han sido muchos años aguantando obras a medio hacer, parches e historias raras con los propietarios en algunos casos de una zona que debería ser de propiedad pública”.

Brokenbrow muestra su preocupación por “esta división entre lo público y lo privado en una zona que debería estar completamente en manos públicas para que no se intenten chanchullos como el de poner una noria en ese terreno o alguna otra estupidez”.

Inundaciones frecuentes

También en la Asociación Cultural y Juvenil Itaca ven con buenos ojos la reurbanización del Pombal, entre otras cosas porque, tal y como apunta desde la junta directiva Carme Xiráldez, “o baixo inundábase porque parece ser que hai unha mina de auga, e parece que iso coas obras vai quedar solucionado”.

Pone asimismo el acento en el hecho de que la reurbanización contribuirá “a humanizar a rúa”, de forma que la pueda disfrutar más la ciudadanía que hace vida por esa zona de la capital gallega.

Para Xiráldez, las obras que se piensan acometer durante los próximos ocho meses “son esenciais para que non haxa tanto tráfico e o que teña que pasar por alí, que o faga máis lento”, de forma que se ponga el acento “no peatón, na veciñanza e non nos vehículos”, y destaca asimismo que contribuirán a mejorar el saneamiento.

Sobre el hecho de que las obras se extiendan al menos hasta febrero, indica que “é un mal menor, facelas ben leva o seu tempo, polo que asumimos esas molestias para poder ter no futuro un barrio mellor”.

Además, está convencida de que a los usuarios de la asociación no les va a afectar de forma significativa, puesto que “veñen andando, xa que é unha zona de paso na que non se pode aparcar, co que non nos perxudica”. 

Controvertido carril bici

A pie de calle y entre algunos de los viandantes que pasaban este jueves por la mañana por el lugar, la sensación mayoritaria era favorable al acondicionamiento previsto por el Concello de Santiago. 

No obstante, y aunque algunos de ellos entienden que para poder disfrutar de ciertas mejoras en el futuro hay que soportar antes con resignación los inconvenientes que estas obras van a suponer, también hay quien considera que los ocho meses de duración son un tiempo desproporcionado, e incluso quien va más allá y opina que “está bastante bien como está y hay muchos más sitios en los que intervenir sin tener que hacerlo aquí”.

La mayor controversia entre los consultados se concentra en la idoneidad de establecer un carril bici en una cuesta y en un sitio en el que entienden que lo prioritario debería ser acondicionar las aceras “para que puedan ser utilizadas por una persona con movilidad reducida en silla de ruedas o por quien transporta un carrito de bebé”.

Suscríbete para seguir leyendo