El tirón del turismo dispara en Santiago las tarifas hoteleras

La elevada demanda concentrada en la temporada alta y la inflación provocan que se mantenga la tendencia al alza

El sector lo considera una buena noticia siempre que los incrementos continúen dentro de “límites razoables”

Peregrinos y turistas en la Praza do Obradoiro el pasado lunes / antonio hernández

Peregrinos y turistas en la Praza do Obradoiro el pasado lunes / antonio hernández

La industria turística acumula durante este año cifras de récord en muchos de sus indicadores y también lo hace en los alojamientos. En un contexto general de subida de precios de los establecimientos hoteleros, en Santiago la media se situó en el mes de mayo en 125 euros por una habitación doble, según los datos ofrecidos por la Unión Hotelera Compostela (UHC). La situación de la capital gallega no es una excepción, puesto que en España el precio medio diario en el primer trimestre de 2024 subió un 11,7%, con respecto al mismo periodo del año anterior, según el barómetro del sector hotelero, elaborado conjuntamente por STR y Cushman & Wakefield.

A las puertas del inicio de los meses con mayor actividad del año, el portavoz de la UHC, José Antonio Liñares, constata que las principales razones de la subida de precios continua son la inflación y la alta demanda concentrada en estos meses de temporada alta. En este segundo aspecto, Liñares explica que “este ano a ocupación, sobre todo unha vez que empezou a temporada turística, está a ser moi boa”, llegando a establecer un récord en mayo. Las elevadas cifras de visitantes hacen que “o mercado funcione así porque se a oferta é a mesma e a demanda se incrementa, os prezos suben”. Además, Liñares señala que la subida de tarifas está compensando “a tremenda inflación que estamos a ter en todos os ámbitos, nos proveedores, nos costes laborais, nos impostos e en todo tipo de cousas”.

Incremento positivo

La UHC ven este incremento como algo positivo porque en Santiago “tiñamos unha especie de carencia se nos comparamos con outros destinos de similar perfil, cidades Patrimonio da Humanidade con certo atractivo turístico”. El precio medio de venta “ía bastante por debaixo dos nosos competidores”, apunta Liñares. Esto sucedía porque en Compostela “hai un exceso de oferta cando non é a temporada turística e iso tira as tarifas para abaixo”.

El cambio de dinámica ya se produjo el año pasado e implica “buscar un sitio no mercado que o faga máis eficiente porque moitas veces se fala de que o turismo en Santiago é unha industria de baixo valor engadido e é porque o retorno respecto aos custes que ten para a cidade é baixo”, destaca Liñares. En líneas generales, para el portavoz de la UHC “se nos mantemos dentro dos límites razoables non é unha mala noticia, porque isto o que fai é incrementar o valor engadido da industria turística de Santiago”.

Liñares sostiene que “é unha boa noticia saber que estamos tendendo a ocupar o noso lugar” y la escalada de precios supone “proporcionar o atractivo que ten a cidade para os visitantes”. Aún así, advierte que “se metemos na ecuación a temporada baixa xa non imos a tanto, porque seguimos tendo carencias nese sentido, de feito, moitos hoteis pechan nos meses de xaneiro e febreiro”. Así, incide en que “temos aquí un problema de estacionalidade, que é moi difícil de compensar”.

Oferta muy completa

Liñares no ve riesgo de que la constante escalada de precios pueda llegar a un punto en el que se acabe resintiendo la demanda porque “a oferta hoteleira de Santiago é tremendamente completa”. Así, cree que “pode ser que en determinados momentos si se produza un incremento de prezos un pouco por encima do normal porque xa non hai tanta oferta”, especialmente con la nueva ordenanza que regulará los pisos turísticos, pero a pesar de ello sigue confiando en que la oferta de Compostela “é do mellor que hai” en todas las categorías.

Todo ello le lleva a concluír que “non creo que se provoque este fenómeno que se está dar noutras prazas de que a cidade dalgunha maneira se colapse”. Liñares añade que “iso pasa en datas moi puntuais cando coinciden grandes eventos cunha afluencia masiva de peregrinos e visitantes turísticos, pero son moi poucas datas ao ano e tampouco está mal que ocorra de vez en cando, porque está ben para sanear o sistema, non pasa nada”.

La ocupación supera la de 2023 y se dispara en mayo

La ocupación media de los hoteles de Santiago ha ido superando mes tras mes la del año pasado y alcanzó su punto álgido en mayo. Los establecimientos que forman parte de la Unión Hotelera Compostela están al 94%, lo que se traduce en la mejor cifra de la historia, superando el 82% del 2023.

Los establecimientos adheridos a la UHC arrancaron con un 41% en enero y un 45% en febrero, para ir en línea ascendente registrando un 55% en marzo y un 74% de abril. La media anual es del 61%, lo que vuelve a poner de manifiesto la estacionalidad e implica que algunos establecimientos están cerrados en enero y febrero, los de menos actividad.

El festival O Son do Camiño y el crecimiento del turismo de convenciones en los hoteles fueron algunas de las claves de las altos guarismos de mayo. A ello se sumó un nuevo récord de peregrinos en el quinto mes del año, en el que llegaron a Compostela 72.866. La cifra superó la alcanzada en los cuatro meses anteriores y pone de nuevo a Santiago en posición de batir todos los registros en este apartado al finalizar el año.

En lo que no ha crecido Santiago es en el número de hoteles, ya que, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en abril –último dato disponible– el municipio contaba con 152, mientras que en el mismo mes de 2023 eran 161. Además, en el cuarto mes del año pasado se ofertaron 4.255 habitaciones, mientras que en el mismo periodo de 2024 fueron 4.063. El mes con la mayor oferta de hoteles y de habitaciones en el ejercicio pasado fue el de julio con 174 y 4.371.

El número de empleados también quedó ligeramente por debajo, de tal manera que en abril de 2023 trabajaban en el sector 1.026 personas por las 1.011 del mismo mes de 2024.

Suscríbete para seguir leyendo