Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h
ENTREVISTA
Annemarie Stadtmüller // Estudiante alemana de Filología Hispánica en Erasmus

“Aquí coméis a las tres, todo se hace más tarde”

“Me gusta ir por la calle y ver caras conocidas, con las que puedo charlar. En el metro eso no pasa”

Annemarie Stadtmüller tiene 22 años y es alumna del programa Erasmus. Llegó hace seis meses a Santiago para estudiar el cuarto curso del Grado de Filología Hispánica. La joven, cuya universidad de origen es la de Frankfurt, confiesa que fue “demasiado alemana” los primeros días en Compostela. Afirma que no es una cuestión de estereotipos y que, ya sea por exceso o por defecto, los alemanes son tipos cuadriculados, meticulosos y exactos. Un ejemplo de lo que cuenta le ocurrió nada más llegar a la capital gallega, cuando se propuso arreglar todo el papeleo administrativo de la facultad: “En Alemania sería muy normal tenerlo todo listo antes de empezar el curso, pero aquí me desplazaban los plazos, con mucha tranquilidad”, recuerda.

Stadtmüller quiere dedicarse a la docencia de español en su tierra natal y, por ello, quiso venirse a Galicia para conocer la cultura del país y poder contar a sus futuros alumnos “dónde no meter la pata”.

La joven dice haberse acostumbrado a nuestros horarios para no ir “al revés”. Sin embargo, cuando las tenderas de la rúa de San Francisco –enfrente a Medicina– avistan su pelo rubio, no consigue pasar desapercibida y le ofrecen un pedazo de tarta de Santiago, de prueba, como a toda turista. Pero admite que no le molesta.

¿Por qué eligió Santiago para venir de intercambio?

Quería vivir en una ciudad pequeña para no tener que hablar en inglés todo el tiempo. Así no estaría mejorando el idioma. En Madrid podría recurrir al inglés con más facilidad, mientras que en Santiago la gente no se comunica contigo así. Con lo cual, tengo que forzarme a hablar siempre en español. Además, el estar en una ciudad pequeña, sin tantas calles ni tanta gente, hace más fácil que te sientas como en casa. Aquí también se sale más. Vas por la calle y ves caras conocidas, con las que puedes charlar. Eso no nos pasa en el metro en Alemania.

¿Cambiaría algo de Santiago?

No le cambiaría nada. Lo precioso de las ciudades es que todas tienen algo diferente y especial. Cada lugar tiene sus ventajas.

¿Cuáles son las ventajas que le encuentra a vivir aquí?

Sobre todo, lo que más me gusta es ir al Mercado de Abastos. Ir a tapear, que haya muchos bares pequeños, como el Bar Ourense, donde puedes conocer gente. Si vas sola, ya encontrarás a alguien. Además, tienen dueños muy majos, que siempre te hablan al llegar. Otro beneficio es que en Santiago hay muchos parques y zonas verdes.

¿Cómo califica la dificultad de nuestro sistema educativo?

Los estudios me cuestan un poco porque el español no es mi lengua materna. Sin embargo, la gente te ofrece ayuda. Por ejemplo, hay compañeros que se leen mis textos. Lo que noto aquí es que se dedican muy profundamente a un tema. Ahora tengo cuatro materias, mientras que, en Alemania, tendría posiblemente alrededor de ocho.

Allí son cinco años de carrera: tres de Bachelor, el primer título académico, que dura entre seis y ocho semestres, que sirve para continuar maestrías y Doctorados; y dos de Máster, el segundo título académico, que dura de dos a cuatro semestres y que te permite adquirir conocimientos en profundidad sobre una disciplina.

¿Cómo se adapta a los horarios?

Bien. Sí que me adapto, por motivos sociales, porque... ¡si no iría al revés! Pero es cierto que aquí se hace todo mucho más tarde. Por ejemplo, se come sobre las tres. En Alemania todos vuestros horarios se adelantan. Se almuerza a las doce del mediodía, se cena sobre las siete de la tarde, los supermercados abren a las ocho de la mañana...

¿Prefiere los licores o la comida?

Prefiero el vino. He probado el Albariño, la crema de orujo, el licor café... aunque también me gusta la merluza a la mariñeira, que es rica y bastante sana.

¿Cómo se comportan los gallegos ante la pandemia?

La gente se pone la mascarilla estrictamente. Son responsables ante la ley. En Alemania tenemos más cabezones que no se quieren poner la vacuna, lo cual es tonto porque hay recursos suficientes.

¿Qué hace en los días libres?

Me divierto haciendo actividades con agencias. Programan algo para cada día y tú puedes decidir si vas o si no. Sobre todo, salgo con tres: Galicia Travel, Sharing Galicia y Erasmus Students Network.

27 feb 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito