Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 27 noviembre 2021
02:29
h
El empresario Modesto Gómez expone en una webinar los puntos en común entre VIH y COVID, 22 años después de publicar este diario su estudio sobre el sida // Entre las coincidencias, el origen animal en ambos virus: mono y murciélago // Fue seguida por 500 economistas y sociólogos de todo el mundo TEXTO Mar Mera

Del ‘póntelo’ a #yomequedoencasa

¿Fueron el mono verde y el murciélago los orígenes del VIH y el COVID, respectivamente? Ésta y otras cuestiones fueron expuestas ayer por el empresario compostelano Modesto Gómez Rodríguez en una webinar en la que recuperó el primer estudio que hizo sobre la pandemia del sida cuando cursaba 5º de Económicas en la USC, y que fue publicado por este diario hace 22 años –el 28 de enero de 1999–. En esta exposición hizo una comparativa con la actual pandemia. “No solo ha sido una extraordinaria coincidencia, sino que además lo hago hablando de una de mis grandes pasiones, la socioeconomía de la salud”, indicó Modesto.

Recordó, además, que entre las conclusiones del estudio socioeconómico sobre el sida que hizo al finalizar la carrera figuraba que el tratamiento para enfermos terminales “podía llegar a costar un millón y medio de las antiguas pesetas al año”. Asimismo, “las disputas médicas, científicas y farmacéuticas sobre la investigación en torno al VIH, que descansaban en intereses económicos. Al igual que ocurrió a la hora de decidirse a emprender ensayos farmacológicos con el objetivo de frenar la actual pandemia, cuando una conocida farmacéutica exigió un mercado potencial de al menos 20.000 clientes para realizarlos”.

En cuanto a la charla de ayer, indicó que fue propuesta por el Grupo Eco98, que surgió de compañeros de su promoción en la USC.

Socioeconomía de un virus, 22 años después (Recomendaciones para cambiar el signo de esta pandemia) fue expuesta, de forma online, a 500 economistas y sociólogos de universidades de todo el mundo. Desde las gallegas a las de Sevilla, Málaga, Deusto o la Pompeu Fabra de Barcelona, junto a las de Oporto (Portugal), Sao Paulo (Brasil), La Sapienza (Roma) o Harvard (Reino Unido).

Extrapolando los resultados de su estudio socioeconómico de la pandemia del VIH, publicados a finales de los 90, a la actual crisis sanitaria por el coronavirus, Modesto Gómez comenzó desgranando los supuestos orígenes de ambos virus. Señaló que “aunque el VIH todavía tiene un origen incierto, todo parece indicar que surgió en Zaire, y se sospecha que su hospedador era el mono verde”. Insistió en que “muestras de seroteca de los primates de 1959 con VIH hacen dudar de la procedencia del sida”.

En cuanto a la coincidencia con el coronavirus, explicó que “el SARS-COV II también tiene un origen incierto basándose en muestras de seroteca de 2019, aunque todo parece indicar que surgió en China y se sospecha de su hospedador era el murciélago de la fruta”.

Otro de los puntos expuestos por el director de EnxeñoGalicia es que “mientras que en el VIH hay hipótesis que hablan de varias rutas, entre ellas la de Zaire-Haití como el vector primario de su difusión, con el turismo sexual como principal factor de contagio, el COVID irrumpe en una sociedad mucho más globalizada, y se propaga por vías de trasmisión con mayor facilidad de contagio. Seguramente por eso su irrupción fue mucho más explosiva y su difusión implicó a más vectores a la vez, llegando antes a potencias con más índice de desarrollo y mayores intercambios comerciales”.

En su exposición también indicó que “el VIH fue un virus desconocido durante mucho más tiempo que el coronavirus, tardando mucho en aislarse, conocerse y tipificarse. A nuestro favor jugó que su contagio era mucho más selectivo, mientras que el COVID se secuenció en apenas un mes”.

Por esta causa, se preguntó sobre qué falló entonces para que explosionara como lo hizo, y habló de que “mala gestión e incredulidad provocaron el salto de epidemia a pandemia”. Preguntó también qué habría pasado “si se hubiesen cerrado fronteras con Asia ya en enero, los vuelos con Italia en febrero o si se cancelasen eventos de súper propagación en marzo. Además, ¿valió la pena salvar la Navidad para purgar este enero? Lo cierto es que la economía es estacional, pero el virus no”.

Para finalizar, recordó también la efectividad de la campaña contra el VIH del “póntelo, pónselo”, frente al #yomequedoencasa del COVID, “del que tenemos que predicar con el ejemplo, además de la responsabilidad individual, el único comportamiento inteligente que puede salvarnos”.

28 ene 2021 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.