Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 01 julio 2022
13:39
h

Cansancio en la plantilla de Correos por continuos pinchazos en Costa Vella

Los repartidores se quejan de los tornillos sueltos que se tiran al contenedor frente a la nave y que después acaban en la carretera

De un mes a esta parte, la plantilla de Correos que emplea como central la nave situada en el Polígono de Costa Vella viene acumulando infortunio tras infortunio en las ruedas de sus vehículos. La presencia de afilados tornillos en la vía, invisibles a primera hora de la mañana, ha provocado multitud de pinchazos en este tiempo, unas picadas que ya se cuentan por decenas.

En este sentido, los empleados de la empresa de reparto han apreciado que algunas firmas del entorno lanzan estos tornillos y tuercas sueltos al contenedor verde que está junto a su nave. Esta mala práctica provoca que cuando pasa el camión de la basura, muchas de ellas no entren en el cubo del furgón y se desparramen por la carretera.

Ese esparcimiento provoca que muchas queden en posición de punta, siendo un peligro evidente para cualquier rueda que circule por este lugar. Así, como se puede apreciar en la imagen inferior, estas penetran como cuchillo en mantequilla con el paso de los primeros vehículos que, precisamente, son los de los trabajadores de la compañía estatal.

Tal es el punto de frustración por las innumerables averías que ya han preparado en su sede un kit de reparación rápido de pinchazos, con la misión de arreglar las ruedas con la mayor celeridad posible y que este traspiés no afecte a su labor diaria de distribución por la capital gallega.

Dada la importancia que tienen sus automóviles a la hora de llevar a cabo su labor diaria, los afectados se pusieron en contacto en varias ocasiones con los agentes policiales, intentando buscar una solución a esta problemática que encuentran ahora. Sin embargo, la respuesta, según apuntan fuentes consultadas por este periódico, no les ha satisfecho en absoluto, ya que les han indicado que deben ser los empleados de Urbaser los que se encarguen de la limpieza del entorno de los cubos de basura.

A su entender, la respuesta no está en lo que puedan hacer los basureros, puesto que las punzantes roscas se camuflan en el asfalto, todavia más de noche, y saltan para todos los lados, por lo que no resulta nada sencillo ni productivo cogerlas de una en una. De este modo, entienden que el fin del calvario pasaría por advertir o multar a las empresas responsables de los artilugios en cuestión.

Así, consideran que este tipo de artículos, en el caso de tirarlos en este tipo de contenedores, deben introducirse en cajas o bolsas bien selladas que impidan que se vacíen por el fondo de los containers, puesto que sino seguirán teniendo los mismos quebraderos de cabeza cada mañana.

16 may 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.