Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 27 febrero 2021
20:20
h

Casi la mitad del comercio echará el cierre si la crisis no remite en solo tres meses

El 45 % de los encuestados por Santiago Centro confiesa estar completamente asfixiado tras acumular cuantiosas pérdidas // Denuncian escasas y tardías ayudas, pero iguales tributos

Desde hoy, todo el comercio no esencial de la capital gallega tendrá que cerrar sus puertas a las 18.00 horas como parte de las nuevas restricciones decretadas por Sanidade. La situación se suma a un cúmulo de pérdidas ocasionadas por la pandemia que el pequeño comercio no ve factible remontar al menos a corto plazo. Esto es lo que se desprende de la encuesta realizada entre los protagonistas del sector por la Fundación Santiago Centro y el proyecto EmRede, que se centraron sobre todo en los locales del Ensanche compostelano. En el casco histórico, la situación es similar y aquellos que llevan más años intentan salir adelante con la ventaja de tener el local en propiedad.

El dato más alarmante de la encuesta es el relativo a la situación a corto plazo. En un período de tres meses, un 45 por ciento de los encuestados se ve abocado al cierre si la situación no mejora. Si se coge el dato relativo a solo un mes de plazo, el 7 % ya piensa en cerrar. Solo el 38 % confiesa poder mantenerse más a largo plazo, a cinco meses vista. Más allá de los problemas que pudiesen arrastrar los comerciantes con anterioridad a la pandemia sanitaria, ha sido el COVID el que ha puesto la puntilla. Para hacernos una idea de cómo ha cambiado la situación en el último año, el 49 % de los encuestados acumula unas pérdidas superiores al 50 % desde marzo de 2020. La situación es crítica para un 15 %, que ha sufrido más de un 70 % de reducción en sus ingresos.

En este apartado se pueden incluir comercios como la tienda Fábrika Fan, que lleva menos de un lustro en la rúa das Orfas, o Comercial Tojo con toda una vida a sus espaldas en la Calderería. Y, si de algo vive el comercio, es de las campañas estacionales como las rebajas o la Navidad. Más del 44 % de los comerciantes consultados confiesan haber reducido sus ingresos a la mitad durante la última campaña navideña. Un 17 % perdió más del 70 % de sus ingresos. En cuanto a las rebajas, enero de 2021 está dejando una reducción en las ventas de más del 50 % con respecto a enero de 2020 para el 56 % de los encuestados. En este sentido, los responsables de las tiendas y los empleados insisten en el daño que ha provocado el cierre perimetral tanto durante la Navidad como en estas rebajas.

Ante este panorama, para el 23 % de los comerciantes la definición que mejor encaja con su situación económica es la de “crítica”. De hecho, la mitad de los entrevistados que están en régimen de alquiler reconoce haber tenido que recurrir a renegociar los pagos del local con los propietarios del mismo. Esto va en consonancia con lo que relatan los comerciantes de la ciudad. Aquellos con local propio tienen más margen. “El comercio está en una situación crítica”, explica Chema Fernández, presidente de Santiago Centro. Considera que se necesitan “decisiones firmes de apoyo por parte de todas las administraciones que vayan más allá de facilitar los ICO, o de los ERTE con compromiso de mantener los puestos de trabajo cuando la incerteza sobre el futuro inmediato es absoluta”, añade Fernández.

En este sentido, la presidenta del Proyecto EmRede, Eva López, destaca que las prestaciones a autónomos son completamente insuficientes y que para nada se adaptan a la situación del comercio: “A maioría dos comerciantes renunciaron á prestación porque non cumprían os requisitos, pero estando abertos, a facturación non chega nin para cubrir os gastos mínimos de alugueiro, enerxía ou asesor”.

Los datos son de una encuesta realizada entre el 22 y el 25 de este mes utilizando un cuestionario online entre los asociados de Santiago Centro y EmRede. La encuesta sigue activa; y ha habido 86 participantes. Se realizó para conocer la situación real del comercio en Santiago.

Abrir a mediodía como intento de sobrellevar el nuevo límite horario

Santiago. Ante la modificación horaria que reduce en tres horas y media el periodo de apertura para el comercio no esencial –lo que afecta al calzado o al textil, entre otros– son muchos los que se plantean abrir a mediodía para intentar perder el menor número de clientela posible. Es el caso, por ejemplo, de Confecciones Riande, situado en la praza do Toural. “No sé si vendrá la gente a mediodía pero por intentarlo que no quede”, explicaba ayer su responsable, Jorge Riande.

De hecho, ayer la asociación que aúna a los comerciantes del casco histórico compostelano, Compostela Monumental, informaba de que muchos socios se habían dirigido a la agrupación para que se realizase una consulta conjunta sobre la idoneidad de abrir durante las horas de la comida: “Estimados asociados. Varios compañeros se han dirigido a Compostela Monumental para que os consultemos cómo veis la opción de no cerrar vuestros comercios al mediodía para compensar de esta forma el cierre obligatorio a las 6 de la tarde, y de esta forma dar más opciones, mientras duren estas restricciones, a posibles clientes, a poder comprar en los comercios del casco histórico. Por favor decidnos algo para saber vuestra opinión al respecto”, pedían a los socios.

Muchos de los comerciantes de la ciudad tenían su pico de clientes a partir de media tarde, tal y como le ocurría por ejemplo a la tienda de ropa D’Brokos. El cierre a las seis hará que muchos pierdan las visitas de aquellos que salen de trabajar a esa hora. Estas no son las únicas restricciones para el comercio que han entrado en vigor. A partir de ahora, los centros comerciales tendrán que permanecer cerrados los fines de semana. Solo se salvan de las nuevas medidas los comercios básicos: alimentación, farmacias, quioscos o estancos. Las restricciones estarán en vigor, como mínimo, durante tres semanas.

27 ene 2021 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito