Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 15 agosto 2020
16:53
h
El director del Observatorio Astronómico compostelano participó en un ‘webinar’ con motivo del Día del Asteroide // En la actualidad hay en marcha dos proyectos internacionales consistentes en lanzar sondas capaces de variar el rumbo de objetos cósmicos que podrían amenazar la Tierra TEXTO Sandra Cuiña

‘Armaggedon’ en Santiago: ¿Cómo desviar los meteoritos peligrosos?

Cuando pensamos en asteroides vienen a nuestra imaginación grandes moles de piedra que acechan a la Tierra, como ocurría en la famosa película Armageddon. En parte es así, pero esas rocas que vagan por el espacio son además una fuente de riqueza científica y tecnológica.

Concienciar a la población sobre las oportunidades y desafíos que representan estos objetos es el cometido del Día del Asteroide, que este año conmemoró la catástrofe que el 30 de junio de 1908 provocó la caída de un bólido cósmico sobre Tunguska (Siberia), donde arrasó 2.000 kilómetros cuadrados de bosque y la friolera de 80 millones de árboles.

Los asteroides son los restos del nacimiento de los planetas del Sistema Solar y muchos son fragmentos de diminutos protoplanetas que nunca llegaron a la madurez, por lo que su estudio es vital para entender el origen de nuestro hogar en el universo. “Yo los veo como una fuente de riqueza científica y tecnológica”, dice el astrofísico Josep Maria Trigo, del Instituto de Ciencias del Espacio del CSIC y del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña.

Precisamente, Trigo participó, junto con otros científicos, entre los que estaba José Angel Docobo, director del Observatorio Astronómico de Santiago, en un webinar para hablar de la importancia de los objetos cósmicos. De hecho, tanto Trigo, como Docobo pertenecen a la Red Española de Investigación de Meteoros y Bólidos.

En esta videoconferencia se habló de la etapa fascinante que vive la exploración espacial, en la que se asisten a las primeras misiones de retorno de muestras desde asteroides y cometas y también a los primeros experimentos in situ para desviar asteroides. El primero de ellos lo protagonizará, en 2022, DART, la primera sonda que, jugando el papel de proyectil cinético (sin carga explosiva), podrá variar la velocidad y desviar el rumbo de un asteroide, concretamente del satélite del asteroide binario Didymos, reciente denominado Dimorfos. “Precisamente el impactador cinético parece la técnica más coherente para aplicar a esos pequeños asteroides que pueden suponer un peligro a corto plazo (sin demasiado tiempo para reaccionar, al ser difíciles de detectar)”, comentó Trigo.

Posteriormente “con la sonda HERA visitaremos ese fascinante sistema binario para caracterizar ambos cuerpos y comprobar los efectos causados por el impacto. Estamos frente a dos misiones que pretenden cambiar el curso de la historia para poder paliar el peligro futuro que alguno de estos cuerpos suponga para nuestro planeta. Ambas son misiones fascinantes en las que tengo la fortuna de formar parte del equipo científico y en las que, en particular, participo desarrollando con mis doctorandos y colaboradores experimentos de laboratorio que nos proporcionen pistas para desviar de manera más eficiente esos asteroides”, explica Trigo.

José Ángel Docobo pertenece a esta red desde 2004 ,“cuando investigamos un bólido diurno (visible a simple vista desde Santiago) y que produjo caída de meteoritos en Villalbeto de la Peña (Palencia).

El director del Observatorio Astronómico de la USC señaló que “los bólidos son objetos luminosos producidos por la entrada en la atmósfera de meteoroides, que son objetos más pequeños que los asteroides y de ahí la dificultad de detectarlos con antelación. Un ejemplo de superbólido fue el que explotó cerca del suelo en una ciudad rusa el 15 de febrero de 2013”, dijo.

Los meteoroides se producen precisamente por choque entre asteroides o incluso con núcleos cometarios, de ahí la importancia de su estudio. “En el Observatorio tenemos instaladas desde 2009 un sistema de cámaras de vídeo que recogen las trayectorias nocturnas de los bólidos. En Lugo tenemos también otro equipo”. Datos que comparten con la red nacional.

Los meteoritos, fragmentos de cuerpos rocosos que llegan a la Tierra, pueden contribuir además a la exploración de Marte, destaca Trigo. En el análisis del meteorito marciano ALH 84001, de unos 4.100 millones de años y descubierto en la Antártida en 1984, el equipo de Trigo encontró evidencias de agua. Este es un ejemplo de los múltiples meteoritos que cada año entran en nuestra atmósfera, donde normalmente se destruyen, aunque algunos superan esa barrera y caen a la Tierra.

los datos
SAN PETERSBURGO LOGRÓ SALVARSE POR LOS PELOS

··· La mayoría de objetos presentes en la Región Próxima a la Tierra procede de dos regiones externas principales: el cinturón principal de asteroides, del que vienen un noventa por ciento, y de la región de Cometas de la Familia de Júpiter cerca del restante diez por ciento.

··· El destructivo asteroide que cayó en Siberia en 1908 y arrasó con más de 80 millones de árboles no impactó en San Petesburgo, una de las ciudades mas pobladas del mundo, gracias a una diferencia horaria de seis horas. En el Día del Asteroide se celebra que no impactara contra esta urbe.

··· Tras el impulso de la efeméride, que se hizo desde la iniciativa internacional Asteroid Day, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) adoptó en diciembre de 2016 esta singular efeméride, con la que se pretende insistir en la necesidad de desarrollar políticas científico-tecnológicas que permitan paliar este peligro en el caso de que llegara a ser necesario algún día.

··· El peligro es inexistente por el momento pero eso no quiere decir nada, dado que todavía se desconoce buena parte de los asteroides que acechan a la Tierra. ‘Armaggedon’ es una realidad.

01 ago 2020 / 00:48
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.