El Correo Gallego

Noticia 11 de 667 noticia anterior de Santiago de Compostela: Cidade Universal Santiago » Santiago de Compostela: Cidade Universal

Viajeros en la España vaciada

'Un camiño de historias' es un proyecto que recorre el lado humano de la Ruta Jacobea // Pueblos de poco más de diez habitantes fijos, como O Cebreiro, acogen a miles de mochileros // La iniciativa recoge testimonios actuales y de los pioneros que comenzaron a pintar las flechas amarillas.

O Cebreiro es un punto clave del Camino. En invierno suele haber nieve.  - FOTO: Eliseo Trigo/Efe
O Cebreiro es un punto clave del Camino. En invierno suele haber nieve. - FOTO: Eliseo Trigo/Efe

CARLOS REY   | 02.11.2019 
A- A+

Las historias engrandecen el Camino de Santiago desde tiempos inmemoriales y entremezclar las de aquellos visionarios que empezaron a pintar las clásicas flechas amarillas con las de los peregrinos actuales es el germen de un pionero proyecto en el que tiene su hueco la población local de los lugares por los que discurre la histórica Ruta.

Se trata de Un camiño de historias, una iniciativa transmedia lanzada en el marco de la iniciativa O teu Xacobeo de la Xunta de Galicia que fue presentada esta semana en la Ciudade da Cultura, en Compostela. La tecnología de la empresa gallega Phottic permite alojar los primeros contenidos de este proyecto, elaborados por Arraianos Producións en los municipios de Oia (Pontevedra) y O Cebreiro (Lugo).

Así, Un camiño de historias recoge las narraciones de peregrinos históricos, aquellos que recorrían la Ruta Jacobea en solitario, una experiencia que se ha convertido en imposible debido a su impulso en los últimos años, así como la de vecinos de todas las edades de aquellos municipios por los que discurre el Camino.

"Yo recorrí el Camino de Santiago en 1989, cuando se dormía donde se podía y no había ninguna infraestructura", explicó en declaraciones a Efe Paco Castro, quien pasó de peregrino a fraile franciscano y responsable de acoger a quienes, como él hace treinta años, se animan a descubrir la Ruta Jacobea, de la que destaca "su lado espiritual".

 

INTERACTIVO. Sin embargo, la ambición de Un camino de historias va más allá y espera que, con la colaboración de la tecnología de Phottic, sean los propios peregrinos los que suban sus relatos a su plataforma web para compartirlas con sus compañeros de viaje y con todos aquellos que recorran el Camino de Santiago.

El proyecto también recoge testimonios de los propios alumnos de los centros educativos de las localidades de Oia y O Cebreiro, que tienen la oportunidad de poder acoger en sus pueblos a peregrinos venidos de todos los rincones del mundo, un hecho que, además de suponer un motor económico, también les permite conocer otras realidades muy diferentes.

"Para ellos es muy estimulante hacer las cosas de una forma diferente, recogiendo testimonios, haciendo entrevistas e interactuando con los peregrinos, con los que muchas veces no hay mucho contacto por el tema del idioma", explicó el director de Arraianos Producións, Aser Álvarez. El desarrollo rural que posibilita la presencia del Camino de Santiago es, precisamente, sobre lo que invita a reflexionar Álvarez: "Qué sería de O Cebreiro -con una población fija de poco más de diez habitantes- o de Oia si no tuvieran estos caminos, qué posibilidades de desarrollo se abren a su alrededor", se preguntó.

"Eso es lo que nos interesa analizar, así como que los chicos piensen que, en lugar de tener que emigrar e irse a Madrid o Barcelona, pueden tener la posibilidad de quedarse junto a su casa, haciendo algo diferente o algo que los peregrinos valoren y demanden" explica.

La propuesta, por otra parte, también tiene una vocación intergeneracional: la de juntar a mayores y pequeños para que reflexionen sobre el Camino de Santiago que conocen unos y que conocieron otros, la mejor forma de analizar su evolución.

 

MASIFICACIÓN. En este sentido, tanto Álvarez como Paco Castro coinciden en señalar la masificación que ha experimentado la Ruta Jacobea -en particular el Camino Francés- en los últimos años, así como la competitividad que se vive en determinadas etapas para llegar a los albergues públicos a tiempo y poder conseguir una plaza.

"Eso perjudica el espíritu del Camino, que pasa por pararse con la gente del lugar o desviarse de la ruta", relata Álvarez, quien destaca que, más allá del aspecto espiritual, el peregrino que se lo toma con una cierta calma "va a consumir más, va a comer más, a dormir más y a comer más".

En medio de estas reflexiones, el Camino de Santiago sigue siendo el escenario cada año de cientos de miles de historias que este proyecto busca recoger, aunando la puesta en valor del pasado y la narración de la realidad actual de la Ruta Jacobea, pero, sea como fuere, con la vista puesta en el futuro.

santiago@elcorreogallego.es