Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 04 febrero 2023
14:32
h

Destrozan una de las puertas y varios bancos en la iglesia de San Benito, en Cervantes

Desde el templo señalan que el autor de los hechos no llegó a robar pero ha generado muchos daños materiales en el interior

Apenas una semana después del intento de robo en la Colegiata de Sar, la iglesia de San Benito, situada en la plaza de Cervantes, ha sufrido otro ataque. En este caso no ha quedado claro si las intenciones del sujeto que produjo los daños eran robar algunos de los bienes y dinero que pudiese haber en el interior del templo, pero lo que es una evidencia son los destrozos que ha provocado. Según confirmaron a este periódico fuentes eclesiásticas, los daños fueron causados por un individuo que, “fuera de sí”, entró en el templo “queriendo romperlo todo”. No solo reventó dos cristales de la puerta del hall de entrada, sino que también provocó daños en varios bancos que ya han sido reparados.

Se trata del segundo ataque a una iglesia de Santiago en menos de una semana. La pasada semana la víctima fue la Colegiata de Santa María de Sar. Aunque allí se observa una clara intención de robo con fuerza. Cuando don José Porto Buceta llegó el pasado jueves a primera hora de la mañana a la Colegiata de Sar y se encontró con semejante panorama se quedó sin palabras. Los cacos también intentaron hacer de las suyas en la antiguo templo de la capital gallega aunque, gracias a los refuerzos que el sacerdote instaló en las puertas, esta vez no lo consiguieron.

No es la primera vez que los amigos de lo ajeno se marcan como objetivo la Colegiata de Santa María de Sar.

En otras ocasiones consiguieron adentrarse en el interior y robar la recaudación de los cepillos o donaciones de los fieles, dejando además cuantiosos daños materiales. Esta vez, afortunadamente, no fue así; pues los ladrones trataron de entrar por un acceso que cuenta con un refuerzo especial que hace muy difícil que pueda abrirse la puerta aun utilizando mecanismos de fuerza que ayudarían a ello. Eso sí, los estropicios saltaban a la vista, pues el antiguo pórtico de madera, localizado en la trasera del templo, que da acceso a la sacristía y también al claustro, ha sufrido varios daños.

Además de destrozar varios de los adornos de ebanistería, también reventaron completamente el punto central donde se juntan las dos hojas de la puerta. Se ve que los cacos se ayudaron de una palanca o herramienta por el estilo para tratar de acceder al templo, pero la puerta resistió. Porto Buceta lamentó lo sucedido y también puso sobre la mesa la falta de seguridad en el entorno.

01 nov 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.