Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 16 mayo 2022
10:12
h

Amor, apostolado y vida eterna

    LOS CRISTIANOS buscamos, al anunciar a Jesús, que lo que proclamamos vaya en sintonía con lo que vivimos. Por ello queremos aceptar, antes de nada, el mandato de Jesús de amarnos los unos a los otros, algo que nos debe distinguir, para que el mundo crea.

    La 1ª lectura de la Misa de esta tarde y de mañana presenta a Pablo y Bernabé al final del primer viaje apostólico de Pablo. San Lucas resume en este pasaje del libro de los Hechos de los Apóstoles la actividad de aquellos proclamadores del Evangelio en diversos lugares del Asia Menor. Exhortaban a los cristianos a la paciencia, aun en el caso de que fueran perseguidos por su fe, y constituían presbíteros para aquellas comunidades. Volvieron para Antioquía, y reunieron a su comunidad, para contarles cómo el Señor había llegado hasta ellos y de qué modo había abierto a los gentiles las puertas de la fe.

    El libro del Apocalipsis nos muestra, hacia el final, un cielo y una tierra nuevos. Destaca la Nueva Jerusalén, presentada como la morada de Dios con los hombres. Estos serán el pueblo de Dios, y el Señor estará con ellos. Enjugará las lágrimas de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto ni dolor, porque el Señor lo habrá hecho todo nuevo.

    Al concluir la Última Cena, Jesús les dice a sus discípulos que llega el momento en que el Hijo del Hombre sea glorificado: la pasión redentora, que es la puerta de la vida eterna. Les da entonces un “mandamiento nuevo”: que se amen entre ellos, como Jesús los ha amado. En esto conocerá el mundo que son discípulos suyos, si se aman unos a otros.

    14 may 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.