Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 22 enero 2021
02:00
h

‘Celos’ en el pleno por la alianza entre PSOE y PP para invertir 9,5 millones

Los dos partidos sacaron adelante en un pacto histórico un plan de obras y ayuda social // CA y BNG, críticos con el ‘acuerdo de la pandemia’

Socialistas y populares unieron ayer sus votos en la propuesta para destinar los nueve millones y medio de euros de los remanentes de tesorería de 2019 en ayudas sociales y proyectos de obra, aunque el apoyo del PP no estuvo exento de críticas.

El alcalde, Sánchez Bugallo, justificó por la premura de tiempo que la propuesta no se hubiera negociado más a fondo con la oposición, pero recordó que era necesario aprobar estos gastos antes del final del ejercicio. Con todo, recordó que en el documento figuraban varias de las propuestas aportadas por los otros tres grupos. En este sentido, no dudó en afirmar que “creo que os nosos veciños o necesitan, e creo que vostedes o cren tamén”.

El argumento fue suficiente para convencer al portavoz del PP, Alejandro Sánchez-Brunete, que aunque reconoció que no estaba totalmente de acuerdo con el reparto, y que quizás se podría haber ajustado más la inversión para hacerla más efectiva contra la crisis, lo importante era poner en marcha medidas que ayudaran a los sectores más damnificados por los efectos de la pandemia. “Entre la vocación del no a la actitud del alcalde en la negociación, nos vamos a quedar en el sí a que se apruebe esta importante inversión para ayudar a nuestros emprendedores que tanto la necesitan”, afirmó.

Compostela Aberta y BNG criticaron sin embargo la propuesta, cuestionando la inversión en obras que consideraron que no eran tan necesarias y previstas hace tiempo, por lo que el dinero podría destinarse a uso social.

Marta Lois, portavoz de CA reclamó “máis axudas directas, e menos chapapote e menos cemento”, criticando lo que calificó de “querencia do alcalde Sánchez Bugallo polo asfalto e o formigón”.

Para la representante del BNG, Goretti Sanmartín, sería necesario “crear unha oficiña municipal para axilizar a concesión de axudas”. Consideró positiva la cantidad que se va a destinar, “pero non coñecemos cales son as liñas polas que se vai guiar ese investimento”, dijo, para concluir que “aquí temos moita propaganda mediática, pero pouca transparencia”, y echó en falta que aún no se hayan presentado los presupuestos, “que sería o mellor regalo para os afectados”.

Pero lo que más dolió en ambos grupos fue el cambio de alianzas, y que Sánchez Bugallo optara por apoyarse en esta ocasión en los populares, incluso con alusiones a una posible proximidad con el gobierno autonómico y el grupo mayoritario de la oposición.

La cuestión es que los dieciocho votos que sumaban PSOE y PP y la abstención de los siete restantes concejales permitirán destinar tres millones y medio (a los que hay que sumar otro millón aportado por la Diputación de A Coruña) a líneas de apoyo a los sectores más damnificados por la pandemia y a programas para la recuperación económica.

Así, según explicó la concejala de Hacienda, Marta Abal, este dinero irá destinado fundamentalmente a tratar de paliar la situación de los sectores de hostelería, comercio y la cultura.

Concretamente, a “financiar os gastos correntes necesarios para o desenvolvemento das súas actividades. Prevese unha liña de 300.000 euros para o fomento do consumo no comercio e na hostalería, e unha liña de 400.000 euros para investimentos no sector da hostalería”. También se destinarán 600.000 euros al fomento de la actividad cultural en Santiago.

De esta forma, señaló, “en última instancia preténdese contribuír á adaptación da hostalería ás novas formas de vender para que no futuro se vexan afectadas o menos posible ante situacións como a que estamos vivindo”.

En la sesión, aunque también con polémica, y con los mismos votos, PSOE y PP a favor, y abstención de CA y BNG, salió adelante una modificación de crédito para hacer frente al desarrollo del Plan de Sostibilidade Turística, presentado el lunes.

En esta anualidad el Ayuntamiento destinará una partida de 200.000 euros, que se sumarán al millón que aporta el Gobierno central y los 800.000 de la Xunta. El resto, hasta los tres millones, llegarán en ejercicios sucesivos, ya que la vigencia es hasta 2023.

Las críticas de CA y BNG se centraron también en la ausencia de negociación, y en que, a su entender, el plan no prevé un cambio de modelo para conseguir la diversificación y la desestacionalización. El concejal de Turismo, Sindo Guinarte, explicó que lo que recoge el plan son cinco líneas de actuación, que ahora será preciso desarrollar. “Os eixos son os que vinculan o plan. As accións pódense modificar”, explicó.

reparto
inversión de remanentes

··· El monto total de los remanentes asciende a 9.501.325 euros, de los que 3,5 se destinarán a ayudas a los sectores más afectados, y 4,5 a obras.

··· Además, habrá que destinar un millón a la empresa Xade por una sentencia judicial.

Pisos turísticos limitados por zonas y según el período de tiempo
No habrá restricciones en el caso de que solo se alquilen algunas habitaciones de la casa

Santiago . Con los votos a favor de socialistas, CA y BNG y la abstención del PP, salió adelante el inicio de la evaluación ambiental de la modificación del Plan Xeral sobre regulación de usos, en la que se introducen cambios para “regular, no prohibir”, las viviendas turísticas, con el objetivo de evitar las “alteracións e distorsións que estaba a sufrir a nosa cidade e o seu tecido residencial pola proliferación” de este tipo de viviendas, explicó la concejala de Urbanismo, Mercedes Rosón.

El documento establece la primacía del uso residencial, y delimita una serie de zonas en función del mayor riesgo de que la presencia turística acabe siendo masiva en estos puntos, con el objetivo de hacer un reparto entre toda la ciudad, no solo para disminuir la presión, sino también para establecer un reparto equitativo de los beneficios que genera la actividad.

De esta forma, se establecen como zonas de riesgo todo el centro de la ciudad: casco histórico, Ensanche y barrios más próximos, y se deja libre la periferia. Así, solo se concederá licencia en aquellos ámbitos en los que esté expresamente permitido el uso específico de “aloxamento turístico” en general, sin limitarlo a un tipo concreto. Además se establecen limitaciones como que deben cumplir todas las normativas urbanísticas y de habitabilidad, y no pueden ser viviendas protegidas.

Por último, solo se autorizarán en la planta baja o, si esta no es apta para ello, en la primera. De esta forma, se establece una separación entre el uso lucrativo y el uso residencial, además de garantizar la seguridad.

Quedan fuera de estas limitaciones los casos en los que el alojamiento no excede de tres meses o noventa días, mientras que el resto del año se dedique a alojamiento permanente, o cuando solo se alquile un número determinado de habitaciones dentro de una vivienda. Estas dos últimas variantes se admiten en todas las parcelas de uso residencial.

El documento ayer aprobado inicia ahora su tramitación, y mientras se completa la modificación del PXOM seguirá vigente la moratoria de licencias, de forma que no se podrán solicitar nuevas hasta que entre en vigor el nuevo documento regulador.

18 nov 2020 / 01:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito