Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 15 abril 2021
02:11
h
La familia del cofrade más antiguo se encarga de custodiar la imagen del santo, de gran devoción en el barrio // Un incendio devoró los documentos con el relato de esta tradición TEXTO Arturo Reboyras

Duerme en una casa de Conxo desde la Guerra Civil la imagen de San Serapio

Conxo celebra este fin de semana la fiesta de San Serapio. Será muy diferente a la de los últimos años, puesto que el programa se reducirá a una salva de bombas y a la tradicional degustación de la cabra en los establecimientos hosteleros de la parroquia. No serán pocos quienes este año echen en falta el rosario desde la plaza de Platerías hasta Conxo, los conciertos musicales, el baile tradicional, la sesión vermú o la actuación de humoristas como Pacheco. Muchos también extrañarán no ver por las calles la imagen de este santo nacido en Londres y que participó en la Reconquista sirviendo en las filas del rey Alfonso VIII (siglo XIII).

Y es que la talla que se custodia en Conxo no está al alcance de todos, puesto que su altar no se encuentra en una iglesia sino en una casa particular del barrio, donde la protege una familia desde antes de la Guerra Civil española. Explica Paco Otero, el reconocido belenista de Conxo, que la imagen de San Serapio “está recollida nunha casa situada no número 85 da rúa Sánchez Freire, onde residen María Luisa Codesido Insua e María Luz Codesido Insua”. ¿El motivo? “A Confraría de San Serapio era unha das máis antigas que había na cidade de Santiago e como calquera institución ou asociación tiña unha serie de normas. Unha, según comenta María Luisa Codesido, é que a imaxe do santo estea recollida na casa do socio ou confrade máis antigo”, comenta Otero.

Esa es la causa por la cual “aproximadamente antes da Guerra Civil española se depositou neste domicilio no que residía Luis Hortas Vázquez, que era o tío das irmás Codesido Insua, por impertivo estatutario”. Sobre la histórica Cofradía del San Serapio, señala que un gran incendio que se produjo a la altura de la casa consistorial del antiguo ayuntamiento de Conxo, en la avenida de Vilagarcía, se llevó por delante gran parte de los documentos que recogían la historia de esta hermandad, por lo que “non se logrou salvar ningún dato para continuar a tradición”. Al respecto, añade que “a partires dese intre déronse momentos duros para a Confraría do San Serapio, xa que os membros observaban que pouco a pouco estaba a desaparecer, como poucos anos antes o fixera o Concello de Conxo”.

Sostiene Otero que la institución fue a menos en la segunda mitad del siglo XX por “mor da deixadez ou apatía e tamén polo falecemento dos socios máis antigos que debían coller o testigo e engrandecer a festa”. Fue en la década de los setenta cuando un grupo de vecinos de Conxo se decidieron a recuperar la tradición. Entonces desapareció la Cofradía como tal, pero se constituyó en el barrio una comisión de fiestas, que se esmeró para recuperar los festejos con una solemne procesión que se inicia junto a la Catedral de Santiago, concretamente en la plaza de Platerías, y discurre por las calles de la ciudad del Apóstol, para concluir en la iglesia de Santa María de Conxo.

“A imaxe do santo foi restaurada por derradeira vez na década dos noventa do século pasado polo escultor Rivas de Conxo; e por encargo da familia Codesido Insua; mentres que o estandarte, que entón tamén se atopaba moi deteriorado, foi recuperado pola comisión de festas que presidía Pepelín nesa época”.

La talla de San Serapio continúa en la casa de las hermanas Codesido Insua. Allí han construido una especie de altar, al que no le faltan las flores, en el que se honra y venera la imagen del santo londinense. “Na reforma da casa xa se habilitou un espazo para a vitrina e exposición do santo, onde non lle afecta ningún ingrediente externo que poida perxudicar a súa conservación”. En este sentido, indica que el San Serapio se custodia en esta vivienda porque “nunca ninguén o reclamou nin tampouco se plantexou un lugar mellor para a súa exposición; aínda que María Luisa Codesido é consciente ou parécelle lóxico que nun futuro forme parte dun lugar de privilexio dentro da igrexa parroquial”. Por el momento, cada año con motivo de la fiesta de San Serapio, que se celebra el fin de semana después de la Meced, el santo sale de su vitrina para saludar a todos sus devotos y vecinos.

11 sep 2020 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.