Xunta y USC siguen sin cerrar la financiación necesaria para la nueva facultad de Farmacia

La institución académica necesita un compromiso firme para contar con 13 millones

Edificio de la Facultad de Farmacia en Santiago, en el que no se puede impartir docencia al estar afectado por contaminación por hidrocarburos

Edificio de la Facultad de Farmacia en Santiago, en el que no se puede impartir docencia al estar afectado por contaminación por hidrocarburos / Jesús Prieto

Desde 2016, la Universidade de Santiago (USC) no dispone de un edificio para poder ofrecer la titulación de Farmacia. Clausurada por problemas estructurales y por contaminación por hidrocarburos, los alumnos llevan años usando aulas prestadas en otras facultades para recibir la docencia. La previsión de la institución académica era licitar un nuevo inmueble el pasado mes de marzo, pero su construcción va con retraso. La USC necesita cerrar la financiación del inmueble con la Xunta. El rector, Antonio López, y el gerente, Javier Ferreira, se reunieron el pasado jueves con el conselleiro de Facenda, Miguel Corgos, y el director xeral de Orzamentos para tratar de cerrar el tema. “Les explicamos la situación y fue una reunión productiva”, indica Ferreira. Pero por el momento habrá que seguir esperando por el dinero de la Administración gallega.

El gerente de la universidad compostelana detalla que el nuevo edificio, el primero del conocido como Campus da Saúde, que se construirá cerca del Hospital Clínico, necesita una inversión de unos 26 millones de euros. La USC dispone aproximadamente de la mitad del dinero, pero faltan otros 13 millones que confiaban que pusiese la Xunta. “Nosotros no necesitamos para este ejercicio económico ningún recurso más, ya los tenemos. El problema es que los necesitamos en los sucesivos ejercicios”, indica Ferreira. “Para poder licitar hay que tener una retención de crédito, y para hacerla necesitamos un compromiso formal de la Xunta”, explica a EL CORREO GALLEGO. 

Claustro

El tema de la Facultad de Farmacia se abordó en el último claustro de la USC celebrado a mediados de mayo. Allí, el gerente explicó que el retraso en la licitación era debido a que no habían podido reunirse con la Xunta tras la celebración de las elecciones autonómicas y la reordenación de la administración autonómica. Entonces, desde la Consellería de Educación que dirige Román Rodríguez insistieron en que el tema para cerrar las posibles ayudas para construir la Facultad de Farmacia sería objeto de una reunión. “La interlocución con la USC es permanente en distintos temas de interés para ambas instituciones. Estamos invirtiendo más de 22 millones en mejoras de infraestructuras en la Universidad de Santiago, a lo que se debe sumar las inversiones que la propia USC capte a mayores”, recuerda Educación. 

La tardanza en cerrar la financiación empieza a preocupar a la institución académica compostelana. Ferreira indica que la USC necesita que la Xunta consigne en sus presupuestos para 2025 los 13 millones de euros que faltan. De no hacerlo, advierte el gerente, tendrían problemas con el dinero que ya hay reservado desde la USC. “Nosotros necesitamos licitar ya porque además podemos tener un problema colateral. La otra parte de la financiación, nuestros 13 millones, están en un plan de infraestructuras que nos comprometimos a ejecutar en cuatro años. Si nos alargamos mucho en la licitación, pues no vamos a cumplir los objetivos de plan”, indica el gerente. La construcción de la nueva Facultad de Farmacia constituye la primera fase de la denominada Cidade da Saúde que se levantará cerca del Hospital Clínico de Santiago. Después aún habrá que acometer la segunda fase, en la que está previsto un nuevo centro para Enfermería.

Alumnos e investigadores

La tardanza en el arranque de la licitación necesaria para contratar las obras de construcción del inmueble empieza también a desesperar a los alumnos y al personal investigador del centro. La semana pasada, el Consello do Estudantado da USC y la Rede Galega de Estudantes e Persoal Investigador Predoutoral de Farmacia (Regeifar) remitieron un escrito en el que censuraban que actualmente “no existe el mínimo compromiso de la Xunta de Galicia para desbloquear la financiación que falta, estando todo listo desde la USC para licitar y comenzar a construir así que haya fondos disponibles”. 

Ambos colectivos instan a la Xunta “a desbloquear de manera inmediata la financiación necesaria para el inicio de las obras de la fase I de la Cidade da Saúde, que incluiría los módulos docentes, de gabinete y de gestión de la Facultad de Farmacia, y el compromiso de financiar las sucesivas fases, con especial atención a la fase III, que consiste en el módulo de investigación requerido por los grupos de la facultad”.

El Consello do Estudantado y Regeifar piden también la implicación de los grupos políticos del Parlamento gallego. Además, instan a la comunidad farmacéutica de toda Galicia “así como la del resto del estado, a sumarse a la demanda unánime de la comunidad universitaria” para contar con unas instalaciones “de docencia e investigación dignas, así como a exigir a la Xunta de Galicia la inversión necesaria para la consecución de este objetivo”. En el escrito solicitan además respaldo a las acciones de protesta para reclamar la construcción de la nueva facultad y que se dé difusión a la realidad que sufren los estudiantes e investigadores de Farmacia desde 2016. 

Inutilizada

Ese año, el bloque del edificio de la facultad donde se impartía la docencia (pabellón de aulas), situado en la Plaza do Seminario de Estudos Gallegos, quedó cerrado y quedó inutilizable para el fin para el que fue construido; primero por riesgo estructural, luego debido a la contaminación por hidrocarburos del suelo sobre el que se asienta. Algunas áreas del pabellón B (central) de la facultad también fueron cerradas debido a los altos niveles de hidrocarburos. Desde entonces, la enseñanza de la Farmacia ha pasado por diferentes facultades de todo el Campus Sur: Farmacia, Biología, Psicología, Derecho, Relaciones Laborales y Ciencias Políticas, teniendo incluso alguna docencia en la Facultad de Medicina y Odontología. “Sin embargo, hoy se ha conseguido —no sin esfuerzo— reducir provisionalmente la dispersión a Farmacia, Derecho, Ciencias Políticas y Relaciones Laborales”, indican estudiantes e investigadores.

La Facultad de Farmacia de la USC es la única de todo el noroeste español y cada año obtiene el número 3 de la clasificación del diario El Mundo de facultades de Farmacia de España (sólo por detrás de la UCM y de la UB y en la posición 151-200 del QS World University Rankings by Subject 2024.