El Correo Gallego

Noticia 16 de 444 noticia anterior de Santiago de Compostela: Cidade Universal Santiago » Santiago de Compostela: Cidade Universal

Julio Iglesias emociona en Lisboa con 'Un canto a Galicia'

El cantante español, el sábado en Lisboa - FOTO: Iglesias Santander Fans
El cantante español, el sábado en Lisboa - FOTO: Iglesias Santander Fans

ARTURO REBOYRAS  | 02.07.2019 
A- A+

Ondeaban banderas españolas y también muchas gallegas este sábado noche en el Altice Arena de Lisboa. Con 75 años y tras cincuenta sobre los escenarios, Julio Iglesias sigue derritiendo corazones con sus clásicos. Lo demostró una vez más en el concierto que ofreció en la capital de Portugal como broche de oro a una breve pero intensa gira por Europa que continuará después del verano en Estados Unidos. Miles de fanes esperaban con euforia, nervios y mucha emoción la llegada del cantante latino más importante de la historia de la música para asistir a un espectáculo muy esperado y dedicado, como el propio artista reconoció, al público luso, pero sobre todo a sus compatriotas españoles, una gran multitud, que se desplazaron hasta el país vecino para celebrar el medio siglo de carrera del artista de orígenes ourensanos.

Salió al escenario entre un aluvión de vítores y con un repertorio que arrancó con Amor, amor, amor y que incluyó temas de los más representativos de su dilatada trayectoria, como Abrázame, Hey, La carretera, El amor, Quijote o Manuela; y también algunas de sus versiones internacionales más sonadas: Échame a mí la culpa, Caruso, Crazy o Can’t help falling in love, entre otras. Pero, sin duda, uno de los momentos más emotivos de la noche llegó con la interpretación de Un canto a Galicia, el tema que dedicó a nuestra tierra en honor a su padre, el doctor Julio Iglesias Puga. Todo el público se sumó a los coros de la canción, que remató con un infinito aplauso cargado de nostalgia, sobre todo para los cientos de gallegos que se encontraban en la sala.

No quisieron perderse el espectáculo el prestigioso comunicador padronés Pepe Domingo Castaño, ni su mujer, Tere Vega, amigos personales de Julio Iglesias desde hace décadas; quienes estuvieron acompañados de otros periodistas de la Cadena Cope, como el director de Tiempo de Juego, Paco González; y amigos, como el empresario madrileño Juan Carlos Montero. Encantado con el concierto se mostró también el reconocido abogado compostelano Ramón Sabín.

Por otro lado, el cantante quiso explicar a su gente el porqué de Lisboa y no una ciudad española para la celebración de sus cincuenta años de carrera. En este contexto, lanzó una fuerte crítica a los medios de comunicación de nuestro país, a los que manifestó su enfado: “Hoy hay prensa muy importante aquí de España; prensa que mediatiza situaciones erróneas, que corta por el mismo rasero a todos. Mentira, mentira profunda. No es posible que los finlandeses y los chinos se pongan de acuerdo en el arte, a no ser que haya hambre; no es posible que los americanos me den el Lifetime Achievement Award a toda una vida, cuando solamente se lo dan a Elvis Presley, a los grandes, a los papás. Este es un asalto de inmodestia de un viejo cabrón. Por eso Portugal”, declaró, antes de apuntar que “toda esta inmodestia es en realidad mentira: ustedes me han dado la oportunidad de envejecer juntos”. Al mismo tiempo, también hizo una breve alusión a su estado de salud: “Lo hago con problemas, como todo el mundo a los 75 años, para cumplir 76, pero con el corazón y el alma desbordadas cuando veo a gentes como ustedes”.

Por otra parte, también dejó entrever que algún día no muy lejano tendrá que poner fin a su vida profesional. Hasta en dos ocasiones hizo comentarios sobre una posible retirada. “Siempre les cuento esta historia”, dijo en referencia a sus inicios como compositor, “aunque creo que ya pocas más lo haré”. También llegó a afirmar que esta sería la última vez que cantaba en Portugal. Se despidió de todos sus fanes al ritmo de uno de sus temas más conocidos, Me va, me va, me va, que repitió hasta en tres ocasiones. A la espera de que lo haga otras muchas más. Quizás en Compostela en el Xacobeo 2021. Como en los viejos tiempos. Quién lo sabe.