La Xunta y Raxoi cierran el acuerdo del parking del CHUS con novedades en el reparto final de la financiación

La reforma del entorno del Hospital Clínico de Santiago será financiada en un 90% por la administración autonómica y el 10% restante lo asumirá el Concello

La Xunta y Raxoi cierran el acuerdo del parking del CHUS

Javier Rosende Novo

La Xunta y el gobierno local de Santiago alcanzaron en las últimas horas un acuerdo en torno al protocolo para la reordenación urbanística y de la movilidad del Hospital Clínico. El documento final eleva hasta el 90% la aportación económica de la Administración autonómica, mientras que el Ayuntamiento se hará cargo del 10%. En el principio de acuerdo de principios de mayo, se contemplaba un 80% y un 20%, respectivamente.

De este consenso informan ambas administraciones en la mañana de este jueves, pese a que un rato antes el conselleiro de Sanidade, Antonio Gómez Caamaño, no lo daba por cerrado sino que decía que estaba "muy cerca", a la espera de "matices".

En cualquier caso, en las últimas horas se celebró una reunión en la que, además del titular de Sanidade, participaron su homóloga en Vivenda e Planificación de Infraestruturas, María Martínez Allegue, y la alcaldesa de Santiago, Goretti Sanmartín.

El acuerdo, explican tanto el Ayuntamiento como la Xunta, incluye la construcción de un aparcamiento, en altura y soterrado, y la mejora de la accesibilidad en el entorno del Clínico a través de un plan de interés autonómico (PIA), que permitirá acelerar plazos, con un perímetro que consensuarán ambas administraciones.

Así quedaría el aparcamiento que la Xunta propone para el Hospital Clínico

Javier Rosende Novo

Además, "si es posible urbanísticamente", antes de la aprobación del PIA se iniciará la ejecución del aparcamiento integrado dentro de la parcela del propio hospital, para contar cuanto antes con estas plazas; así la mejora del acceso desde Volta do Castro, algo previsto en el plan urbanístico vigente.

Si no fuese posible hacerlo antes de la aprobación del PIA, ambos gobiernos coinciden en que debe ser, igualmente, una obra "absolutamente prioritaria".

Todas las actuaciones, que se financiarán con esa proporción 90%/10%, se desarrollarán en convenios específicos. Además, el Ayuntamiento se compromete a dejar exento el pago del IBI del hospital, una vez ampliado, y del futuro Centro de Protonterapia, cuando acabe su construcción. Por su parte, la Xunta cofinanciará actuaciones de saneamiento y abastecimiento municipal por 3,5 millones.