Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 15 agosto 2020
22:00
h

Alerta por presuntos pirómanos en la zona sur tras un nuevo incendio

Tras los fuegos registrados en Vidán, ayer le tocó el turno a la parroquia de Laraño // El foco calcinó 18 hectáreas en Pardiñas de Arriba // La humareda invadió la autovía que va a Noia

Tres de la mañana de la madrugada del martes al miércoles: comienza un incendio en la parroquia de Laraño. Cuatro días antes, alrededor de las cinco de la tarde, los bomberos de Santiago reciben una llamada tras otra: se ve fuego en la zona de Vidán, el segundo en el mismo punto. Semanas antes, finales de junio: primer incendio del verano en Vidán. La zona sur de Santiago se ha visto afectada en un periodo de tres semanas por varios siniestros forestales que, según los indicios del Concello, parecen claramente intencionados.

El último, el de Laraño, comenzó en medio de la noche. Los bomberos llegaban a la zona poco después y, aunque a primera hora de la mañana parecía que la situación estaba controlada, el intenso viento que vive la ciudad estos días hizo que el foco se reavivase. Ahí fue cuando las llamas se aproximaron a la zona de la autovía que une la capital con Noia. La humareda negra se veía desde varios puntos de la ciudad, y casi cualquier vecino de Compostela podía escuchar el ir y venir de los helicópteros.

Dolores trabaja en Casa Costoia, muy cerca de la autovía a Noia. Durante la mañana de ayer, escuchó las sirenas y tuvo que pasar por la carretera invadida por el humo. “Por la mañana, sobre las 11 horas, fui a Santiago y sí que había humo en la autovía, pero ya estaba la situación más o menos controlada. Poco después, ya noté que se había reactivado”. Ahí empezaron los viajes constantes de los hidroaviones. Los vecinos de las casas más cercanas al fuego tuvieron algo más de suerte que los de Vidán de la semana pasada. No hubo necesidad de desalojarlos y las viviendas, aunque estuvieran cerca, no llegaron a estar en peligro. De lo que no se libraron algunos de los que cruzaron la autovía es de sentir algo de miedo: “se non chega a estar a Policía, non paso co coche”.

Como cuenta esa vecina, el incendio se había dado por estabilizado antes de las doce del mediodía, pero pasadas las dos de la tarde el rumbo del viento cambió las tornas. Antes de las cuatro quedó de nuevo controlado gracias al trabajo de 6 agentes, 14 brigadas, 9 motobombas, una pala, un avión y 4 helicópteros. Medio Rural ha estimado que las llamas quemaron 18 hectáreas, sin dañar las casas.

Pese a que se desconocen las causas iniciales, el alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, habla claramente de incendios provocados. En declaraciones a Onda Cero, Bugallo calificó directamente el suceso de Laraño de “incendio rarísimo. É imposible que comece un incendio forestal ás 3 da mañá, co rocío, coa zona mollada”. También señaló la coincidencia de los últimos siniestros que han afectado a la ciudad: todos en la zona sur, visibles desde áreas como Santa Marta o Aldea Nova, en el caso de ayer. “É un tema que nos está preocupando moito. Todo se da nun ámbito non moi alonxado entre si”.

En el caso de Vidán de la semana pasada, tras la inspección realizada esta semana por Bugallo y algunos de sus concelleiros, se ha percibido que hubo hasta tres focos. Según el alcalde, da la sensación de que los presuntos pirómanos intentaron que prendiese en diferentes lugares hasta que lo consiguieron. “Temos un problema nesa zona. O que máis chama a atención é a proximidade entre o de Laraño e os de Vidán”.

Esos dos incendios de Vidán a los que se refiere el alcalde ocurrieron alrededor de las casas cercanas a las rúas Sarela de Abaixo y Bidueiro, ambos con una distancia de no más de 100 metros. Los vecinos se sorprendían el viernes pasado cuando veían que empezaba a arder en el mismo punto de finales del mes de junio. Según contaban, quemó sobre quemado porque un elemento que empeoró la situación fue la cantidad de restos secos que quedaban del primer incendio. Eso, unido a un monte con falta de limpieza, convertía la zona en un polvorín.

Otro elemento a tener en cuenta para entender las ‘casualidades’ que se están produciendo estas semanas está en las condiciones meteorológicas. Tanto el viernes como ayer fueron jornadas de viento bastante intenso en Santiago. Medio Rural ya ponía el acento en este aspecto tras el incendio de Vidán, y fueron las rachas las que ayer hicieron que un foco ya estabilizado volviese a reavivar. Los propios vecinos juntan diferentes aspectos que llevan a la misma conclusión, la del fuego provocado. Se produce en zonas de monte con falta de limpieza, cuando hay viento y en lugares muy cercanos. Para colmo, próximos a los núcleos habitados.

Además de todas esos puntos en común, hay otro aspecto que ha estado muy presente estos días: el estado del monte. Los residentes de Vidán han mostrado su indignación con sus propios vecinos: “hai xente que leva anos sen limpar as súas parcelas, pero non lles importa porque viven máis lonxe, a eles non lles chega o lume”. De hecho, piden que se tomen acciones conjuntas para denunciar estas situaciones, y presionar a los que, unilateralmente y pese al peligro que supone, abandonan sus trozos de tierra. A esto se suma que en muchas de esas parcelas colindantes se mezclan los límites de unas con otras, sin que los propietarios sepan realmente dónde empieza la de unos, y dónde termina la de otros. Ayer, en la parroquia de Laraño, ocurrió tres cuartos de lo mismo. Vecinos de Pardiñas que tienen las casas en medio de las zonas de monte recurrieron desde hace tiempo a limpiar los terrenos más cercanos a sus viviendas aunque no fuesen de su propiedad. Es decir, hicieron sus propios cortafuegos con la experiencia de que, si el monte prende y está en mal estado, las llamas avanzan sin control y los equipos de extinción tienen mucho más complicado la tarea de apagarlas.

La situación la definen las palabras del alcalde: hay un problema, no es casualidad, y todo ocurre en un ratio muy cercano: al sur de Santiago.

3 semanas, 3 incendios
Bugallo asegura que no es casualidad

··· El primer incendio del verano llegó a finales de junio, en Vidán. Empezó minutos antes de las siete de la tarde, y generó una gran humareda, que se observaba desde distintos puntos de la capital gallega.

··· A no más de 100 metros, el viernes pasado el fuego repetía zona: Vidán. Los vecinos empezaron a denunciar el mal estado del monte, y tanto el alcalde, Sánchez Bugallo, como el concelleiro de Movilidad, Gonzalo Muíños, hablaron de incendio provocado.

··· Ayer, también en la zona sur de Santiago, la parroquia de Laraño se teñía de humo negro en el tercer incendio forestal del verano en la ciudad.

16 jul 2020 / 09:49
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.