Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 20 septiembre 2021
22:05
h
Los vecinos piden una solución ante el desastroso estado de esta calle del barrio del Castiñeiriño, donde también hay un centro de diálisis al que acude gente mayor y con dificultades de movilidad // La Policía ya se presentó en el lugar TEXTO T. Domínguez

Alto riesgo de caídas por los ‘cráteres’ en María Zambrano

La comunión de Compostela con los baches es, para desgracia de los vecinos, una especie de plaga que se va sucediendo en el tiempo en una u otra zona de la ciudad. Después de arreglar el panorama que presentaban algunas aceras hace unos meses, como varias de las del barrio de Conxo y la zona de Santa Marta, hay otra parte de la capital gallega que pide a gritos un arreglo urgente. Se trata de la calle María Zambrano, en el barrio del Castiñeiriño, donde los vecinos empiezan a temer que tenga que ocurrir algo para que escuchen sus lamentaciones. Al menos eso fue lo que le trasladaron los agentes de la Policía Local a uno de los inquilinos del número 2 de esa calle, cuando dio parte de la situación de la acera y del tropiezo que sufrió su madre.

La señora, de ochenta y dos años, tropezó en uno de los numerosos baches que se encontró a su camino al salir del portal, con la suerte de que su hijo pudo sujetarla a tiempo para evitar que terminase con el rostro en el suelo. “Y no hace falta ser mayor, porque perfectamente cualquier que vaya caminando y se despiste para mirar el teléfono o que simplemente no se esté fijando constantemente en dónde pisa puede sufrir un tropezón”, explica indignado este vecino ante una situación que vive a diario, con una persona mayor y niños residiendo con él. “Cuando avisé a la Policía, me vinieron a decir que hasta que pasase algo desde el ayuntamiento no iban a hacer realmente caso”, indica este afectado, que dio parte al Concello de Santiago del percance sufrido por su madre por el estado de la calle.

Según indicaron los agentes a esta familia después de poner en conocimiento municipal lo ocurrido, de producirse una nueva caída el Concello no podría alegar no tener conocimiento de cómo se encontraba la acera. Al margen del riesgo que supone esa calle para los vecinos que circulan por ella, se suma el hecho de que en la zona se encuentra un centro de diálisis en el que hay trasiego diario. De hecho, las ambulancias y otros vehículos paran habitualmente en la acera para acercar hasta el centro a personas con movilidad reducida, algo que contribuye a empeorar el estado de las aceras y que acelera la necesidad de un arreglo rápido. Muchos de los usuarios del centro acuden con andador, con sillas de ruedas o con muletas, por lo que necesitan poder tener el vehículo que los recoja cerca de la puerta. En ocasiones, las propias sillas o andadores quedan atascados en alguno de los socavones, con el peligro que eso entraña para las personas con problemas de salud que los utilizan.

Pese a que las famosas fochancas proliferan en las carreteras en mayor cantidad que en las aceras, hay otras zonas de la ciudad cuyos vecinos denunciaron recientemente situaciones similares. Una de ellas es el barrio de San Lázaro, en las aceras más cercanas al estadio, por donde mucha gente suele pasear o hacer deporte aprovechando la parte de parque al lado del complejo deportivo. Tal y como denunció este periódico hace unos meses, la Concellería de Obras la incluyó en su listado de zonas para arreglar este año. A eso se sumaba una maleza que cubría parte del espacio reservado a los caminantes. El pasado mayo se puso en marcha un plan de obras para arreglar más de 70 vías y calles en mal estado. Algunas de las primeras beneficiadas fueron las de Polígonos como el de Costa Vella, donde el trasiego constante de turismos y camiones provoca que se necesita un mantenimiento superior al habitual.

15 sep 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito