Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 23 enero 2021
21:33
h

Arranca por fin el esperado enlace orbital para aligerar de tráfico pesado la SC-20

Hoy se colocará la primera piedra de las tan esperadas obras // Los trabajos tienen un plazo de ejecución previsto de 33 meses

Una de las obras más demandadas por la sociedad compostelana, especialmente el sector empresarial afincado en la zona norte de la ciudad, echará hoy por fin a andar. Poco después del mediodía está previsto el acto de colocación de la primera piedra del enlace orbital. Con su construcción no solo quedarán por fin unidas la autopista del Atlántico y la de Lugo, sino también los polígonos de A Sionlla y Costa Vella. Un nuevo enlace que permitirá descargar de tráfico pesado el periférico y descongestionar la salida de la AP-9 a la altura de San Lázaro.

Este acto –hoy, 12.30 horas–, en el que estarán presentes el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, y el delegado del Gobierno, Javier Losada, pondrá punto final a una larga espera por una obra fundamental para las comunicaciones de la ciudad, y que ha experimentado sucesivos retrasos.

Eso sí, todavía será necesario esperar para que se completen las conexiones con la construcción de otra rotonda más, el denominado orbitaliño, que conectará también con la carretera N-550. El proyecto, al menos la partida para su licitación, está previsto en el proyecto de Presupuestos Generales para 2021, y todo depende de que salgan adelante en el Parlamento.

Parece que finalmente el Ministerio de Transportes va a aceptar la alegación presentada por el Ayuntamiento, y respaldada por los vecinos de la zona, para cambiar el diseño y la ubicación de esta segunda rotonda. La nueva propuesta no solo es más barata, sino que también evita el problema que planteaba la anterior, al dejar incomunicadas las viviendas de A Sionlla.

La inversión prevista en el proyecto del enlace orbital asciende a 27 millones de euros, en los que está incluido el coste de las expropiaciones y los estudios previos.

La obra finalmente fue adjudicada por un importe de 19,1 millones de euros el pasado mes de septiembre. Por lo que se refiere al plazo de ejecución previsto para esta rotonda elevada, es de 33 meses, un poco largo, pero que fue recibido con alivio por las asociaciones empresariales, ya que de su licitación se comenzó a hablar en 2011, pero no fue hasta enero de este año cuando por fin se aprobaron las bases y se abrió el procedimiento. A partir de ahí, y con el parón impuesto por el estado de alarma, que llegó dos días antes de la publicación del concurso en el Boletín Oficial del Estado, la obra no pudo adjudicarse finalmente hasta este verano.

El nuevo enlace estará situado a la altura del kilómetro 6,45 de la autopista AP-9 y enlazará con el kilómetro 91 de la autovía de Lugo a través de un vial de cuatro carriles, dos en cada sentido, que tendrá una longitud de ochocientos metros.

Asimismo, en el proyecto se contempla la ejecución de un nuevo carril de trenzado, que permite la entrada y la salida, en el kilómetro 66, y que dará servicio tanto a los vehículos que se incorporan en sentido A Coruña al tronco de la carretera desde el enlace Santiago Norte, como a los vehículos que salen desde la AP-9 en dirección al orbital, descongestionando así la saturada salida de la autopista en San Lázaro.

Este nuevo enlace permitirá descongestionar el denso tráfico del actual enlace de Santiago Norte (pk. 67) de la AP-9 en horas punta, donde confluyen tanto los tráficos que se dirigen hacia el centro ciudad como los generados por los polígonos industriales.

25 nov 2020 / 01:22
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito