Recogen más de 400 firmas de entre 520 alumnos para quitar E-Dixgal en el Lamas de Abade de Santiago

Padres y madres impulsores de esta iniciativa aseguran que u uso empeora la escritura y comprensión lectora

Madres y padres de alumnos del CEIP Lamas de Abade de Santiago en una jornada de puertas abiertas

Madres y padres de alumnos del CEIP Lamas de Abade de Santiago en una jornada de puertas abiertas / Jesús Prieto

Convencidos de que E-Dixgal, que lleva utilizándose durante los tres últimos años en las aulas de 5º y 6º de Primaria del CEIP Lamas de Abade, no sólo no es una herramienta educativa útil para los alumnos, sino que además representa determinados perjuicios para quienes las utilizan como el empeoramiento de la comprensión lectora y de la escritura, un grupo de madres y padres de alumnos de este centro educativo de Santiago ha recabado ya un total de 418 firmas de entre los 520 estudiantes con los que cuenta este curso para que sea eliminada.

Las firmas serán entregadas en la reunión del Consello Escolar el próximo viernes, con la idea de “reivindicar que as nais e pais estamos en desacordo cun sistema implantado por votación no claustro sen falar con ninguén, aínda que imaxino que haberá moita presión para implantalo porque hai unha inversión moi grande”, explica en conversación con EL CORREO GALLEGO Gustavo Sende, mienbro del Consello Escolar.

Acceso a páginas pornográficas o a TikTok

Junto a las dificultades de comprensión lectora y en escritura que han observado en los estudiantes que pasan al instituto y que antes han utilizado esta herramienta, señala que les permite “entrar en moi diversas funcións, como poden ser páxinas pornográficas ou TikTok, a rapaces que teñen entre 9 ou 10 anos, e se o profesor ten que estar pendente de que non entre neses xogos, ao final non pode dar a clase”.

Tras insistir en que la postura de los padres no es contraria a los profesores y apuntar que incluso muchos de ellos han optado por cursos inferiores para no tener que utilizar E-Dixgal, Sende indica que solicitan su retirada porque entienden que los niños pasan demasiado tiempo ante las pantallas, no solo en las aulas, sino también en casa cuando tienen que hacer los deberes.

Aún vigente al menos otro año en el centro escolar

Con pocas esperanzas de que se haga caso a sus reivindicaciones porque entiende que detrás hay mucha presión para que se mantenga en vigor E-Dixgal, aclara que la idea sería que les hicieran caso una vez terminado el próximo curso, puesto que “neste colexio o E-Dixgal renóvase de catro en catro anos e quedaría aínda un obrigatorio o próximo para despois poder votar o claustro de profesores se segue ou non”.

Su intención es que ese claustro pueda conocer con suficiente antelación la postura contraria mayoritaria de padres y madres.

De hecho, y aunque en un principio la recogida de firmas iba a centrarse en los alumnos de entre primero y cuarto de Primaria, “tivo tan boa acollida que mesmo a apoian os de 5º e 6º que xa están a utilizala”.

Asegura además que también en otros centros educativos de Santiago se están adoptando iniciativas similares, y menciona el López Ferreiro o el Apóstol Santiago.

Problemas de salud en los menores

En un escrito firmado por un grupo de madres y padres de alumnado del CEIP Lamas de Abade, se cifra en cinco horas diarias las que los estudiantes pasan ante las pantallas en el colegio y recuerdan que la Asociación Española de Pediatría recomienda que no lo hagan más de dos horas al día, puesto que “un cerebro sobreexposto perde a capacidade de atención e concentración”.

Apuntan a que su utilización en exceso puede provocar problemas de sueño, de visión e incluso de salud mental, ya que muchos psiquiatras lo asocian con los actuales niveles de soledad y aislamiento, además de una alteración en el neurodesarrollo y aprendizaje, o la ansiedad por estar conectados.

Subrayan, por último, que está creciendo el rechazo al uso de E-Dixgal por parte de muchos profesores y familias por la falta de madurez que genera en los niños, además de por entender que los contenidos digitales que se emplean tienen baja calidad y muy poca variedad, junto a la escasa seguridad que ofrecen los dispositivos al no tener control parental.