VIVIENDAS DE USO TURÍSTICO

¿Qué proponía el PSOE para ordenar las VUT cuando gobernaba en Santiago y cuál ha sido el cambio del bipartito?

Los socialistas dieron a conocer en marzo de 2023 su plan para regular los pisos turísticos, que quedó en el cajón tras la derrota electoral en las municipales

Durante el mandato de Bugallo, el Concello de Santiago aprobó la modificación del plan urbanístico que vetó la instalación de estas viviendas hasta en 276 calles de la ciudad

¿Cuál ha sido el cambio del bipartito en la propuesta de regulación de las VUT del gobierno socialista de Sánchez Bugallo?

¿Cuál ha sido el cambio del bipartito en la propuesta de regulación de las VUT del gobierno socialista de Sánchez Bugallo? / Antonio Hernández

Durante su último gobierno en Santiago, el PSOE adoptó una postura reguladora respecto a las Viviendas de Uso Turístico (VUT). A finales de febrero de 2023, el Concello aprobaba una modificación del plan urbanístico que prohibía la instalación de VUT en 276 calles de la ciudad. Los pisos situados en estas zonas podrían seguir funcionando para el mercado turístico, pero solo dos meses al año. Sin embargo, esta regulación no quedó finalizada, ya que se preveía la necesidad de nuevas ordenanzas.

Una de las nuevas ordenanzas propuestas buscaba regular una "amnistía" para las viviendas turísticas que operaban antes del 27 de diciembre de 2019, fecha en que se aprobó su prohibición. El Concello inició consultas públicas para esta regulación, sugiriendo que dicha amnistía podría tener un límite temporal. Los interesados podían presentar propuestas hasta el 17 de abril del año pasado a través del Portal de Transparencia del Concello.

La intención era que las VUT situadas fuera del ámbito del plan especial de la zona histórica, incluyendo barrios aledaños, pudieran acogerse a esta medida. El gobierno local indicó que muchas de las viviendas registradas en el Registro de Empresas de Actividades Turísticas (REAT) y que operaban antes de 2019 podrían beneficiarse de esta regularización, aunque quedarían en una situación de "fuera de ordenación o disconformes con el planeamiento".

El permiso para operar no significaba legalizar el uso, sino regularizar su situación, permitiendo a los propietarios seguir alquilando sus inmuebles bajo ciertas condiciones y con la posibilidad de que dicho permiso tuviera una fecha de caducidad, para evitar actividades contrarias al plan a largo plazo.

El anuncio contemplaba tres situaciones para la regularización:

  1. VUT con requisitos legales previos al cambio de planeamiento, pero que ya no los cumplían.
  2. VUT implantadas antes de la suspensión de actividad de 2019 sin permiso municipal, pero legalizables en su origen.
  3. VUT operativas antes del Plan xeral de 1989, que han funcionado "de forma pacífica y continuada" sin el título habilitante del Concello.

En todos los casos, las VUT debían cumplir con requisitos mínimos de seguridad, habitabilidad y accesibilidad.

Santiago es la tercera ciudad de Galicia con mayor número de Viviendas de Uso Turístico (VUT)

Santiago es la tercera ciudad de Galicia con mayor número de Viviendas de Uso Turístico (VUT) / Jesús Prieto

El gobierno local del PSOE era consciente de que no podría aprobar esta ordenanza antes de las elecciones del 28 de mayo, por lo que, como muy pronto, la amnistía a las VUT no llegaría antes de fin de año. De continuar Xosé Sánchez Bugallo como alcalde, o si otro grupo político con una política similar respecto a las VUT asumiera el gobierno, el proceso se iniciaría.

¿Cuál ha sido el cambio en la regulación propuesta por el PSOE?

El bipartito actualmente en el gobierno de Santiago propone una regulación más estricta para las Viviendas de Uso Turístico (VUT). El futuro de aproximadamente 650 de estas viviendas se enfrenta a dos opciones: desaparecer o operar únicamente durante dos meses al año. El Concello ha decidido no permitir la regularización de aquellas viviendas que podrían haber operado legalmente antes del cambio del plan urbanístico si hubiesen solicitado la licencia municipal correspondiente.

Tras acordar esta decisión, la alcaldesa Goretti Sanmartín explicó que, según los informes jurídicos, "no es posible legalizar las actividades preexistentes" a través de una ordenanza. Además, señaló que aunque no es la única causa, las VUT contribuyen significativamente al problema de la vivienda en Santiago, donde los alquileres han aumentado un 33% desde 2018.

Las asociaciones de propietarios acusan a la regidora de incumplir sus promesas electorales. Sanmartín explicó que las expectativas generadas hace más de un año no pueden materializarse tras la aprobación de la modificación del PXOM (Plan Xeral de Ordenación Municipal), que introdujo nuevas reglas, como permitir las VUT solo en bajos o primeras plantas.

De las 816 VUT registradas en el Registro de Actividades Turísticas (REAT) de la Xunta en abril, solo 170 cumplen con la normativa actual. Las 646 restantes no podrán seguir operando como alojamientos turísticos, a menos que opten por funcionar durante 60 días al año, una opción no permitida en el casco histórico y algunas áreas adyacentes.

La nueva ordenanza impulsada por el gobierno bipartito regulará la posibilidad de operar como VUT por dos meses al año. Los propietarios deberán demostrar que la vivienda es su residencia habitual o que está alquilada para otro uso durante el resto del año. También se requerirá una memoria técnica que certifique el cumplimiento de los requisitos del código técnico de la edificación y el acuerdo de la comunidad de vecinos.