El PSOE de Santiago se desmarca del bipartito y tumba la regulación final de los pisos turísticos

El secretario xeral de los socialistas en Compostela, Aitor Bouza, desveló este viernes que los socialistas no van a apoyarla y se abstendrán

Pazo de Raxoi, en Santiago

Pazo de Raxoi, en Santiago / CEDIDA

La regulación definitiva para los pisos turísticos en Santiago se complica. El pleno del próximo lunes va a someter a votación la ordenanza presentada por el bipartito, pero todo parece indicar que no contará con los apoyos suficientes para sacarla adelante. El secretario xeral del PSOE en Santiago, Aitor Bouza, desveló esta mañana que los socialistas no van a apoyarla y se abstendrán. BNG y CA necesitarían el voto a favor del PP, que se ha mostrado muy crítico con la regulación. Pese a ello, los populares rechazan por el momento aclarar qué harán el próximo lunes.

En rueda de prensa, Bouza consideró que no pueden apoyar la ordenanza porque incumplirían la palabra dada a los propietarios de viviendas turísticas (VUT) de Santiago. En el anterior mandato, los socialistas modificaron el plan urbanístico para tratar de frenar su proliferación, pero el propio PXOM aseguraba que habría que publicar una ordenanza para regular los usos preexistentes, es decir, para conceder una especie de amnistía a los pisos que operaban sin licencia municipal pero si la hubieran pedido en su día la podrían haber obtenido. Ahora con el cambio de reglas de juego, como la prohibición de establecerse en plantas que no sean primeros o bajos, no pueden regularizar su situación. La ordenanza que llevará el Ejecutivo al pleno no ofrece esta solución que se les había prometido. Sólo regula la posibilidad de operar 60 días al año como piso turístico. 

Aunque hasta ahora el PSOE no se había pronunciado expresamente sobre el sentido de su voto, el pasado 6 de junio la concejala socialista Mercedes Rosón había dado a entender que no se opondría en pleno a la regulación. La tenienta de alcaldesa, María Rozas, consideró que se ha producido un cambio de postura dentro de los socialistas compostelanos. “Mercedes Rosón llegó a decir que consideraba que era una continuación de lo hecho, que era una medida socialista”, afirmó. Preguntado por las palabras de la exconcejala de Urbanismo, Aitor Bouza recordó que “la ejecutiva municipal es quien tiene la competencia para establecer cuál es la postura del PSOE en la ciudad”. Ahora los seis concejales socialistas deberán decidir si cumplen la disciplina de voto el próximo lunes o apoyan la ordenanza.  

Las consecuencias

Bouza justificó la abstención en el pleno argumentando que aunque la ordenanza no salga adelante, no pasará absolutamente nada. En opinión del secretario xeral de los socialistas, para regular la posibilidad de que los pisos turísticos funcionen dos meses al año, el Concello podría publicar una simple instrucción o una modificación de la ordenanza que regula la concesión de licencias. Sin embargo, la tenienta de alcaldesa discrepa. “Pasaría que quedaríamos una vez más en el limbo de regular las viviendas de uso turístico. Sinceramente, también me sorprende esa posición por parte de la Ejecutiva del PSOE porque creo que hay un gran consenso en la ciudad”, subrayó María Rozas.

Los socialistas exigen al Gobierno local que retire del orden del día del pleno la ordenanza sobre las VUT y que negocien con ellos una solución para tratar de ofrecer una amnistía a aquellos dueños que se habían anotado en el registro autonómico, tal como les había prometido la propia regidora, recordó Bouza. A principios de junio, la alcaldesa Goretti Sanmartín justificó su decisión de no afrontar esta regulación amparándose en los informes de los servicios jurídicos. El Concello sostiene que les advirtieron que no era posible acometerla a través de una ordenanza. Quedaría la vía de volver a modificar el plan urbanístico. Pero el secretario general del PSOE acusa al Concello de falta de transparencia por no mostrar esos informes que, aseguró, fueron solicitados hace ya 15 días.

Críticas de Previturga

La decisión de Bouza ha sido también duramente criticada por la plataforma que insta a la regulación de las VUT (Previturga) que incluye a varias asociaciones vecinales, la unión hotelera o la asociación de inmobiliarias Agalín, entre otras. En un comunicado denuncian que ven “con estupefacción la actitud tomada por la dirección de Partido Socialista de Compostela, por el cambio de opinión sobre un tema capital para la ciudadanía”. Previturga considera responsable únicamente a la ejecutiva del PSOE en manos de Aitor Bouza frente a los concejales socialistas. En la nota trasladan “la consternación ante el pulso y amenazas realizadas a los actuales concelleiros socialistas para alterar el sentido de un voto reflexionado y desarrollado desde hace años” y hablan de “intento de pucherazo” y “traición sin paliativos” a toda la ciudad.

Pero los propietarios muestran una opinión radicalmente distinta. En otro comunicado, la Asociación de Viviendas Turísticas de Galicia (Aviturga) censura que Previturga considere una “traición” que los socialistas decidan no apoyar una ordenanza que no contempla la regulación de los usos preexistentes. “El grupo municipal del BNG, cuando estaba en la oposición, propugnó en el Consistorio compostelano que las viviendas registradas en el Registro autonómico de VUT pudiesen seguir funcionando con normalidad” después de cambiar el PXOM. “Ahora que está en el Gobierno municipal, abandona sus postulados, que una vez en el poder se revelaron fingidos y de interés puramente electoral”, denuncian. 

Borja Verea

En una línea similar se manifestó también el líder de los populares.  "El ridículo que vamos a vivir el lunes solo tiene un culpable: las mentiras de la señora Sanmartín y el BNG que antes de las elecciones prometieron legalizar las vivendas turísticas", apuntó Borja Verea. "El BNG demuestra con esta manera de actuar poco respeto por nuestra ciudad y mucha soberbia, convocando un pleno sin nin siqueira hablar con sus socios de gobierno: el PSOE", prosigue. El líder popular asegura que en el PP "siempre fuimos claros, coherentes y transparentes" y reiteró su más "absoluta oposición a que durante 60 días al año miles y miles de viviendas turísticas arrasen Santiago".

Suscríbete para seguir leyendo