Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 02 agosto 2021
15:16
h
Inspirada por la Ruta Xacobea, la pareja Alba Prol y Raúl García ha recorrido tres continentes para filmar el documental ‘El gran Camino’, que se estrena hoy en los cines // Es la gran sorpresa del 2021: han recibido 25 laureles y 11 premios en grandes festivales internacionales TEXTO Paloma Campos

Dos gallegos ‘conquistan’ el mundo con un documental sobre las peregrinaciones

Llega a los cines el documental que ha emocionado a Europa. Dirigido y guionizado por la pareja de gallegos Alba Prol y Raúl García, El gran Camino se estrena hoy en las salas de toda España tras haber recibido 25 laureles y 11 premios en los grandes festivales de cine internacional, como los News York Cinematography Awards o los Instambul Film Awards. La historia será llevada también a las grandes plataformas, en formato de serie, por la distribuidora del documental ganador de un Oscar. El cautivador relato narra en primera persona el gran recorrido de Alba y Raúl por las mayores rutas a pie del mundo en busca de entender “¿por qué caminamos?”. Desde el peligroso Pacific West Trail en Estados Unidos, pasando por el espiritual Kumano Kodo en Japón y siguiendo por el extremo camino Inca en Perú, terminan en Santiago tras recorrer la milenaria ruta del Apóstol.

Los directores que han vivido más de una década afincados en Santiago relatan que la idea surgió tras muchos años viendo llegar diariamente peregrinos a la Catedral. Tal fue la curiosidad que despertó en ellos que han terminado recorriendo medio mundo a patas. “Yo pasaba todos los días por el Obradoiro y veía las caras de emoción, los abrazos y los lloros. Me hicieron darme cuenta de lo potente que es finalizar una ruta y me pregunté ¿Qué hay detrás de esto? ¿Habrá algo más?”, relata Alba.

Para seleccionar los destinos del documental dividieron las posibilidades entre tres tipos de rutas: las naturales, las culturales y las espirituales. “Queríamos elegir una de cada: el Pacific Crest es puramente natural ya que atraviesa las crestas del Pacífico desde Canadá hasta México, viviendo en plena naturaleza salvaje durante cinco o seis meses. Una ruta cultural es el camino Inca de Machu Picchu donde descubres una civilización perdida. El Kumano Kodo fue nuestro destino espiritual porque recorre varios santuarios japoneses al ser una ruta de peregrinación. Finalmente regresamos a Santiago a través del Camino porque creemos que engloba estas tres vertientes, aunque antes se hacía por lo espiritual cada vez son más los caminantes que vienen por los paisajes o las ruinas”, destaca la gallega Alba Prol.

Ya sea en avión o con mochilas, a los dos les encanta viajar y caminar es para ellos una parte esencial. “Andar te conecta totalmente con la gente que rodea los caminos, entras en contacto con los locales y eso es parte de la historia que estamos contando”. Como recuerdan en el documental, las rutas que hacen no son más que una disculpa para conocer a la gente que camina o que vive en torno a los senderos. “No se trata solo de andar, si no de encontrar personas en los caminos”, sostiene Raúl.

El documental se centra en explorar la filosofía detrás del ímpetu humano de caminar. La pareja de directores cree que, aunque hay tantas razones como caminos, lo que más motiva es el hecho de salir de una vida frenética y de estar en contacto con la naturaleza. “Son muchas horas en silencio, prestando atención a donde pisas para no torcerte un pie. Vives el presente, no piensas en nada, es meditación pura. Las personas buscan esa paz, reencontrarse con ellos mismos al dedicarse un tiempo que no se dan en su vida diaria”. Hay una frase que llama mucho la atención en el trailer: “Todos los caminos terminan en uno mismo”.

Además, Raúl García afirma que con esto querían transmitir que cuando caminas, el propósito inicial evoluciona a medida que te vas encontrando con quien eres, con quién te gustaría ser. “Siempre se termina más cerca de quien uno es aunque nada cambie”.

En El gran Camino, los protagonistas se acercan a las personas que van conociendo, aquellas que viven y trabajan alrededor de estas grandes rutas, algo que ellos mismos han vivido en Santiago. Descubren que en muchos de estos sitios la vida de los lugareños termina inevitablemente ligada al trayecto. “La ruta Inca atraviesa una zona de bosque subtropical en la que pasas por dos o tres aldeas y luego ya no ves nada en cinco días. Su economía depende totalmente de los caminantes, viven de proveerles comida, bebida y alojamiento”.

Aunque han disfrutado enormemente de la experiencia, la pareja subraya que ha sido un reto muy extremo en algunas ocasiones. La cineasta sufrió mal de alturas durante el recorrido Inca, que alcanza hasta los 2.430 metros. “El peligro también residía en la imposibilidad de pedir ayuda si tenías algún problema, ya que no teníamos ningún acceso a carretera, ni señal wifi, ni cobertura en los teléfonos. Es un camino corto pero muy extremo”, describe Alba. Además, revela que en Yosemite sintió mucho miedo por los carteles de Cuidado con los osos. “No podíamos dejar comida ni nada que tuviera olor en los coches ya que nos advirtieron de que llegaban incluso a arrancar las puertas”, confiesa Alba.

Ambos esperan que el espectador sienta un soplo de aire fresco al salir de la sala. “Esperamos que les haga disfrutar y les dé ganas de vivir tras estos meses tan duros”, comenta Raúl. El reportaje tratará también temas sociales en profundidad, como las conflictos de fronteras o la desigualdad, pero siempre con una mirada de felicidad de fondo. “Nos gustaría dar diferentes visiones sobre qué significa la felicidad para cada persona”, señala Raúl con voz entusiasta.

Sin duda son muchos los que dedican su vida a encontrar el codiciado manual para encontrar la “felicidad”, pero para esta pareja la respuesta se halla en vivir sabiendo que todo puede terminar en cualquier momento. Ellos mismos lo padecieron con la llegada del virus que paró durante meses su largometraje. “Al retomar tu vida te das cuenta de que cualquier cosa te puede detener y que hay que aprovechar a tope el momento; eso es lo que me llevo de El gran Camino y lo que espero aplicar en mi vida”. Tal vez tras salir del cine, alguno descubra que ambos tenían razón y que nunca hizo falta recorrer el mundo para entender que no todos los caminos llevan a Roma, sino a uno mismo.

25 jun 2021 / 01:01
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.