Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 29 noviembre 2022
13:51
h
ENTREVISTA
MARIO ALONSO PUIG Médico

“Ahora somos más conscientes de que el poder, la fama y la fortuna no dan la felicidad”

“Necesitamos aprender a convivir con la consciencia de nuestra fragilidad y con la consciencia de nuestra solidez interior”

Fellow en cirugía por Harvard University Medical School y ha dedicado gran parte de su vida a investigar cómo desplegar el potencial humano, especialmente en momentos de desafío, incertidumbre y cambio. Especialista en neurociencia, lleva más de 20 años impartiendo cursos, conferencias y trabajando con equipos directivos para potenciar capacidades humanas como: liderazgo, trabajo en equipo, gestión del cambio, salud, bienestar, felicidad, comunicación, creatividad e innovación.

Tiene mucha mili en proyectos audiovisuales y medios de comunicación. ¿Qué cree que veremos con El Camino Interior?

Vamos a ver es una experiencia de lo que sucede cuando a una persona se le empiezan a hacer preguntas que normalmente no nos hacen y se buscan en lo más hondo las respuestas a nuestras realidades más profundas.

¿Qué tiene de medicina el Camino de Santiago?

El ser humano tiene tres dimensiones que están intrínsecamente unidas: el cuerpo, la mente y el espíritu. Las tres dimensiones encuentran un eco permanente a lo largo de todo el Camino de Santiago, que es un itinerario especializado en despertar la faceta espiritual de todos los seres humanos que lo recorren, mejorando así el desarrollo del cuerpo y de la mente.

Usted habla de aprovechar el diálogo interior para sacarnos partido. ¿Cuáles son las claves para influirnos positivamente?

La clave más importante para influirnos positivamente es no juzgarnos y, mucho menos, condenarnos en base a ese juicio. Vivimos en mundo de culpas y castigos, también autoimpuestos, y necesitamos habitar en un contexto que nos permita conocernos, comprendernos y ayudarnos a superar las dificultades para crecer. El Camino interior es una invitación para conectar con ese enfoque vital sanador.

Hasta ahora sabíamos muchas cosas sobre sus pensamientos y menos sobre su intimidad. ¿Se abre usted en canal en esta serie?

Totalmente. Yo trato de expresar siempre las cosas como las pienso y las siento. No creo que haya nada diferente en mi actitud a lo largo de esta serie. La cuestión es que las preguntas que se hacen las reflexiones que genera El Camino interior proporcionan la posibilidad de una profundización superior de cada uno de los caminantes que pasamos por la serie.

En las primeras imágenes le hemos visto meditando junto a Miguel Ángel Tobías. ¿Qué significa meditar y porque recomienda usted este ejercicio en un mundo a toda velocidad?

La meditación ha sido probada a lo largo de los siglos y existe una evidencia certera sobre su eficacia para calmar una mente profundamente agitada. Desde el punto de vista científico, en los últimos 30 años esa evidencia está acreditada. La meditación reduce la agitación mental y mejora la calidad de vida y, en consecuencia, nuestra salud.

¿Cuál es su reflexión más positiva sobre la pandemia?

Que nos hemos dado cuenta de que a nivel superficial somos muy frágiles. Ahora somos más conscientes de que el poder, la fama y la fortuna no dan la felicidad. Por otra parte, también hemos aprendido de una manera particular que somos extraordinariamente fuertes por dentro, y que, más allá del ego, encontramos una estabilidad que nos ayuda a equilibrar las realidades de nuestra vida.

¿Necesitamos trascender para ser realmente felices?

Todos, en cada instante, elegimos si queremos estar al servicio del ego o del amor. Cada uno, en cada movimiento de su voluntad, decide cómo quiere alinear sus pensamientos, sus emociones, sus acciones, y hasta qué punto quiere explotar su capacidad de contribución el bien de los demás.

¿Observa elementos tóxicos en el ambiente que nos impiden ser mejores tras la pandemia?

El elemento más tóxico que puede impedirnos mejorar tras la pandemia que vivimos es el miedo, y no me refiero al miedo al depredador, sino al miedo que instaura un sistema que manipula a los seres humanos. Cuando una persona cree que está en peligro es capaz de ceder su libertad para ganar seguridad, y jugar con esa confianza a través del miedo es muy tóxico.

¿Aprenderemos a convivir con la consciencia de nuestra fragilidad?

¡Más nos vale! Necesitamos aprender a convivir con la consciencia de nuestra fragilidad para no creernos el ombligo del mundo. Y también necesitamos aprender a convivir con la consciencia de nuestra solidez profundamente interior.

¿Usted ha mejorado después de este cameo por el Camino de Santiago?

Seguro que sí. El Camino de Santiago es un doble camino: uno exterior, que no puede ser más bonito, y otro, interior, que no puede ser más apasionante. La grabación de esta serie ha sido para mí una gratísima experiencia porque, más allá del escenario, el compromiso y la profesionalidad del equipo de Miguel Ángel Tobías tienen un alto potencial transformador.

LA HUELLA

Mario Alonso Puig es un médico especialista en despertar el sentido de la vida. Sugerente. Protagoniza la octava etapa de El Camino interior, y por sus itinerarios riega de esperanza y sabiduría un panorama de hojas caídas durante la pandemia, raíces agostadas y necesidad de primavera tras un invierno duro que no debe congelar esas ganas de vivir que ofrece el conocimiento propio y el conocimiento del libro de instrucciones del ser humano.

06 mar 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.