Regulación de las VUT en Santiago: Sanmartín califica de "irresponsabilidad" la nueva postura del PSOE

Tras la decisión de la dirección de los socialistas compostelanos de ordenar la abstención del grupo municipal en el Pleno de este lunes, la alcaldesa considera que "no se debe dar marcha atrás" en este proceso

Turistas y peregrinos en la Praza do Obradoiro, en Santiago de Compostela

Turistas y peregrinos en la Praza do Obradoiro, en Santiago de Compostela / Antonio Hernández

La decisión de la dirección local del PSOE compostelano de ordenar la abstención del grupo municipal socialista en la votación de la ordenanza de las Viviendas de Uso Turístico (VUT), que se votará este lunes en el Pleno, ha provocado un carrusel de reacciones en el Pazo de Raxoi. El secretario xeral del PSOE de Santiago, Aitor Bouza, indicó este viernes que la nueva ordenanza "no regula" los usos preexistentes y "quedan absolutamente en un limbo" y que, por lo tanto, "incumple el Plan Xeral". Además, añadió que "no van a faltar" a la palabra dada a las personas afectadas con las que se comprometieron a "encontrar una solución" para los usos preexistentes, de ahí su decisión de abstenerse.

Tras el anuncio por parte de la dirección local del PSOE, la alcaldesa de Santiago, Goretti Sanmartín, ha hecho este sábado un llamamiento a la "responsabilidad" para "no dar marcha atrás" en la ordenanza de las VUT, un proceso, subrayó, que "ya fue iniciado en mandatos anteriores" y que tiene como objetivo "proteger el uso residencial". "Todo el resto sería una irresponsabilidad. Nosotros estamos siempre abiertos al diálogo, a hablar con todo el mundo, pero entendemos que hubo ya reuniones. Creo que todo el mundo tiene los informes y conoce la situación. Lo único que me corresponde como alcaldesa es solicitar la responsabilidad para todo el mundo con la ciudad", subrayó Sanmartín, quien añadió que a ella no le corresponde "hacer especulaciones" sobre cuestiones internas de los grupos políticos y reiteró que "hay un proceso iniciado" y "no se debe dar marcha atrás".

Bouza indicó ayer que la decisión de optar por la abstención fue tomada por unanimidad el jueves en la Comisión Executiva Municipal, de la que no forman parten concejales como la edil de Urbanismo, Mercedes Rosón. De hecho, algunos miembros del grupo municipal son partidarios de no impedir que salga adelante esta ordenanza, que necesita el voto a favor de los socialistas, lo que podría profundizar en la división interna que existe desde hace meses en el PSOE de Santiago.

Por su parte, el portavoz del PP, Borja Verea, sostiene que la postura de su grupo es de "absoluta oposición a que durante 60 días al año miles y miles de viviendas turísticas arrasen Santiago". En base a ello, anticipó que este lunes el Pazo de Raxoi será el escenafrio de un "auténtico ridículo" al no conseguir el gobierno local sacar adelante una de las decisiones más importantes del mandato.

Verea reprochó a la alcaldesa su postura y considera que solo ella es "culpable" de no conseguir aprobar la regulación, porque a lo largo de estos meses ha demostrado, dijo, "poco respeto por la ciudad y mucha soberbia", como se ve ahora al haber convocado un pleno extraordinario sin "ni siquiera hablar" con el partido que apoyó su investidura, el PSOE. A su juicio, el BNG de Santiago "no es capaz de ocultar su incompetencia y sus mentiras, que hoy ya sí, por fin, conoce toda la ciudad".

La decisión anunciada por la dirección local del PSOE también ha desencadenado reacciones tanto en la Plataforma para la Regulación de Viviendas Turísticas (Prevituga), que se muestra a favor de la ordenanza de las VUT, como en Aviturga, la asociación que representa a los propietarios de viviendas de uso turístico y que se oponen a la normativa que plantea el gobierno local. Una ordenanza que fija los requisitos y la documentación que tienen que incluir las personas que quieran ofrecer una vivienda como alojamiento hasta un máximo de 60 días al año, siempre que sea el lugar de residencia habitual de una persona física y también el alquiler turístico de determinados cuartos en la propia vivienda o estancias en la vivienda habitual.

Tras el anuncio de Bouza, desde Prevituga acusaron a la dirección del PSOE compostelano de "traicionar" a Santiago con un "pucherazo" al ordenar la abstención del grupo municipal socialista en la votación de la ordenanza que regula la comunicación al Concello de los usos de hospedaje asimilados a la vivienda. "Rechazamos el intento de pucherazo, cocinado desde las más altas instancias del Partido Socialista de Compostela, en el que están quedando retratados los artífices ante la ausencia clamorosa de escrúpulos, coherencia y responsabilidad", señalaron. Esta plataforma acusa a la cúpula socialista compostelana de "traicionar sin paliativos" a la ciudad y a sus votantes, "alterando un trabajo de años que se encuentra a punto de finalizar".

Por su parte, desde el colectivo de pequeños propietarios de pisos turísticos de Santiago indicaron que "a ordenanza normalizadora dos usos preexistentes foi prometida antes e mesmo durante o pleno de aprobación da Modificación PXOM". "A isto se comprometeron o alcalde saínte e as concelleiras e concelleiros do PSdG e CA", señalaron.