El Correo Gallego

Noticia 17 de 667 noticia anterior de Santiago de Compostela: Cidade Universal Santiago » Santiago de Compostela: Cidade Universal

ON / OFF

¿Cuándo llegará el AVE? Uuuuuu

LUIS PÉREZ  | 27.10.2019 
A- A+

Transportados esta semana, por obra y gracia de Sánchez, al final del franquismo sucede que en este viaje por el túnel del tiempo se asoman a la memoria algunos momentos plácidos en medio de aquellos tenebrosos años, Por ejemplo, disfrutar con la revista satírica Hermano Lobo. Destacaba una sección de preguntas al lobo sobre asuntos hoy pueriles por su normalidad pero entonces imposibles de responder. El cánido contestaba: Uuuuu…, salvo en la última cuestión planteada, siempre la misma: ¿Cuándo desaparecerá la censura cinematográfica? En lugar del aullido lastimoso nuestro hermano proclamaba ufano, con seguridad: “El año que viene, si Dios quiere”. Y así año tras año.

De vuelta a nuestros días, luminosos si se compara, aunque plagados de otras incertidumbres, el Gobierno y su ministro Ábalos pueden escoger entre el ulular huidizo o tomarnos el pelo diciendo una vez más que el AVE llegará a Galicia el año que viene. Porque con la cantinela llevamos desde 2009 como mínimo. Esta fue la primera fecha, puesta en 2003 cuando se colocaron las primeras traviesas, por la mañana en Oroso y por la tarde en Barro, Pontevedra, con Fraga y Cascos de protagonistas. A partir de 2009 no hubo más que años que viene. A Cascos le sucedió una innombrable ministra, ya saben, la de la “Galicia de mier..”. Presionada por la Xunta bipartita, dio la fecha 2012. Abel Caballero, emocionado, se lo creyó a pie juntillas, e incluso alardeó de que dejaría la alcaldía si no se cumplía. Ya ven.

El presidente Touriño, cauto, hablaba del horizonte de 2013. Y como el horizonte nunca se alcanza, por ser línea imaginaria, resulta que tenía razón. Al socialista le relevó Feijóo en 2009 y a la innombrable, el gallego José Blanco. Además de las raíces, entre ambos había cierta sintonía ya desde la época de estudiantes en Santiago. Dicen que el de Os Peares le dejó unos apuntes, y lo de menos es lo que el de Palas hizo con ellos. Acordaron una fecha, 2015, que parecía realista si no fuera porque la crisis llegó en tromba arrasándolo todo. Y lo primero en salvar son los servicios públicos a costa de las grandes infraestructuras. En cualquier caso, creo que su iniciativa evitó que el proyecto terminara por descarrilar.
A ZP le siguió Rajoy, obsesionado con impedir que España cayera en manos de los hombres de negro de la troika. Nombró a su fiel colaboradora Pastor al frente del AVE. Fue más que un gesto. A menor ritmo, pero las obras continuaron. Desde Galicia se les obligó a dar la fecha final. Rajoy se resistía, pero no tuvo más remedio que soltarlo. Tampoco sería en 2018. El cántabro De la Serna, que ocupó el puesto de la ministra cuando esta ascendió al Senado, pidió prórroga de un año, que justificaba por el tiempo del gobierno en funciones. Se lo compramos, aunque no era creíble.

La última promesa, y parecía la definitiva, fue: en pruebas en 2019 y en servicio durante 2020. Vale, después de todo lo sufrido no nos paremos en tiquismiquis. Eso sí, el ministro venía cada tres meses a Galicia para hacer seguimiento con la Xunta. A Rajoy le tumba en 2018 una moción de censura, cuyos efectos desestabilizadores continúan hoy. Sánchez pone el AVE en manos del valenciano Ábalos. Ojo, la procedencia no es detalle menor.

Tras unos primeros momentos de confusión, el nuevo ministro ratificó en Santiago a primeros de octubre del pasado año la última fecha, o sea, trenes en pruebas en 2019 y circulando a 300 por hora desde Galicia a Madrid antes del Xacobeo 2021, repletos de pasajeros. Esto último lo añado yo.

Creo que Feijóo pierde el tiempo encargando estudios a los técnicos de la Xunta. Todos los gallegos sabemos que no se cumplirá. Incluso el delegado del Gobierno y el candidato socialista a la Xunta, que quieren hacernos comulgar con ruedas de molino. Están perdonados. A Javier Losada le va en el cargo y Gonzalo Caballero todavía necesita dar la nota para destacar. ¿Tendremos AVE en 2021? Uuuuu...