La Asociación de Pacientes del CHUS cifra en 112 las camas cerradas en el Clínico y el de Conxo en Santiago en verano

La Gerencia dice que en el área estarán disponibles el 86%, llegando al 100% en el caso del gran hospital compostelano y el del Barbanza

Los servicios de Urgencias del Clínico de Santiago mantendrán estable el cuadro de personal en verano

Los servicios de Urgencias del Clínico de Santiago mantendrán estable el cuadro de personal en verano / Antonio Hernández

Con la llegada del verano, uno de los temas en los que siempre se pone el foco en el ámbito de la sanidad pública es el del cierre de camas en los diferentes hospitales, motivado tanto por la reducción en la cifra de intervenciones que suele ser habitual en esta época del año, así como la disminución de la plantilla como consecuencia de las vacaciones a las que tienen derecho los profesionales sanitarios.

Una situación ante la que desde la Asociación de Pacientes y Usuarios del CHUS se critica lo que ellos consideran una estrategia habitual por parte del Sergas para afrontar la falta de personal durante el período de vacaciones de sus trabajadores, y subraya que entre el 16 de julio y el 16 de septiembre “se bloquearán en el Área Sanitaria de Santiago y Barbanza un total de 112 camas en los hospitales de Conxo y el Clínico, a las que hay que añadir las 70 camas cerradas en el Gil Casares, que lleva meses en obras”.

Incide en que de las 112 se cerrarán 44 de la unidad de la segunda planta de Medicina Interna, “traslandando a los pacientes a la unidad de Traumatología, que verá menguadas las camas disponibles, a pesar de tener a 31/12/2023 una lista de espera para una intervención quirúrgica de 1.485 personas”.

Cirugía general y digestiva, con la mayor espera

La asociación añade que en Cirugía general y digestiva, con 1.555 personas en lista de espera para ser intervenidas quirúrgicamente, se bloquean 31 camas, dándose la circunstancia de que es la lista “más abultada de todos los servicios” del área sanitaria compostelana, y añade que en Urología el cierre será de 6 camas, a pesar de tener “723 pacientes en lista de espera” y arrastrar una demora media de las más altas de todo el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago, situándose en 80 días.

Consideran que la adecuación del aforo disponible de la que hablan las autoridades sanitarias “no parece ser adecuada para afrontar la demanda asistencial real, que no solo no disminuye, sino que aumenta en esta época, debido al creciente número de visitantes de la zona”.

Tras admitir que el personal sanitario, “que padece en carne propia las consecuencias de trabajar en condiciones de presión y estrés por falta de medios humanos y materiales adecuados, tiene derecho a gozar el descanso anual reconocido legalmente”, señala que no están de acuerdo con que los gestores sanitarios de Santiago contrapongan ese derecho de los trabajadores con el derecho de atención de los ciudadanos en los tiempos requeridos.

Creen que aumentará la demora

Para la asociación, esta forma de actuar conllevará un incremento de la demora en la atención, que se sumará a la ya existente en la actualidad, tanto para una intervención quirúrgica como para una consulta externa o prueba diagnóstica, y critica que no se contemple la contratación de nuevo personal, trasladando sobre la ciudadanía “la política de racionamiento”. Piden una auténtica adecuación a las necesidades asistenciales de los residentes y visitantes, que consista en “cubrir las plazas del personal durante sus vacaciones y no en la paralización del sistema de salud” público.

Desde la Gerencia, en cambio, subrayan que “todos los recursos están disponibles y siempre que se necesitan están inmediatamente operativos, tal y como se ha demostrado en pasados veranos”.

Cuadro de personal estable en Urgencias

Ademas de recordar que en verano siempre disminuye la actividad de urgencias y se mantiene estable el cuadro de personal de todo el año, cifra en más del 86% las camas de hospital que estarán operativas en el conjunto del área sanitaria, similar a la programada el verano pasado, cuando “el índice de ocupación fue siempre inferior al 76%”. 

Recalca, sin embargo, que en el caso del Clínico de Santiago, en el del Barbanza y el Psiquiátrico de Conxo, se mantendrán operativas el 100% de las camas, tal y como por otra parte “viene siendo habitual”, y únicamente habrá inactivas cunas en la unidad de lactantes, al igual que en ocasiones anteriores.

Planificación en base a la demanda

El CHUS insiste en que la planificación asistencial en el área para la época estival se hace en base a la previsión de la demanda y tras evaluar la actividad durante el verano de los últimos años, así como la programación quirúrgica planificada en función de la disponibilidad del personal. Una programación que se lleva a cabo teniendo en cuenta la responsabilidad principal de la sanidad pública gallega de “garantizar la seguridad y calidad asistencial de los pacientes, respetando la prioridad de las patologías, sin retrasar procesos que no puedan esperar”.

Resalta que el verano es donde menor demanda asistencial se produce, con menos ingresos hospitalarios por patologías estacionales y cuando se minimizan las reagudizaciones de enfermedades crónicas, lo que permite concentrar el mayor porcentaje de vacaciones, tal y como demandan los trabajadores.